Noticias© Comunicación Institucional, 26/01/2007

Universidad de Navarra

José Luis Ochoa de Olza: un enamorado de la música

Autor: Rafael Alvira
Catedrático de Filosofía
Universidad de Navarra

Fecha: 26 de enero de 2007

Publicado en: Diario de Navarra

El 25 de enero falleció en Pamplona José Luis Ochoa de Olza. Había nacido en la capital navarra hace 78 años y era una figura destacada en el mundo musical navarro y español de la segunda mitad del siglo XX. Tras finalizar el bachillerato cursó estudios de filosofía y se graduó en el Conservatorio Internacional de París. En la capital francesa permaneció quince años. Estudió Analítica e Interpretación musical con Nadia Boulanger -una de las más reconocidas especialistas del mundo-, también en el Conservatorio Americano de Fontainebleau, y musicología con Jaques Chailley. Posteriormente profundizó en el gregoriano en Solesmes.

Perteneció como intérprete al Cuarteto Vocal de París. Asimismo, fue miembro de la Societé de Musique d´autrefois en la misma ciudad, de la Consociatio Internationalis Musicae Sacrae de Roma y del Ministerium Musicae Sacrae (nombramiento de Pablo VI). Profesor de música y canto, fundó y dirigió prestigiosos coros en Madrid y Pamplona.

Combinó sus conocimientos de música y de musicología con la grabación de numerosos discos de música antigua (medieval y renacentista), y clásica. Obtuvo dos años el Premio Nacional del Disco, el Disco de Oro de Japón y el gran premio del Disco de la Academia Charles Cros de París. Además, intervino en conciertos y grabaciones en múltiples países. Desde 1973 hasta su jubilación en 1996 dirigió la Cátedra de Música de la Universidad de Navarra. En ella creó el grupo coral Aula de Música, que llegó a ser bajo su experta dirección uno de los coros de cámara de más alta calidad en España. Posteriormente, continuó incansablemente su actividad musical y creó el estupendo Estudio barroco, con el que ofreció múltiples actuaciones.

Con José Luis Ochoa de Olza se nos va una figura espléndida y entrañable. Tenía una simpatía y capacidad comunicativa extraordinarias. Era un hombre íntegro, de vida intachable y con una profunda fe cristiana. Un enamorado de la música; la vivía con conocimiento y pasión y por eso era capaz de encandilar al público y a sus alumnos con sus lecciones musicales, que reflejaban su simpatía y la hondura de su alma. Tuve la suerte de tratarle y de colaborar con él muchos años en la Cátedra de Música de la Universidad de Navarra, en la que puso todo su saber e ilusión. La misma fe que él tenía es la que ayuda a vencer la nostalgia que nos deja su muerte. José Luis sigue haciendo música -y música sacra, en la que era tan gran experto- allá arriba.

© 2007 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo