Noticias: [ © Comunicación Institucional, 2003 ]
Suscríbase a las noticias 
Homenaje a Alvaro D´Ors
Autor:Martín Santiváñez
Abogado
Fecha: 25 abril 2003
Publicado en:  La Razón (Perú)

Visité a Don Alvaro D´Ors en la ciudad de Pamplona, acompañado por un amigo colombiano. Nos recibió el gran Jurista con la sencillez que lo caracteriza y rápidamente nos envolvió con su conversación erudita y su amabilidad, citando a pensadores peruanos y colombianos, recordando a aquellos discípulos suyos que evocan en su mente el nombre de nuestros países. Pude ver en el Maestro D´Ors que - a pesar de haber transcurrido muchos años desde que se iniciara en la docencia - él aún seguía amando la enseñanza del Derecho y vislumbrando en los jóvenes que tropezamos con nuestras primeras dificultades, a futuros hombres de leyes que custodiarán la herencia de la justicia a la que él ha consagrado la vida.

Propulsor de la renovación de los estudios clásicos, teórico del Derecho y de la Justicia, pensador político, ensayista prolífico, infatigable bibliotecólogo, maestro universitario, amigo de los alumnos. Así es. Don Alvaro D´Ors es ante todo un universitario. Y ser universitario de vocación es ser un hombre de vanguardia, quirite del ager histórico y vigía de los tortuosos caminos del futuro. El Maestro D´Ors ha dedicado toda su vida a un solo ideal: enseñar y aprender. En él - creo sinceramente que éste es el más grande elogio que se le pueda hacer - encontré a un universitario de vocación, a un hombre comprometido totalmente con el ideal de la enseñanza: alcanzar el saber superior.

Su vida universitaria se inicia en el año 1932 en los albores de la Segunda República Española, época ésta en la que se sentía particularmente atraído por la filología inglesa. Esta inclinación llevaría al joven D´Ors a Inglaterra en la que visitaría diariamente el British Museum, admirando las "terracotas" que lo llevarían a estudiar durante el último año del bachillerato el griego y el latín. Este interés cambiaría la orientación de su vida y por ello se matricularía en la Facultad de Derecho de la entonces llamada Universidad Central de Madrid. Luego de años de sufrimiento y penurias a causa de la guerra civil española, Don Alvaro se haría cargo de la docencia de Derecho Romano de la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid. Su vinculación con la Universidad jamás cesaría desde entonces. La llevaría a su plenitud en la Universidad de Navarra, en Pamplona, a la que acudiría para asumir una Cátedra en la Facultad de Derecho en la que desarrollaría la mayor parte de las teorías que lo consagrarían. Gracias a su prestigio y al de tantos otros que iniciaron la monumental obra de edificar desde la nada a una institución que hoy es uno de los referentes del panorama cultural de España, la Universidad de Navarra crece cada día, cobijada por la sombra tutelar de maestros como Alvaro D´Ors que iluminaron con sus enseñanzas sus jóvenes aulas.

El Derecho le debe mucho al pensamiento de Alvaro D´ors. No sólo han brillado sus ideas en España ya que sus doctrinas - transmitidas con dedicación a sus discípulos - han cruzado mares y han decantado en las Cátedras de todo el mundo. Por todo ello y porque en el Perú sus teorías deben de ser difundidas más allá del círculo privilegiado de los estudiosos del Derecho, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ha publicado un Libro homenaje a este insigne maestro, con la participación de importantes juristas españoles y peruanos. Muchos de ellos - discípulos de Don Alvaro - narran las huellas que han dejado en sus vidas las enseñanzas académicas y humanas del gran maestro español. El libro homenaje, en el que participan los mejores exponentes del pensamiento Dorsiano, es una compilación realizada por el Doctor Fernán Altuve-Febres Lores, connotado romanista y entusiasta difusor de las doctrinas Dorsianas en nuestro país.

Es imprescindible elevar el nivel cultural de las ideas que se difunden en las aulas de Derecho de nuestra patria. Ante la penetración de doctrinas anglosajonas que privilegian un enfoque economicista frente a las raíces latinas de nuestras leyes, corremos el peligro de ceder ante la ilusa utopía del reformismo neoliberal que fagocita las instituciones heredadas de la tradición jurídica romano germánica. Uno de los ejes del pensamiento Dorsiano radica en el rescate del estudio de los clásicos, revalorando la riqueza del pasado como fuente inagotable de enseñanzas para el presente. No olvidemos que - como aseverara Ortega y Gasset - el hombre es el único ser que atesora sus errores. Errar es extraviarnos en estériles radicalismos. El Derecho no se salva de estos intentos revolucionarios en los que se deshecha la experiencia de siglos. Alvaro D´Ors nos anima a retornar a las fuentes del Derecho, a aquellos momentos supremos en los que el genio creador del hombre se encumbró por encima de la creación y produjo sociedades, imperios e historia. El derecho, la señal manifiesta de las civilizaciones, es también el derecho heredado, el que hombres como Alvaro D´Ors han ayudado a preservar, a difundir y a enriquecer.

Versión para imprimir