Noticias© Comunicación Institucional, 14/08/2006

Universidad de Navarra

¿Y si cambiamos de estrategia?

Autor: Francisco Javier Pérez Latre
Facultad de Comunicacion
Universidad de Navarra

Fecha: 14 de agosto de 2006

Publicado en: Diario de Navarra

En el mundo profesional de la comunicación, cuando una campaña no funciona, el anunciante despide a su agencia y busca ideas nuevas para refrescar los mensajes y mejorar su eficacia. En España, la campaña de comunicación para la prevención del SIDA a través de preservativos se inició en 1987 y desde entonces hemos escuchado hasta la saciedad las mismas ideas. Los resultados son -cuando menos- inquietantes y hoy se puede decir que nos encontramos ante una estrategia fallida de las autoridades sanitarias.

El Ministerio de Sanidad continúa con la misma línea de comunicación para las campañas de prevención del SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, como hemos tenido ocasión de comprobar con la campaña desarrollada entre el 19 y el 31 de julio. Con una inversión de dos millones de euros, se emitieron 940 anuncios de televisión y 400 cuñas de radio. También se colocaron 3.500 soportes exteriores, se editaron 300.000 postales informativas y se realizaron inserciones publicitarias en prensa, revistas e Internet. Las acciones de comunicación tenían como público objetivo los jóvenes de 14 a 20 años residentes en España, de cualquier ámbito económico, social y cultural. Y el contenido de los mensajes fue más de lo mismo.

El Ministerio de Sanidad y Consumo y otros organismos públicos reconocen el incremento de la incidencia de esas enfermedades entre la población y la necesidad de afrontar el problema. Las campañas de comunicación presentan el preservativo y otros métodos contraceptivos como la solución. Sin embargo, los resultados no parecen avalar esa preferencia reiterada.

Las autoridades sanitarias deberían replantearse la cuestión con diferentes premisas. Las buenas estrategias de comunicación parten definiendo bien el problema que se requiere resolver. Y en este caso, la solución no pasa por mejorar los beneficios de la industria de los preservativos, un ámbito comercial con grandes márgenes que ha estado haciendo mucho dinero en las dos últimas décadas. Aquí la solución está vinculada al derecho a la vida y la dignidad de la persona que son los bienes que se deben proteger.

Nunca se han producido tantos abortos (casi 85.000 abortos notificados, un incremento del 80% desde 1987), nunca la píldora y el preservativo han estado tan disponibles. Y sin embargo, los embarazos de adolescentes, la propagación del SIDA y otras enfermedades no tienen visos de disminuir. ¿No será necesario cambiar de estrategia de comunicación? El escepticismo ante la posibilidad de cambiar comportamientos no dice mucho sobre el aprecio de las autoridades a los públicos a que se dirigen. Llevamos casi 20 años con los mismos mensajes y estamos…peor. Un poco de autocrítica no vendría nada mal. ¿Alguien se anima a reflexionar?

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo