Noticias© Comunicación Institucional, 24/05/2005

Universidad de Navarra

No es clonación, sino transferencia nuclear

Autora: Natalia López Moratalla
Catedrática de Bioquímica
Universidad de Navarra

Fecha: 24 de mayo de 2005

Publicado en: La Gaceta de los Negocios (Madrid)

Un nuevo artículo, publicado el 19 de Mayo en Science por el grupo de coreanos del equipo de Hwang, da un paso más en la producción de células del tipo embrionario, lográndolas con la dotación genética de un enfermo varón. Ellos le llaman transferencia nuclear (NT), que es lo que es, pero enseguida se empieza a hablar de clonación. Y de nuevo salta el manido tema de si hay o no diferencia real, y por tanto ética, entre la clonación humana reproductiva y la clonación terapeútica, vituperada la primera y alabada la segunda. Un tema que intenta debatirse desde la "opinión" como si no fuera un tema en el que la ciencia tiene la palabra rigurosa. Inmediatamente el Ministerio de Sanidad se reafirma en la necesidad de cambiar la legislación para aprobar en España la clonación terapéutica mostrando una vez más una ignorancia acerca de esta biotecnología y una obsesión por producir y destruir embriones que raya en lo extraño.

Pero lo que han hecho los coreanos no es clonar al paciente, sino simplemente una transferencia del núcleo de una célula precursora de la piel a óvulos humanos. Inducen a continuación artificialmente unas divisiones de este óvulo con un núcleo que no es el suyo (y a esto le han llamado NT-blastocisto) y de ahí cultivar células que tienen obviamente características de célula madre del tipo embrionario puesto que proceden de la multiplicación de un óvulo. No saben si serán estables, si se podrán usar para investigar (ojalá si) y si algún día lejano podrá pensarse en un uso terapéutico (por ahora está desechada científicamente esa posibilidad).

Clonar es transferir un núcleo a un óvulo y reprogramar la dotación genética de ese núcleo para que empieza a emitir el programa genético por el principio. Cuanto más complejo es el individuo más difícil es la segunda parte del proceso, la reprogramación genética. Por ello en monos y humanos no es factible hoy por hoy. Puede ser que algún día si llegamos a saber "reprogramar" la información genética de la célula del paciente o del sano se consiga un embrión, y entonces se podrá decir que se ha logrado una clonación.

Lo que han hecho es, como bien dicen, es derivar células madre embrionarias especificas de un paciente desde un "blastocisto de transferencia nuclear". Un blastocito con apellido que es una forma de decir que es un sucedáneo de embrión en fase blastocisto.

No mezclemos la falta de ética de crear embriones (por el método que sea) para investigar con ellos. Los científicos somos gente más seria y con más imaginación. No llamemos clonación terapéutica a una simple transferencia de un núcleo de una célula de un paciente porque no es ni clonación ni terapéutica. No estropeemos más las leyes; y, sin embargo, y con la responsabilidad que concierne a los legisladores vigílese legalmente que el tratamiento hormonal que requieren las jovencitas donantes de óvulos no sea una imprudencia peligrosa para ellas, injusta e injustificable, para "casi nada".

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo