Noticias© Comunicación Institucional, 22/04/2007

Universidad de Navarra

La Eucaristía

Autor: Josep-Ignasi Saranyana
Facultad de Teología
Universidad de Navarra

Fecha: 22 de abril de 2007

Publicado en: La Vanguardia (Barcelona)

El pasado 22 de febrero, Benedicto XVI publicó un documento doctrinal de primera magnitud, que ha despertado la admiración de los especialistas: la exhortación postsinodal Sacramentum caritatis, sobre la Eucaristía.

El documento es importante, porque el papa (cabeza de la Iglesia) acoge las propuestas del Sínodo de los obispos. Constituye, por tanto, un acto privilegiado de la colegialidad episcopal; es una expresión de primer orden de la comunión eclesial.

Benedicto XVI enseña muchas cosas. Algunas que fueron novedad en el Vaticano II, ahora ya están plenamente asumidas, como la inseparabilidad entre la primera epíclesis (invocación al Espíritu Santo sobre los dones que van a ser consagrados) y el relato de la institución de la Eucaristía. Es evidente que la teología progresa en la comprensión de los misterios. Con todo, la gran revolución en este punto tuvo lugar, el 20 de junio de 2001, cuando Juan Pablo II aceptó, con algunas condiciones, la anáfora de Adda-Mari, del rito siro-oriental, en la que el relato de la institución se halla difuso a lo largo de la plegaria eucarística.

También insiste ahora el Papa en la relación entre penitencia y Eucaristía, en conformidad con la tradición apostólica. Son realzados asimismo el carácter esponsal del celibato sacerdotal y su relación biunívoca con la consagración (pues sólo el sacerdote consagra). Podríamos seguir.

Como me ha advertido el teólogo Félix M. Arocena, hay tres pequeñas notas que sobresalen, porque sólo estas tres están redactadas en primera persona. La número 6 (sobre la hermenéutica del desarrollo litúrgico del Vaticano II), que no sólo constituye un guiño a nostálgicos; la nota 62 (sobre la necesidad de prepararse con la penitencia para la celebración de la Eucaristía), que pretende una revalorización del ritual de penitencia; y la nota 150 (sobre una posible reubicación del rito de la paz, antes de la presentación de las ofrendas), que desarrolla una enseñanza de Jesús, sobre la obligatoriedad del mutuo perdón, antes de acudir con las ofrendas al altar. No olvidemos, a este respecto, que la primera encíclica del Papa se tituló "Dios es Amor".

© 2007 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo