Noticias© Comunicación Institucional, 21/04/2008

Universidad de Navarra

Liberalidad

Autor: Carlos Sancho
Profesor asociado del IESE
Universidad de Navarra

Fecha: 21 de abril de 2008

Publicado en: Expansión (Madrid)

Frecuentemente los padres se plantean la posibilidad de que el día de mañana sus hijos sean titulares del negocio. Existe una inercia a una sucesión natural. Se ha escrito mucho sobre la incidencia del Impuesto de Sucesiones en la transmisión de la empresa familiar y más recientemente a raíz de la disparidad de tipos impositivos en el mencionado impuesto. En cambio, resulta menos frecuente hablar de la Donación como instrumento jurídico para la sucesión de la empresa familiar.

No es ésta la sede oportuna para reavivar el debate napoleónico de la Donación como acto o contrato, pero sí que es conveniente que entendamos los mecanismos de funcionamiento de esta institución jurídica. La característica fundamental de la Donación es la liberalidad. Es decir, los distintos propietarios de la empresa son libres, en cuanto dueños, para ejercitar las facultades dominicales que les corresponden. Por tanto, pueden vender, gravar, arrendar o donar las acciones, como títulos representativos del capital social de la compañía mercantil.

La liberalidad significa que hay un acto de disposición no debido, no exigido. Recordemos que los hijos, con menos motivo los yernos y nueras, y por supuesto los sobrinos, no tienen derecho a la sucesión empresarial. Los hijos ostentan un derecho genérico a la legítima, pero no tiene por qué coincidir con una participación empresarial. Al otorgarse la Donación en vida, podemos optar también por desglosar en la acción, la nuda propiedad y el usufructo, pudiendo transmitir derechos económicos y mantener los políticos o viceversa. Hay que plantearse la conveniencia de apertura del proceso de sucesión mediante una cesión progresiva de derechos políticos y económicos.

Podemos establecer un calendario flexible que permita un amplio ejercicio del derecho de voto y el derecho a ser votado, una participación activa en el Consejo de Administración y un acceso a una información cada vez más exhaustiva. Paralelamente podemos, mediante este mecanismo, proceder a una cooparticipación en la distribución de dividendo y una cesión en el ejercicio de los derechos de suscripción preferente. Parece opinión común la conveniencia de la existencia de un proceso en la sucesión de empresa familiar.

Tanto desde el punto de vista de titularidad como de gestión, es oportuno una incorporación gradual de los sucesores que permita comprobar el grado de formación, de maduración e integración en la empresa familiar. La reversibilidad de dicho proceso nos puede evitar desagradables consecuencias. Por tanto, la Donación conjugando nuda propiedad y usufructo, nos facilita claramente nuestro propósito. En consonancia con la Donación podemos contemplar otra alternativa, un pocomás sofisticada pero también muy útil: la Fundación. Se trata de promover, por parte de la familia propietaria, una institución jurídica con personalidad jurídica independiente, sin ánimo de lucro y constituida precisamente por la aportación de las acciones representativas de la titularidad del negocio.

En este caso, no sólo estamos fomentando la sucesión de empresa familiar para una generación, sino que la estamos perpetuando, sine die, de tal modo que perdure generación tras generación. En el acto fundacional se designará un Patronato, presumiblemente compuesto por mayoría de miembros de la familia, que velará por el mantenimiento y mejora del patrimonio fundacional. Despersonalizamos la sucesión y fomentamos la unidad y perdurabilidad de la titularidad. Distintas razones nos pueden llevar a ello. Indudablemente es una decisión audaz, probablemente no bien acogida por los hijos o descendientes directos, que presumiblemente preferirían tener libertad de disposición. Pero la decisión responsable supone pensar y trabajar, no sólo sobre el sujeto que sucede, sino sobre el objeto de la sucesión: la propia empresa.

© 2008 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo