Noticias© Comunicación Institucional, 21/01/2008

Universidad de Navarra

No podemos conducir por ti

Autor: Josep Tàpies
Titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE
Universidad de Navarra

Fecha: 21 de enero de 2008

Publicado en: Expansión (Madrid)

Para conducir un vehículo con garantías es necesario tener presente todo aquello que está situado delante de él, pero también lo que acontece en la parte posterior. Si conducimos con la vista fijada únicamente al frente o sólo pendientes del retrovisor, el accidente resultará inevitable.

El mercado bursátil tiende a presionar al conductor para que su vista esté fijada en el retrovisor, entendiendo como tal la cotización en tiempo real de la acción, a la que le exige crecimiento continuo en valor. Ello conlleva que las empresas cotizadas fijen su radio de acción estratégica en el corto plazo.

Este modo de hacer choca con la cultura corporativa y empresarial de la mayoría de empresas familiares. El conductor de estas compañías tiene por costumbre fijar la vista al frente, pensando en el cruce al que llegará en varios kilómetros, y el retrovisor es una herramienta de apoyo y seguridad, pero en ningún caso el objeto en el que fijar la vista demodo permanente.Además, se trata de un conductor impredecible, puesto que conoce bien los caminos secundarios y atajos, que le permiten llegar antes que los demás, que es de lo que a menudo se trata en elmundode los negocios.

¿Son compatibles estos estilos de conducción? ¿Puede un conductor acostumbrado a transitar por los senderos de la empresa familiar aprender a manejar su vehículo en la autopista del mercado bursátil? ¿Debe forzosamente cambiar su estilo de conducción para pasar a vivir pendiente del retrovisor? ¿Está obligado a dejar de preocuparse por el cruce que aún está a 100 kilómetros para vivir obsesionado por el stop de la vuelta de la esquina que tiene forma de resultados trimestrales?

Un análisis del mercado bursátil y de la evolución de las empresas familiares cotizadas nos indica que sí es posible. Los vehículos familiares que compiten en los circuitos del parqué ofrecen prestaciones incluso superiores al resto. De entrada, podemos afirmar que las habilidades de conducción de la empresa familiar son compatibles con los circuitos de la bolsa.

Ahora bien, del mismo modo que la DGT insiste en el hecho de que no puede conducir por nosotros, nadie puede hacerlo por la empresa familiar, aunque ésta cotice en el mercado variable. El valor del piloto de la empresa familiar estriba en la capacidad demantener, pese al hecho de haber cambiado de circuito, un estilo propio, seguro, fiable de conducción y tener la costumbre de fijar el destino antes de iniciar la marcha y no fijarse horas de llegada.

Si circular por el circuito del parqué implica cambiar bruscamente el estilo propio de conducción y, en el peor de los casos, dejar que sea el propio parqué el que tome las riendas del volante, la empresa familiar habrá renunciado a su propia esencia y, lo que es más grave, incrementará de formae xponencial las probabilidades de que el motor acabe gripado y requiera la asistencia urgente en boxes.

Las empresas familiares pueden y deben estar presentes en el mercado de renta variable. En determinados sectores, el crecimiento necesario para seguir siendo competitivos sólo puede garantizarse con la presencia en el parqué. Pero ello no debe conllevar la renuncia a la propia forma de ser. Existen los mecanismos para seguir siendo lo que se es, aunque una parte del accionariado cambie de manos a diario en el mercado continuo.

No hay que renunciar a competir en ningún circuito, tan sólo hay que recordar que si un estilo de conducción nos ha permitido disfrutar del éxitohasta ahora,no tendría sentido renunciar a seguir manteniéndolo. Quizás baste con algunos retoques y ser consciente de que algunas reglas han cambiado y que hay que cumplirlas. Pero, en el fondo, el vehículo sigue siendo el mismo y necesita exactamente lo mismo: combustible, una meta prefijada y un experimentado piloto al volante.

© 2008 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo