Noticias© Comunicación Institucional, 20/06/2005

Universidad de Navarra

El desplome de Inditex en Bolsa: respuesta histérica o expectativa lógica

Autora: Carmen Aranda
Profesora de Dirección Financiera
Universidad de Navarra

Fecha: 20 de junio de 2005

Publicado en: Diario de Noticias (Navarra)

Quien no conozca a Inditex y no haya visitado nunca sus tiendas y, por supuesto, -y lo que verdaderamente importa- comprado en ellas, que tire la primera piedra. Sin embargo, a pesar de ser el mayor grupo textil de moda con una sólida situación financiera y un ambicioso plan de crecimiento, sus acciones bajaron el lunes pasado un 6.61%; caída que se hace más dura si se enfrenta al repunte del Ibex-35.

¿Se trata de histeria, de nerviosismo infundado, por no decir irracional? ¿Se ha dejado llevar el mercado más allá de la lógica? En Bolsa, como en todos los ámbitos de la economía, no es posible dar con el factor que pueda explicar por sí solo un hecho o acontecimiento. La realidad es mucho más compleja, rica y apasionante, sobre todo cuando se trata de explicar el comportamiento humano, aunque sea el bursátil.

Asumamos -es lo que siempre mejor hemos sabido hacer los economistas- que los inversores actúan de forma racional y profundicemos brevemente en este comportamiento.

En mi faceta de docente he repetido en numerosas ocasiones que un activo vale por lo que es capaz de generar en el futuro. A mis alumnos les escribo la fórmula, pero como no procede aquí, simplemente la leeré: el valor de un activo es igual a la suma de los flujos de caja que se espera genere la empresa en el futuro, descontados, traídos al momento en el que se realiza la valoración, mediante una tasa ajustada al riesgo. Las buenas cifras conseguidas por la firma en el pasado ya las cosecharon otros. ¿Por qué los analistas se empeñan entonces en reportar ratios contables que miran, sin duda, al pasado? Por ejemplo, ¿cuál es la utilidad de conocer que Inditex tiene un ratio PER (relación precio/beneficio por acción) de 22,85 veces, frente a las 29,18 de su principal competidor Hennes&Mauritz?

Qué duda cabe que el futuro es incierto por naturaleza y no replica al pasado, pero su conocimiento aporta una información que se revela de gran utilidad a la hora de estimar el comportamiento y desempeño que vendrán. Como dicen los académicos, se trata de estimar la esperanza de los flujos de caja -primer elemento de la ecuación- condicionada, es decir, considerando, toda la información disponible en la actualidad. Cuanto mejor conozcamos la empresa hoy, y cómo ha llegado a su situación actual, mejor podremos entender sus oportunidades y/o amenazas y cómo traducirlas a dinero. Insisto, para ser exactos, traducirlas a cobros y pagos, y no a gastos e ingresos. Porque todos entendemos que por muy elevadas que sean las ventas (ingresos), si no se cobran no se podrá hacer frente a las obligaciones de pago; y fin de la historia.

Resumiendo, la pregunta que debemos formularnos consiste en: ¿cuáles son esos factores, tanto propios de la empresa como de la economía en general, que afectan a los flujos de caja que se espera genere Inditex en los próximos ejercicios? La mayoría de los expertos coinciden en apuntar como tales (1) la posible ralentización del crecimiento del consumo privado en Europa; (2) las exportaciones a China; (3) una contracción de los ingresos en las primeras semanas del segundo semestre, clave en la consecución de los objetivos anuales, motivada por una colección que no ha acabado de gustar. Apuntan algunas voces, en mi opinión un poco tremendistas, que esta reducción podría frenar los planes de crecimiento de la empresa.

Todas estas fuerzas expuestas, además de reducir las expectativas, aumentan el riesgo. Con todo, ¿dónde se recoge esta mayor volatilidad en la ecuación? En el segundo elemento, en lo que hemos llamado tasa ajustada al riesgo, y que también se conoce como coste medio ponderado de pasivo, o, por supuesto WACC en inglés.

Que a mayor riesgo mayor rentabilidad constituye lenguaje ya universal (hasta Basilea II lo incorpora). Y como el coste no es más que la cara opuesta de la rentabilidad, un mayor riesgo eleva el coste de financiar las actividades de una empresa y reduce el valor de sus acciones. Pero, como un directivo me sugirió recientemente, menos "WACC" y más "talk". Dejemos los detalles del riesgo y sus entresijos más matemáticos para mejor ocasión, y juzguen ustedes si los factores de riesgo justifican o no el castigo impuesto.

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo