Noticias: [ © Comunicación Institucional, 2003 ]
Suscríbase a las noticias 
Warblogging en la guerra de Internet

"Esta bien podría ser conocida como la guerra de Internet" dice Dean Wright editor jefe de MSNBC. Lo cierto es que la guerra que ha estallado puede significar para la Red lo que la Guerra del Golfo supuso para la CNN hace una década.

Autor:José Luis Orihuela
Facultad de Comunicación
Universidad de Navarra
Fecha: 5 de marzo de 2003
Publicado en:  Infonomia.com

En la Red, la opinión pública internacional podrá confrontar las versiones de los grandes medios, las versiones de los contendientes y las versiones de las fuentes independientes. Los internautas de los Estados Unidos, por ejemplo, manifiestan reservas sobre la capacidad crítica de los corresponsales norteamericanos y están generando un tráfico creciente hacia fuentes internacionales de noticias en busca de perspectivas más balanceadas, al tiempo que crece la importancia de las fuentes no convencionales, muy especialmente de los (war)blogs.

La tecnología de la que disponen hoy los corresponsales de guerra, respecto de la que tuvieron disponible durante la Operación Tormenta del Desierto, les hace mucho más independientes, pero también mucho más vulnerables. Kevin Sites, un corresponsal de la CNN que mantiene un blog desde el frente, afirma con mucho sentido común que ésta puede ser la "e-War" si la tecnología funciona. En efecto, si se utilizan armas que afecten el espectro electromagnético, los periodistas bien podrían encontrarse en la situación de tener que utilizar medios técnicos que fueron superados a mediados de los setenta.

Desde los ataques del 11S en los Estados Unidos se ha producido un movimiento crítico hacia la política de seguridad interior y de relaciones internacionales, que canalizado en las bitácoras, se conoce como warblogging. Durante la presente crisis (desde hoy guerra) de Irak, los blogs dedicados al conflicto se han multiplicado, tanto dentro del país como en el mismo frente.

Los medios de comunicación tradicionales han reaccionado incorporando blogs sobre Irak en sus ediciones en línea, como The Christian Science Monitor que ha enviado como corresponsal a Ben Arnoldy para que escriba el weblog: Assignment Kuwait, y el grupo mediático advance.net que aporta a las ediciones online de todos sus periódicos un blog sindicado: War in Iraq a cargo de Jeff Jarvis.

El Seattle Post-Intelligencer tiene a bordo del USS Abraham Lincoln a la reportera M.L. Lyke y al fotógrafo Grant M. Haller editando un blog, y desde algún lugar del desierto, el "Teniente Smash" publica el suyo: Live from the Sandbox.

No obstante, la mayor parte de las bitácoras dedicadas a la guerra tienen un perfil bien distinto (más próximas a No War Blog que a Aboard the USS Abraham Lincoln). Como ha afirmado Colin Hunter, co-fundador de Antiwar.com: "escribir una bitácora es el equivalente online a ir a una manifestación". El warblogging es por lo general una expresión independiente y crítica y se está convirtiendo por momentos en una de las fuentes más solicitadas.

Un grupo de bloguers: Christopher Allbritton, George Paine, Sean-Paul Kelley y Mike Hudack han puesto en marcha la bitácora colectiva Warblogs:c.c. que ya enfrenta serios problemas de saturación por la multitud de accesos que recibe. Desde Warblogging.com se pide incluso ayuda económica a los usuarios para duplicar el ancho de banda disponible. Ocurre, como afirma Marty Kaplan de la Annenberg School for Communication, que los bloguers están generando un meta-análisis, construyendo una taxonomía de la opinión que resulta particularmente útil durante situaciones como ésta.

Crece la influencia de las bitácoras y los medios lo están notando.

Lecturas sugeridas:

Bitácoras recomendadas:

(c) José Luis Orihuela, 2003.Todos los derechos reservados. Puedes redistribuir, reenviar, copiar o citar este documento siempre que no lo modifiques y no lo uses con fines comerciales. Debes incluir esta nota de copyright, así como el nombre José Luis Orihuela, el correo blogonomia@yahoo.com y la dirección www.infonomia.com. Las opiniones expresadas en este espacio corresponden al autor, y no reflejan necesariamente las de Infonomia.com.

Versión para imprimir