Noticias© Comunicación Institucional, 19/11/2007

Universidad de Navarra

Hans Christian Andersen y el Capma

Autor: Josep Tàpies
Titular de la Cátedra de
Empresa Familiar del IESE
Universidad de Navarra

Fecha: 19 de noviembre de 2007

Publicado en: Diario de Navarra

Las empresas familiares necesitan sistemas de gobierno que atiendan simultáneamente a la buena marcha del negocio y al bienestar de la familia propietaria. Para lograrlo, es fundamental disponer de procesos de toma de decisiones transparentes y justos. Aunque suene bien, lo cierto es que detrás de conceptos y expresiones tales como “profesionalización de la empresa familiar”, siguen existiendo actitudes poco dadas a convertir en realidad aquello que se afirma en el discurso.Philosophical Investigations en las que afirmaba que "no querría con mi libro ahorrarles a otros el pensar, sino, si fuera posible, estimularles a tener pensamientos propios".

A lo largo de mi trayectoria profesional, he tenido la oportunidad de vivir situaciones muy diversas. Y he llegado a la conclusión de que el consejo de administración sólo es útil si somos capaces de convertirlo en un Capma, Consejo de Administración Profesional en su Modo de Actuar. O, dicho de un modo menos académico, el movimiento se demuestra andando.

El Capma debe entender la relación de la familia propietaria con el negocio para asegurar que la actitud de los familiares es responsable hacia la empresa y que, a su vez, los miembros de la familia son tratados de manera justa. Además, y aunque pueda parecer contradictorio, debe ayudar a los propietarios a mantenerse firmes en las decisiones positivas para la empresa evitando que presiones del ámbito familiar puedan interferir en lo que es más conveniente para el negocio. Saber manejarse en esa permanente disyuntiva es, precisamente, el gran reto de un consejo Capma.

Para que el consejo de administración sea un Capma, es imprescindible que se asegure la rendición de cuentas de todos los miembros, sin excepción (accountability). De lo contrario, el órgano deja de tener sentido, ya que se corre el riesgo de que acabe convertido en un mero encuentro de personas sin otro ánimo que el de asentir a cuanto se diga desde las posiciones con mayor cuota de poder. Es imprescindible crear un clima de confianza, honestidad e impulsar una cultura de amigable disidencia. Ésta no es una tarea fácil. Se dan casos en los que el propietario lo sabe todo y no tolera contradicciones en sus opiniones. Habrá ocasiones en las que las dificultades provengan de la difícil separación entre las tareas de gobierno y las de la dirección, o pueden derivarse de la falta de criterios claros en la definición de intereses de los propietarios, de la familia y del negocio, o de las disputas de poder e influencia entre distintas ramas propietarias.

¿Consejeros independientes o externos? Prefiero la palabra externo a la de independiente, pues su modo de actuar con frecuencia encaja con el llamado perfil “sí, señor”. Es decir, consejeros que limitan su actuación a dar la razón y a dar por buenos los argumentos, sin ningún espíritu crítico o voluntad de aportar puntos de vista.

Estas dificultades hacen necesario seguir una serie de recomendaciones para contar con un verdadero Capma. En el momento de elegir su composición, deben tenerse en cuenta, entre otras variables, la generación que en ese momento gobierna la empresa, cuál es el tamaño de la compañía, cuál es la dimensión de la familia y el tipo de relaciones interpersonales que mantienen sus miembros.También hay que asegurar que la composición sea la adecuada y prestar atención simultáneamente a los procesos de gobierno, sin olvidar que se están defendiendo los intereses económicos de la familia propietaria.

Todos hemos escuchado o leído alguna vez el conocido cuento de Hans Christian Andersen acerca del emperador desnudo. Recurriendo a esta historia para niños, bien podríamos decir que en un Capma, para serlo de verdad, el emperador ha de estar dispuesto a oír que va desnudo y los consejeros a decírselo. De lo contrario, será imposible que resuelva con éxito sus cometidos y responsabilidades.

© 2007 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo