Noticias© Comunicación Institucional, 18/10/2007

Universidad de Navarra

Hacia una tarificación ‘inteligente’ de las autopistas

Autor: Juan José Pons Izquierdo
Profesor de Geografía
Universidad de Navarra

Fecha: 18 de octubre de 2007

Publicado en: Diario de Navarra

La conversión de la autopista AP-15 en una vía libre de peaje es un tema recurrente en el debate social y político de Navarra. En esta ocasión, han sido los dos principales grupos parlamentarios de la oposición los que, en un breve espacio de tiempo, han presentado sendas iniciativas a favor de la eliminación del peaje en esta vía. Sin poder entrar en detalles ni querer adentrarme en la confrontación política, quisiera aportar algunas reflexiones y datos sobre la repercusión de los peajes sobre la movilidad sostenible.

El transporte es uno de nuestros grandes retos ambientales pues representa el 35,5% del consumo energético de Navarra. Este consumo ha crecido un 40% en el último quinquenio, lo que nos acerca a la media española y nos aleja de la del resto de países europeos. Puesto que la movilidad por carretera absorbe más del 80% de esta energía, a ella deben dirigirse prioritariamente los esfuerzos por racionalizar su impacto sobre el medio ambiente.

Con este objetivo, las estrategias más habituales para abordar este problema pasan por: (1) reducir las necesidades de movilidad mediante una adecuada planificación territorial; (2) propiciar el reequilibrio entre los modos de transporte, para que la movilidad de personas y mercancías se trasvase desde la carretera a otros modos menos contaminantes; (3) fomentar el uso de vehículos colectivos frente a los particulares; y (4) avanzar en la aplicación de nuevas tecnologías en los vehículos y combustibles que reduzcan su impacto sobre el medio ambiente.

Sin demasiado temor a equivocarme, creo que este tipo de actuaciones son ampliamente respaldadas por nuestros políticos y la sociedad navarra en su conjunto. Bajo esta hipótesis, cabe preguntarse si el cobro por el uso de las infraestructuras viarias juega algún papel relevante en esta cuestión.

El papel de los peajes

La bibliografía reciente demuestra que el cobro de tasas o peajes por utilizar las infraestructuras viarias reduce los viajes realizados y genera un trasvase de personas hacia los medios de transporte públicos. Esto ha favorecido que, en la última década, la Unión Europea apueste por la implantación de tasas por circular en carreteras y ciudades (recuérdese la implantación de peajes en Londres, Estocolmo…).

A través de las políticas y orientaciones en materia de ordenación del territorio (Estrategia Territorial Europea, 1999), transportes (Libro Blanco, 2001), energía (Libro Verde sobre la Eficiencia Energética, 2005) y medio ambiente (Libro Verde sobre la utilización de instrumentos de mercado en la política de medio ambiente, 2007), la Unión Europea ha ido trazando un camino inequívoco en esta línea. En el fondo, se trata de aplicar también a este ámbito el conocido y ampliamente respaldado principio de “el que contamina paga”; en contrapartida, el que no use la carretera o que elige medios alternativos al automóvil no debería ser penalizado fiscalmente.

Además, los peajes permiten personalizar mejor esos costes, incentivando comportamientos responsables. La nueva Directiva de 2006 sobre cobro por el uso de carreteras recomienda a los estados que favorezcan la posibilidad de que los usuarios puedan tomar decisiones que influyan en el precio del peaje como, por ejemplo, utilizar vehículos menos contaminantes, circular por trayectos poco congestionados y aprovechar las horas “valle”. En este sentido, también es interesante condicionar el importe del peaje a la ocupación del vehículo, premiando a los usuarios que comparten coche.

Finalmente, la Unión sugiere que los fondos obtenidos por el cobro de peajes puedan utilizarse, tanto para costear la vía por la que se circula y su mantenimiento, como para financiar futuras infraestructuras alternativas a la carretera (ferrocarril, por ejemplo).

En un reciente documento titulado “Por una Europa en movimiento. Movilidad sostenible para nuestro continente” (2006) la Comisión aboga por conseguir un sistema de “tarificación inteligente” que permita avanzar hacia el objetivo de una movilidad más sostenible. Antes de que finalice 2008 está obligada a presentar un modelo para la evaluación de los costes externos del transporte por carretera, que sirva de base para el cálculo de las futuras tarifas de las infraestructuras.

A la luz de las tendencias europeas que acabo de describir, la petición de liberalizar el peaje de la autopista A-15 no deja de ser un anacronismo contracorriente. Parece claro que la realidad actual impone un amplio y profundo replanteamiento de este asunto, con el objetivo final de avanzar hacia una movilidad más sostenible.

© 2007 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo