Noticias© Comunicación Institucional, 16/12/2005

Universidad de Navarra

Julián Marías, humanista

Autor: Juan Cruz Cruz
Profesor de Filosofía
Universidad de Navarra

Fecha: 16 de diciembre de 2005

Publicado en: Expansión (Madrid)

Con la muerte de Julián Marías desaparece uno de los humanistas más amplios del siglo XX. Porque, sobre ser crítico de arte, estudioso de fenómenos sociales, investigador de ideas fecundas, era un “humanista”; y por tal no debe entenderse solamente una persona instruida en letras humanas –él lo era en grado eminente, académico en varios foros–, sino alguien que no consideraba ajeno ningún rincón de lo humano: desde el deporte a la metafísica, desde la moda a la ética, desde el cine a las estéticas pictóricas de vanguardia.

Nacido en Valladolid (1914), estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid, donde, aparte de la carrera, gustó la calidad intelectual y el espíritu de libertad de grandes maestros: García Morente, Gaos, Zubiri y, muy especialmente, el soplo vivificante de José Ortega y Gasset, de quien se convertiría en amigo y discípulo predilecto.

Su asidua colaboración en varios periódicos apenas dejaba espacio humano por rastrear, mostrando cada día fértil independencia, fidelidad a sus principios y rigor de análisis. Su amplia bibliografía va desde obras filosóficas sistemáticas hasta el ensayo y la crítica literaria.

Desde que en 1941 publicara su Historia de la Filosofía –libro que pronto se convertiría para los jóvenes universitarios en un texto de obligada lectura– no dejó de trabajar incansablemente en cosas del pensamiento: desde la fundación, con Ortega y Gasset, del Instituto de Humanidades de Madrid en 1948, hasta sus cursos especiales en las universidades de Harvard y Yale; otras instituciones de Francia, Alemania, Portugal, Estados Unidos y países de Hispanoamérica fueron plataforma de sus ideas.

Su enfoque filosófico principal se encuentra en la teoría orteguiana de la 'razón vital', desde donde Marías pretendió elaborar una metafísica. Entre sus obras más ceñidas a este asunto filosófico destacan La filosofía del Padre Gratry: La restauración de la Metafísica en el problema de Dios y de la persona (1941), Miguel de Unamuno (1943), San Anselmo y el insensato y otros estudios de filosofía (1944), Introducción a la Filosofía (1947), Biografía de la Filosofía (1954, Ensayos de teoría (1954), Idea de la Metafísica (1954), Nuevos ensayos de Filosofía (1968).

Ese talante metafísico se halla presente también en sus obras más directamente dirigidas al estudio del alma humana: porque la aportación de Marías a la Antropología es inestimable. Son de perenne actualidad sus libros El tema del hombre (1943) Antropología metafísica. La estructura empírica de la vida humana (1970), La mujer y su sombra (1986), La felicidad humana (1989), La educación sentimental (1992), Mapa del mundo personal (1993), Tratado de lo mejor (1995), Persona (1996), Tratado sobre la convivencia (2000).

Y por fin, siguiendo asimismo las huellas de Ortega, hizo Marías una aportación sobresaliente a la filosofía de la historia, especialmente en el tema de las generaciones y en la valoración de las épocas históricas, junto con sus personajes más destacados. Así lo plasmó en obras tales como La filosofía española actual. Unamuno, Ortega, Morente, Zubiri (1948), El método histórico de las generaciones (1949), Ortega y tres antípodas. Un ejemplo de intriga intelectual (1950), La estructura social. Teoría y método (1955), Filosofía actual y existencialismo en España (1955), El oficio del pensamiento (1958), La Escuela de Madrid. Estudios de filosofía española (1959), Ortega. I. Circunstancia y vocación (1960), Los españoles (1962), El tiempo que ni vuelve ni tropieza (1964), Análisis de los Estados Unidos (1968), Imagen de la India e Israel: una resurrección (1973).

Hombre de convicciones cristianas profundas, enfocó varias veces –y vivió– el problema religioso, como en su libro Problemas del cristianismo (1979). La obra del polaco Marcin Czajkowski, El tema de Dios en la filosofía de Julián Marías (2001) resalta muy iluminadoramente este aspecto de nuestro filósofo.

La vibración que me produce escribir estas rápidas líneas brota del convencimiento de que, con Marías, se nos ha ido un humanista cabal.

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo