Noticias: 16/06/04 [ © Comunicación Institucional, 2004 ]
Suscríbase a las noticias 
Jaume Pujol, un sacerdote cercano
Autor:Francisco Varo
Decano de la Facultad de Teología
Universidad de Navarra
Fecha: 16 de junio de 2004
Publicado en:  Diario de Navarra

La noticia del nombramiento del profesor Jaume Pujol como arzobispo de Tarragona constituye a la vez un motivo de tristeza y de alegría para sus colegas en el Claustro Académico de la Facultad y del Instituto Superior de Ciencias Religiosas.

De tristeza, porque dejará de estar entre nosotros uno de los profesores más queridos. Siempre cercano a todos, profesores y alumnos, seminaristas, sacerdotes jóvenes y mayores, religiosos y laicos. De alegría por la muestra de confianza del Santo Padre hacia la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra al nombrar a uno de sus profesores para un cargo de tan alta responsabilidad, y sobre todo porque somos conscientes del don de Dios para la Iglesia en Cataluña que supone esta designación. El servicio a la comunión reclama de la Facultad en estos momentos el desprendimiento de alguien que le resulta muy valioso, para que sirva a la Iglesia y a la sociedad asumiendo otras tareas.

Jaume Pujol Balcells (Guissona, 1944), es profesor de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra desde hace más de veinticinco años, y desde 1997 ocupa el cargo de director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas en la misma Universidad. A lo largo de este tiempo ha escrito más de veinte libros y sesenta artículos sobre Enseñanza Religiosa Escolar, ha dirigido catorce tesis doctorales, y ha impartido más de trescientos cursos de titulación, formación y perfeccionamiento dirigidos a catequistas, profesores de religión y educadores de la fe en general.

Cordial y acogedor

Pero, por encima de su notable actividad académica, mosén Pujol es el hombre cordial, acogedor, deportista y alegre con el que da gusto hablar y trabajar. No es sólo el maestro de prestigio que enseña a trabajar y propone soluciones integradoras y creativas. Es, a la vez, el sacerdote amigo con el que resulta fácil comentar las cosas que realmente interesan en la vida, pues siempre ofrece un consejo cargado de sentido común que ayuda enfocar las cuestiones desde la fe, con optimismo y sosiego.

Día a día se ha ido mostrando como verdadero maestro en la formación de sacerdotes. Actualmente se cuentan por decenas los sacerdotes jóvenes que, guiados y acompañados por él cuando eran seminaristas o en sus primeros años de sacerdocio, han ido conociendo cada vez mejor el gran regalo que es su vocación, don y misterio del amor de Dios. Y para los sacerdotes mayores es el hermano que siempre está cerca y asequible. ¡Qué buenos ratos hemos pasado juntos de excursión por el monte, visitando un santuario dedicado a la Virgen, o rezando el Rosario! Deporte, trabajo, descanso y oración unidos con toda naturalidad en una personalidad gozosa y atrayente.

Se nos va a Tarragona un hombre con corazón de Buen Pastor, fe recia, valentía, prudencia y afecto entrañable a todos, especialmente a los más necesitados. En la Facultad de Teología lo vamos a echar de menos. Nos habíamos acostumbrado a su inteligencia y hondura espiritual que siempre generaban optimismo y creaban un ambiente grato, en un clima de verdadera comunión, a la hora de afrontar cualquier tarea. Ahora serán otros quienes se beneficien de tantas cualidades humanas y espirituales.

Versión para imprimir