Noticias© Comunicación Institucional, 15/06/2006

Universidad de Navarra

Legislación relativa al ozono troposférico

Autor: Jesús Miguel Santamaría
Dpto. Química y Edafología
Laboratorio Integrado de Calidad Ambiental (LICA)
Universidad de Navarra

Fecha: 15 de junio de 2006

Publicado en: Diario de Navarra

Diversas investigaciones científicas han demostrado que el ozono troposférico es un contaminante nocivo para la salud humana, la vegetación y los ecosistemas. Al igual que otros contaminantes gaseosos, el ozono puede ser transportado a larga distancia y causar daños en zonas muy alejadas de los focos de emisión de sus precursores (contaminación transfronteriza), lo cual incrementa su radio de acción.

Para hacer frente a esta problemática interregional, el Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea estableció, el 12 de febrero de 2002, la Directiva 2002/3/CE relativa al ozono en el aire ambiente, que ha sido incorporada a nuestro ordenamiento jurídico por el Real Decreto 1796/2003, de 26 de diciembre.

Conforme a la norma comunitaria que se adapta, en este Real Decreto se establecen valores objetivo de concentraciones de ozono para proteger tanto la salud de las personas como la vegetación, que deberán alcanzarse, respectivamente, en el trienio o el quinquenio que comienzan en el año 2010, así como objetivos más estrictos que habrán de conseguirse a largo plazo. Se regulan, asimismo, los umbrales de información y de alerta para las concentraciones de ozono, con la finalidad de que las Administraciones públicas competentes suministren la correspondiente información a la población y a la Administración sanitaria cuando se superen dichos umbrales o cuando se prevea que pueden ser superados, sin perjuicio de la obligatoriedad de poner de forma general a disposición del público información periódica sobre las concentraciones de ozono en el aire ambiente y de elaborar planes específicos de acción en las zonas en que exista riesgo de superación del umbral de alerta.

Valores objetivos para 2010 y umbrales de información y alerta

Valor objetivo para la protección de la salud humanaMáximo de las medias octohorarias del día
Valor objetivo para la protección de la vegetaciónAOT40, calculada a partir de los valores horarios de mayo a julio
Umbral de informaciónPromedio horario
Umbral de alertaPromedio horario

Los valores “objetivo” se refieren a niveles fijados para evitar los efectos nocivos del ozono a largo plazo, debiéndose alcanzar, a ser posible, en un periodo determinado de tiempo. Respecto a los umbrales de información y alerta a la población, se trata de niveles de ozono a partir de los cuales una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud humana de determinados colectivos (niños, ancianos y personas con enfermedades respiratorias) o de la población general, respectivamente. Cuando se superen o se prevea que se vayan a superar dichos umbrales, las Administraciones adoptarán las medidas necesarias para informar a la población sobre las superaciones observadas, el tipo de población afectada, los efectos posibles sobre la salud, las precauciones recomendadas y las medidas preventivas para reducir la contaminación o la exposición a ésta.

Debido a las características climatológicas especialmente favorables a la formación de ozono en la cuenca mediterránea, en España se produce un elevado número de superaciones de los umbrales actualmente en vigor (520 superaciones del umbral de información a la población en 2003). En lo que respecta a Navarra, durante los años 2004 y 2005 no se ha superado, en ninguna de las estaciones de control, el umbral de alerta, pero sí el de información a la población, que ha sido rebasado en 7 y 13 ocasiones respectivamente.

Las características de la contaminación por ozono hacen que las medidas de carácter local puedan no ser efectivas para evitar las situaciones de elevada contaminación. Por ello, la mejor manera de afrontar este problema consiste en llevar a cabo acciones a gran escala. En este contexto, se han emprendido acciones a nivel europeo e internacional para combatir este tipo de contaminación mediante la aprobación del Protocolo de Gotemburgo en el marco del Convenio de Ginebra y la Directiva Europea de Techos Nacionales de Emisión (Directiva 2001/81/CE). Uno de los objetivos recogidos en el citado programa es disminuir los precursores de ozono en la baja atmósfera mediante la reducción de emisiones procedentes de grandes instalaciones de combustión, introducción de mejoras tecnológicas en el transporte, etc. Es previsible que dichas acciones conduzcan a la disminución de los niveles de ozono en Europa, si bien las condiciones climatológicas jugarán un papel determinante.

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo