Noticias© Comunicación Institucional, 15/05/2007

Universidad de Navarra

Año de la Ciencia, asunto de todos

Autor: Ignacio López-Goñi
Decano de la Facultad de Ciencias
Universidad de Navarra

Fecha: 15 de mayo de 2007

Publicado en: Diario de Navarra

El Ministerio de Educación y Ciencia ha declarado el 2007 como Año de la Ciencia. Objetivo: promover y fomentar actividades de difusión y divulgación científica, orientadas a transmitir al conjunto de la sociedad, y muy especialmente a la juventud, que la ciencia constituye un componente esencial en la vida cotidiana de todos. Aunque en general las noticias relacionadas con el mundo de la ciencia y la tecnología siempre interesan, existe un conocimiento quizá muy superficial de la labor del científico y del investigador.

La opinión mayoritaria acerca de los que se dedican a la investigación científica y técnica se reparte entre la admiración y el recelo. La primera impresión surge de considerar estas materias como arduas y excesivamente complejas. La segunda se debe al enorme potencial que presentan, casi imposible de controlar. Algunas noticias sensacionalistas que trasmiten una falsa esperanza o cierta desidia del propio investigador para explicar sus descubrimientos con un lenguaje asequible desdibujan la verdadera ciencia como actividad de riqueza, desarrollo y calidad de vida. Por ello, bienvenida toda actividad que ayude a incrementar el interés social por la investigación y por los avances científicos y tecnológicos.

Cultura general científica para entender las noticias

Muchos nos escandalizamos, y con razón, si algún estudiante de Bachillerato no distingue un templo románico de otro renacentista. Nos extrañamos si no es capaz de citar el nombre de algún escritor español de talla universal o de reconocer al autor de Las Meninas. Estos conocimientos constituyen la llamada “cultura general”: algo básico que todos debemos conocer. Sin embargo, nos parece casi normal que el mismo estudiante no sepa lo fundamental de una célula, cómo se sintetiza una proteína o qué es un gen. Lo sorprendente es que hoy ese estudiante se encuentra, casi a diario, con noticias relacionadas con la ciencia: clonación, células madre, nuevos virus de la gripe, cambio climático, alimentos transgénicos, resistencia a los antibióticos, etc. Se informa mucho al respecto, pero ¿cuántos entendemos realmente esas noticias?

Divulgar la ciencia no es sólo hablar de los últimos descubrimientos sobre el cáncer o el Alzheimer. Es mucho más: necesitamos un esfuerzo conjunto para aumentar la cultura científica de la sociedad, dar a conocer los resultados de la investigación y fomentar que los ciudadanos valoren y apoyen el trabajo y la actividad de los científicos. Se trata de explicar incluso esa actividad científica que a primera vista puede carecer de valor práctico, pero que es la base del desarrollo y el progreso. Un ejemplo: en 1995 recibieron el Premio Nobel de Medicina tres biólogos (E. Lewis, C. Nüsslein-Volhard y E. Wieschaus) por sus investigaciones sobre las larvas de la mosca del vinagre. A priori, parece algo sin interés social. Incluso muchos dudarían de la conveniencia de financiar esa investigación con sus impuestos.

Invertir en ciencia mejora la calidad de vida

Lo cierto es que ese trabajo científico estaba relacionado con el control genético del desarrollo embrionario de Drosophila melanogaster (nombre oficial de la mosca del vinagre). Muchos genes que estos biólogos moleculares descubrieron tienen una importancia esencial en las primeras etapas del desarrollo embrionario humano. Por eso, conocer su función permite ahora entender cómo se desarrollan muchas enfermedades humanas y avanzar en su tratamiento o curación. La mayoría de las veces, el trabajo en un laboratorio no revela su aplicación inmediata y puede parecer sin interés a primera vista. Sin embargo, es el cimiento del desarrollo y progreso de la sociedad.

Por todo ello, 2007 es un año de puertas abiertas en el que centros de investigación, laboratorios, universidades, museos... deberemos acercar nuestras actividades a la sociedad. Así mejoramos el diálogo ciencia-sociedad y promovemos la participación ciudadana en el debate científico. Sólo conociendo la realidad, las personas pueden opinar con fundamento, muy especialmente en asuntos vitales que, en ocasiones, se abordan con una ignorancia preocupante. Con este motivo, investigadores y científicos deberemos esforzarnos en hacer entender nuestro trabajo y demostrar al ciudadano, a la juventud en particular, que la ciencia no es para mentes selectas o personas extrañas. Dedicarse a actividades relacionadas con la investigación, el desarrollo y la innovación, no sólo puede ser divertido y gratificante a nivel personal, sino que además es útil y tiene un marcado sentido social. Promover y divulgar la ciencia ayuda a generar ideas y oportunidades, influye en el desarrollo de nuestra sociedad. Vale la pena invertir en ciencia porque mejora nuestra calidad de vida.

© 2007 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo