Noticias© Comunicación Institucional, 13/02/2008

Universidad de Navarra

La independencia de Kosovo y el Derecho internacional

Autora: Eugenia López-Jacoiste
Profesora de Derecho Internacional
Universidad de Navarra

Fecha: 13 de febrero de 2008

Publicado en: Diario de Navarra

Recientemente, el Parlamento de Kosovo proclamó un "Estado democrático, libre e independiente". Ante esta declaración unilateral de independencia la reacción internacional no se ha hecho esperar: Serbia afirma que su país "no reconocerá jamás" la independencia de Kosovo. Rusia pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, sin conclusión alguna ante su clara oposición y la de China. Estados Unidos avala la independencia, mientras la Unión Europea no consigue tener una única voz en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores, dadas las divergentes interpretaciones jurídicas y políticas de la cuestión.

¿Por qué estas divergencias? ¿Acaso la población de Kosovo no ha sufrido durante años una verdadera persecución étnica por parte de Belgrado? Para aproximar alguna respuesta, considero al menos dos cuestiones claves: una, cuáles son las condiciones jurídicas para afirmar el derecho de un pueblo para determinar libremente su futuro; y dos, por qué en la situación específica de Kosovo esta declaración de independencia contradice el Derecho internacional.

En primer lugar, la resolución 2625 de la Asamblea General de la ONU de 1970 extiende que el derecho a la libre determinación va más allá del contexto colonial, y entiende que ya no sólo es un derecho de los pueblos, sino un deber de los Estados conducirse de conformidad con ese principio. Lo esencial del derecho a la libre determinación de los pueblos es que protege a los pueblos nacionales no coloniales de no ser excluidos del gobierno del Estado, ni perseguidos por su raza, credo o color. Y constata que en el seno de un Estado que no tiene colonias, ni es racista ni ocupa territorios de otros pueblos, la libre determinación se puede ejercer de muy diversas maneras.

La finalidad de este derecho no es ni la independencia ni un régimen de mayor o menor autonomía, sino el derecho de un pueblo a ser tratado con igualdad, a no ser discriminado y al respeto de los derechos humanos más básicos. Sólo si no se contemplan tales principios cabría afirmar el derecho a su separación o independencia. Además, el derecho internacional establece como límite para su ejercicio “que no se menoscabe, total o parcialmente, la integridad territorial del Estado soberano, que se conduzca de conformidad con los principios de igualdad de derechos y que el territorio esté dotado de un gobierno que represente a la totalidad de su pueblo”.

Si se aplica esta norma a Kosovo -teniendo en cuenta la guerra de 1999 con una limpieza étnica de más de 15.000 albaneses y más de 800.000 desplazados- se podría afirmar que en 1999 se cumplían las condiciones para que Kosovo se hubiese declarado independiente. Podría haber propuesto su separación incluso unilateralmente, sin el consentimiento de Belgrado, ya que entonces el gobierno de Milosevic no gobernaba de acuerdo con los principio de igualdad de derechos para toda Serbia. Sin embargo, como salida a la crisis en junio de 1999 no se escogió la vía de la independencia, sino la de los acuerdos de Rambouillet. Estos tratados fueron firmados entre las partes con mediación internacional y asumidos por el Consejo de Seguridad de la ONU en su resolución 1244.

Precisamente en esta resolución se halla el porqué de que la declaración unilateral de independencia de Kosovo contradiga el Derecho internacional. En ella, el Consejo impuso a los Estados de forma obligatoria una serie de medidas para garantizar el fin de las hostilidades, la desmilitarización de las diversas fracciones beligerantes y la recomposición de las zonas afectadas. Se aprobó también la apertura de un proceso político dirigido al establecimiento de un acuerdo-marco que preveía para Kosovo una autonomía o un autogobierno sustancial, teniendo en cuenta los Acuerdos de Rambouillet (1999) y el principio de soberanía e integridad territorial de Yugoslavia y de los otros países de la región. Además, en noviembre 2007 se cerraron las negociaciones Serbia-Kosovo para el reconociendo de un régimen amplio de autonomía para Kosovo dentro de la soberanía territorial de Serbia, a pesar del descontento de la provincia.

Por todo ello, desde la perspectiva jurídica, la declaración unilateral de independencia de Kosovo es contraria al Derecho internacional y al debido cumplimiento de la resolución 1244, tal y como sostienen Rusia y China. Sin embargo, desde una percepción política y más realista, como la de EE. UU. y algunos miembros de la Unión Europea, se entiende que se ponga el acento en que los kosovares de origen albanés no soportan vivir con los serbios, y se inclinen a ceder ante reivindicaciones secesionistas.

© 2008 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo