Universidad de Navarra -                                              

[Portada]

[Campus]

[Ciencia]

[Comunicación]

[Cultura]

[Economía]

[Educación]

[Medicina]

[Sociedad]

Otros servicios:

Otros artículos de opinión

Vida Universitaria:

Tablón de anuncios:
Cambios en el web, consultas, avisos puntuales.

Archivo:


¿Todavía no se ha suscrito?:

El nuevo terrorismo

Autora: Teresa Sádaba
Profesora de Instituciones Políticas
Universidad de Navarra
Fecha: 12 de septiembre de 2001
Publicado en: Deia
Diario de Noticias

Como comentaba un tertuliano en la radio, ni el guión más sensacionalista de Hollywood hubiera imaginado escenas como las que se vieron ayer (11 de septiembre de 2001) 9por la televisión.

Los símbolos del país más poderoso del mundo se desplomaron literalmente ante las miradas incrédulas de todos.

La envergadura de estas acciones terroristas se mide en el elevado número de víctimas - a estas horas todavía incalculable -y en las nuevas características que se presentan con estos ataques por sorpresa. Cortar las comunicaciones y desviar trayectorias, cambiar las rutas o bloquear los aeropuertos; las novedosas tácticas utilizadas dejan escaso margen de maniobra. No se puede hablar ahora de fallos en los sistemas de seguridad ni de falta de medidas de precaución; no hay negligencias donde encontrar el error.

Hasta el momento, cualquier acción terrorista se caracterizaba por la imprevisibilidad, por jugar con el efecto sorpresa y la repercusión mediática.

Las acciones de ayer nos dejaron nuevos factores a tener en cuenta a la hora de analizar las actuaciones políticas y de calibrar las respuestas de las que, sin duda, seremos testigos en los próximos días.

Como si de un nuevo caballo de Troya se tratara, los terroristas han desembarcado en territorio enemigo y no hay seguridad ni escudos que valgan ante un avión cargado de pasajeros que se estrella, a primera hora de la mañana, en la gran manzana.

La estrategia planteada con secuestros simultáneos de aviones civiles, dirigidos a objetivos públicos de interés político y económico, ha originado una brutalidad sin precedentes. Esto lleva a considerar si realmente estamos ante terroristas que actúan de modo independiente o se trata de un país que pretende poner en pie de guerra a su enemigo.

La búsqueda del culpable ha sido una de las incógnitas de la jornada. No sólo organizaciones integristas, también un país como Irak podría estar detrás de esta catástrofe. En cualquier caso, el presidente Bush aseguraba apesadumbrado que los causantes serían castigados, pero sin tener todavía un rostro sobre el que se anuncie la caza y captura y sobre el que recaigan todas las recompensas.

El estilo de Bush en la Casa Blanca no ha convencido a nadie y ahora se enfrenta a la prueba más dura que nunca se le haya podido presentar a un presidente norteamericano. Pese a las anteriores críticas vertidas sobre su forma de hacer política, seguramente, de ahora en adelante Bush contará con el necesario apoyo del Congreso para cualquier medida que estime oportuna.

No hay duda de que el 11 de septiembre marcará un antes y un después en la historia del mundo y en la del presidente Bush en particular.

También desde la perspectiva periodística quizá este sea uno de los momentos informativos más intensos y dramáticos, superando incluso a las veinticuatro horas en directo que se vivieron con la Guerra del Golfo. Los medios han desplegado una cobertura masiva de los hechos mezclada con información confusa y sin contrastrar, justificable de algún modo en una ocasión como la de ayer, que sin embargo ha permitido a los espectadores tener continuamente una imagen aproximada de lo que en Estados Unidos estaba ocurriendo.

Los próximos días se verá si este rigor informativo no decae en el sensacionalismo de las películas de acción. Al menos, como en éstas, esperamos que el protagonista sepa solucionar la trama con un final feliz.

Noticia en formato texto

Página principal[Sugerencias][Arriba]