Noticias© Comunicación Institucional, 12/03/2006

Universidad de Navarra

La responsabilidad política del botellón

Autor: Alejandro Navas
Profesor de Sociología
Universidad de Navarra

Fecha: 12 de marzo de 2006

Publicado en: La Razón (Madrid)

La competición de botellón anunciada para el día 17 de marzo preocupó a la ministra de Sanidad, no sólo por el daño a la salud que supone el abuso del alcohol, sino también porque haya jóvenes que necesiten consumirlo para divertirse.

Desde luego que la ministra hace bien en preocuparse. Al margen de la anécdota del componente competitivo, que por otra parte no debería sorprender pues entra de lleno en la lógica de la psicología juvenil, desde hace años notamos con preocupación la extensión del consumo de alcohol y de droga entre la juventud española. Madrid ya ha igualado a Londres en el dudoso mérito de ser considerada la capital europea de la cocaína. La edad de iniciación en el consumo de estas sustancias se adelanta sin parar, y las chicas igualan e incluso superan a los chicos en su adicción.

¿Qué nos dice esta realidad acerca de nuestra juventud y de la sociedad española en general? No es sencillo establecer causas y efectos y atribuir responsabilidades, pues el fenómeno es complejo y afecta a todos: padres, educadores, autoridades, medios de comunicación y anunciantes… Hay materia abundante para analizar y pensar, pero me llama la atención la ingenuidad -prefiero no pensar en cinismo- de la ministra cuando se extraña de que los jóvenes necesiten consumir alcohol para divertirse. Un gobierno y un partido que han favorecido desde hace decenios la 'marcha' y la 'movida' no pueden sorprenderse ahora de que los jóvenes hayan aprendido la lección y se apunten de forma masiva a las conductas de riesgo. Cuando el PSOE llegó al poder en 1982, promulgó la legislación relativa al tráfico y consumo de droga más 'liberal' de Europa. Tierno Galván alentó la movida madrileña de los ochenta y lo mismo ha hecho Clos ahora en Barcelona. El talante transgresor y emancipado ha formado parte de la idiosincrasia de la izquierda desde siempre. Como la condición humana es la que es, después del desmadre y los excesos esa misma izquierda tiene que pisar el freno e incluso intentar dar marcha atrás. El que siembra vientos no debe extrañarse de cosechar tempestades.

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo