Noticias© Comunicación Institucional, 11/04/2007

Universidad de Navarra

Pubertad precoz

Autora: Cristina Azcona
Clínica Universitaria
Universidad de Navarra

Fecha: 11 de abril de 2007

Publicado en: La Gaceta de los Negocios (Madrid)

La pubertad es el periodo de transición entre la infancia y la edad adulta durante el cual se desarrollan los caracteres sexuales secundarios y tiene lugar una aceleración del crecimiento (estirón puberal).

La incidencia de pubertad precoz se calcula en 1/5.000-1/10.000 recién nacidos vivos. Su frecuencia es mayor en niñas que en niños. Así mismo es mucho más frecuente que sea de causa desconocida en la niña y debida a un proceso orgánico en mas del 40% de los niños.

Los caracteres sexuales aparecen en la niña entre los 9-11 años, y el estirón puberal se da entre los 10-12 años. En los niños, la pubertad llega entre los 11-13 años, y el estirón puberal tiene lugar entre los 12-14 años. En las niñas, en cuanto aparece el botón mamario se va a producir la aceleración del crecimiento. Sin embargo, en los niños esto ocurre al final de su desarrollo puberal, es decir, cuando ya tienen completamente desarrollados todos sus caracteres sexuales secundarios.

La pubertad precoz se define como la aparición de caracteres sexuales secundarios (desarrollo de las mamas en las niñas y aumento del volumen testicular y del tamaño del pene, así como aparición de vello púbico y axilar) antes de los 8 años en la niña y de los 9 años en el niño. Si aparecen entre los 8 y 9 años se denomina pubertad adelantada, situación que constituye la parte inferior de la distribución normal.

En el desarrollo fisiológico en la niña suele aparecer en primer lugar, el botón mamario, en segundo lugar, el vello púbico (aunque en una de cada 6 niñas aparece este antes), en tercer lugar, el vello axilar y por último la regla. Sin embargo, este orden puede alterarse, sobre todo en los casos en que la pubertad precoz no depende de la secreción de hormonas hipofisarias, sino que se desencadena por la producción autónoma de estrógenos en el ovario.

Por otra parte, existen situaciones de pubertad precoz incompleta como son la adrenarquia prematura (aparición precoz y aislada de vello púbico), y la telarquia prematura (aparición precoz y aislada de mamas). Ambas entidades pueden evolucionar a formas de pubertad precoz completa. Y pueden asociar alteraciones en la sensibilidad a la insulina, hiperlipidemia, así como mayor incidencia de desarrollar un hiperandrogenismo ovárico que se puede manifestarse en la aparición de hirsutismo, acné y exceso de peso.

La pubertad precoz puede tener consecuencias psicológicas. A los niños y niñas les gusta seguir el ritmo de desarrollo de sus compañeros y compañeras de clase. Ésta puede ser una de las razones por las que es adecuado tratar una pubertad precoz.

Por tanto, en el tratamiento de la pubertad precoz hay que tener muy en cuenta las circunstancias psicológicas de los niños y niñas, así como su edad.

El tratamiento para la pubertad precoz consiste en la administración de unas inyecciones mensuales que frenan la secreción de hormonas sexuales. Hay que valorar si el tratamiento va a ser eficaz para mejorar la talla final de la niña, porque el problema que ocurre en la pubertad precoz es que, al adelantarse la edad ósea, la talla final puede quedar comprometida. En los últimos años se ha obtenido mayor información sobre el beneficio de este tratamiento y se ha observado que solamente en los casos en que aparece una pubertad en edades muy tempranas entre los 3, 5 ó 6 años es cuando el tratamiento es realmente beneficioso en cuanto a la mejora de la talla final. En la edad límite, entre 7 y 9 años, se ha comprobado que en la mayoría de los casos el tratamiento no mejora la talla final. En estos casos, no merecería la pena someter a estas niñas a tratamiento desde un punto de vista orgánico, pero habrá que considerar su capacidad para afrontar los cambios que acontecen en la pubertad en una edad no apropiada y por tanto será necesario la colaboración de psicólogos y de los padres para conocer ante que situación nos encontramos a la hora de decidir un tratamiento.

© 2007 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo