Noticias© Comunicación Institucional, 10/12/2005

Universidad de Navarra

La ONU ante la islamofobia

Autor: Iván Jiménez-Aybar
Instituto de Ciencias para la Familia
Universidad de Navarra

Fecha: 10 de diciembre de 2005

Publicado en: Heraldo de Aragón

"No conviene abusar del término 'islamofobia'". Así comencé mi intervención conclusiva en la reunión internacional de expertos convocados por la ONU para debatir sobre esta cuestión (15 en total, de todos los continentes), celebrada en Sevilla recientemente. Para apoyar tal afirmación, recurrí a un ejemplo que resultó bastante ilustrativo a todos mis colegas: con ocasión de la aprobación de la reforma del Código Civil español en materia de matrimonio y adopción de menores por personas del mismo sexo, se adjudicó tan alegre como injustamente el calificativo de 'homófobo' a muchos de los que osaron manifestarse en contra de aquélla, sin ni siquiera preguntar por qué se discrepaba. De igual modo, corremos un riesgo cierto de utilizar de modo indiscriminado este neologismo cual arma arrojadiza contra toda opinión crítica hacia la presencia de los musulmanes en Europa, sean cuales sean sus argumentos. Por consiguiente, conviene actuar con prudencia. Y, teniendo en cuenta que, como dice Aristóteles en su Ética a Nicómaco, "en términos generales, es prudente el hombre reflexivo", debemos reflexionar en profundidad sobre el concepto y alcance de esta palabra.

El término 'islamofobia' fue acuñado en los noventa para referirse a aquellas actitudes o hechos que denotan una hostilidad o aversión infundadas e irracionales hacia el Islam y los musulmanes. La ambigüedad de los términos empleados permite -incluso exige- aclarar o matizar su significado, caso por caso. Porque no cabe duda que las agresiones físicas y verbales a los musulmanes o la quema de mezquitas son actos 'islamófobos'. Sin embargo, existe otro tipo de actitudes o manifestaciones que no podemos en justicia calificar, sin más, de 'islamófobas'. Esto se ha hecho, por ejemplo, con los apoyos recibidos dentro y fuera de Francia a la conocida como 'Ley del velo'. Sin lugar a dudas, entre los ingredientes de esa norma que se vende a modo de panacea encontramos un alto componente de pretensión de control del desarrollo y la práctica del Islam en Francia (comenzando por la escuela pública); pero, ante todo, su ingrediente principal es una enorme dosis de laicidad mal entendida -o, mejor aún, laicismo- que relaciona la neutralidad estatal en lo que al culto se refiere con la desaparición de la religión del espacio público. Y, si a eso le añadimos componentes de miedo a lo desconocido, de discriminación racial y de temor hacia unos flujos migratorios descontrolados cuya integración es compleja (más todavía después de los recientes acontecimientos de Francia), tenemos como resultado el cóctel de la 'islamofobia', que conviene consumir en la dosis adecuada y en los momentos oportunos.

Aunque, sin lugar a dudas, el mejor modo de evitar su uso -correcto o incorrecto- es prevenir sus causas. El abanico es muy amplio: ignorancia, prejuicios, estereotipos negativos, racismo, el miedo que siembran gobernantes irresponsables, escritores e intelectuales varios, etc. Y, en mi opinión, el mejor modo de luchar contra todo ello es a través de la formación. Especialmente desde la escuela. Sólo a través de una educación que fomente el respeto hacia todas las culturas y religiones y el conocimiento de éstas conseguiremos que las nuevas generaciones no vean en 'el otro' a un desconocido, sino a un igual. En este sentido, considero errónea la política de prohibición de los símbolos religiosos en las escuelas públicas, tanto los 'estáticos' (crucifijos en las paredes) como los 'dinámicos' (pequeños crucifijos colgados en el cuello, el hiyab musulmán, etc.). Y, en consecuencia, no puedo sino aplaudir la reciente puesta en marcha de la enseñanza de la religión islámica en algunas comunidades autónomas como una oportunidad magnífica de normalizar la presencia de lo musulmán en la escuela española.

De la reunión de Sevilla surgirá un importante Informe sobre la situación de la 'islamofobia' en el mundo, que será presentado dentro de unos meses ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. La ONU, por tanto, afronta de modo decidido un problema que supone un pesado lastre para nuestra convivencia, tanto internacional como intercultural e interpersonal. Actuemos todos, por tanto, con prudencia y desde la reflexión, preocupándonos por nuestra formación y por la de nuestros hijos. De lo contrario, siempre nos quedará París...

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo