Noticias© Comunicación Institucional, 10/05/2006

Universidad de Navarra

La cirugía plástica, estética y reparadora en Navarra

Autor: Antonio Bazán
Clínica Universitaria
Universidad de Navarra

Fecha: 10 de mayo de 2006

Publicado en: Diario de Navarra

Popularmente, el término Cirugía Plástica supone, para muchos un sinónimo de Cirugía Estética. No les falta razón pero, sólo parcialmente. La Cirugía Plástica, Estética y Reparadora –que esta es su denominación oficial- es una especialidad médica peculiar: no está circunscrita a un área anatómica concreta, sino que actúa a lo largo de todo el cuerpo, y tiene una gran transversalidad, una estrecha colaboración con muchas otras especialidades médicas y quirúrgicas. En ella podemos distinguir dos facetas diferenciadas: la cirugía plástica-reparadora y la plástica-estética.

Sin embargo, ambas comparten las mismas técnicas, conocimientos y planteamientos, por lo que, realmente, no son sino perspectivas distintas de una misma realidad, de una misma especialidad, según sean las circunstancias del paciente y sus motivaciones para la cirugía. Sin duda la Cirugía Plástica es la única especialidad que, de una forma completa y oficial recoge y aúna los conocimientos y técnicas de cirugía estética. No existe por tanto la cirugía estética aislada, sino que existe la cirugía plástica y estética, especialidad regulada oficialmente por la vía MIR, con un programa formativo controlado seriamente y con una evaluación continua de los profesionales.

Si atendemos a la proporción entre el número de especialista en servicios hospitalarios y la población, lo cierto es que Navarra está especialmente bien dotada, comparativamente al conjunto de España. Por supuesto, siempre hacen falta más medios humanos y materiales para sacar adelante el creciente trabajo y para ofertar nuevas vías de tratamiento y más innovadores servicios que la sociedad nos demanda. A los departamentos en hospitales generales (Virgen del Camino y Clínica Universitaria) hay que sumar, además, los profesionales con práctica privada. Así pues, la realidad de especialidad en nuestra comunidad refleja diversidad en la oferta, alta cualificación de los profesionales y excelentes medios técnicos.

Existen casos de intrusismo, derivados sobre todo de la falta de correcta regulación y cierto vacío legal que la definitiva implantación del título actual está ayudando a corregir. Afortunadamente es la propia sociedad Navarra la que va seleccionando, gracias a una mayor y mejor información de la especialidad, de los profesionales acreditados, de los tratamientos ofertados, y de los centros sanitarios autorizados. Una de las áreas de mayor controversia es la liposucción, técnica “quirúrgica” (no “médica”) que como tal debe ser practicada por cirujanos y en lugares homologados para ello. Otro tema importante es el de los materiales de relleno inyectables pues, aún siendo una práctica muy habitual y, en general agradecida, nos consta se han utilizado incluso productos prohibidos, como la silicona líquida, colocados en ocasiones en lugares tan poco adecuados como peluquerías.

Por suerte estos son casos cada vez menos frecuentes, pues la sociedad se va concienciando de que es primordial visitar a un especialista cualificado y acreditado que, tras una valoración personalizada, dé tener una información completa y veraz de las alternativas terapéuticas para cada caso específico; y, en segundo lugar, exigir los medios humanos y técnicos necesarios para cada técnica –materiales, hospital, seguimiento, etc.-.

Con todo esto, la realidad es que el nivel de la Cirugía Plástica y Estética en Navarra es muy alto, así como el grado de satisfacción de los pacientes, como lo demuestra el hecho de la cada vez mayor demanda de servicios en nuestra especialidad. En el campo de la cirugía estética, y desde el punto de vista estadístico, Navarra no se diferencia de otras zonas en cuanto a la distribución de los pacientes por sexos y los tipos de cirugía solicitados: las mujeres siguen siendo mayoría en las consultas –entre un 75-80%-, aunque cada vez es mayor el número de varones. Entre las mujeres, las intervenciones más solicitadas son el aumento mamario, seguido de la liposucción y la rinoplastia, mientras que en el hombre destacan la rinoplastia, la blefaroplastia (párpados) y la liposucción o remodelado del contorno abdominal.

El perfil del paciente tipo de cirugía estética es el de un adulto joven o de mediana edad, sano, con un desenvolvimiento, social y profesional normal pero que presenta algún signo físico que resulta desproporcionado a su cuerpo, o que resalta objetivamente, endureciendo sus rasgos (por ejemplo, faciales), dando un aspecto más cansado o más desmejorado, rasgo que desearía corregir. Pero por lo general no buscan un cuerpo o una cara distintos, sino seguir siendo ellos mismos: y ese es el éxito de la cirugía estética.

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo