Noticias© Comunicación Institucional, 08/02/2006

Universidad de Navarra

Terapia alternativa contra la brucelosis

Autora: Concepción Lecároz Agara
Departamento de Microbiología
Universidad de Navarra

Fecha: 8 de febrero de 2006

Publicado en: El Mundo (Madrid)

Los antibióticos representan una de las armas más eficaces en nuestra lucha frente a los patógenos bacterianos. Sin embargo, a pesar de los numerosísimos compuestos químicos disponibles y utilizados en las últimas décadas (desde la penicilina, años 40), el tratamiento de algunas enfermedades bacterianas sigue siendo un problema. Así por ejemplo, la brucelosis humana, que afecta anualmente a unos 500.000 individuos, sigue siendo una de las principales zoonosis del planeta. Además, debido a su fácil transmisión y por su alta infectividad ha sido catalogada como arma biológica. Se trata de una zoonosis, ya que el hombre actúa como huésped accidental de la enfermedad por contacto directo con animales infectados (por inhalación o a través de heridas o abrasiones) o mediante la ingestión de productos lácteos contaminados. En España, la brucelosis humana es, junto con la tuberculosis y la meningitis meningocócica, una de las enfermedades bacterianas endémicas más frecuentes. Sus síntomas característicos son fiebre (generalmente intermitente, de ahí el nombre “fiebres recurrentes”, también conocida como “fiebres de Malta”), escalofríos, debilidad, dolor muscular, sudoración y cefaleas. Si la bacteria llega a circular en la sangre, se pueden ver afectados numerosos tejidos y órganos, como hígado, bazo, huesos, sistema genitourinario, sistema nervioso central, pulmón y corazón, comprometiendo incluso la vida del paciente.

A pesar de que presenta gran sensibilidad frente a la mayoría de los antibióticos, las tasas de recaída son muy altas dependiendo de las pautas antibióticas y, en cualquier caso, es necesaria la terapia combinada durante relativamente largos periodos de tiempo. Una de las razones principales de dichos fracasos es que Brucella es una bacteria que reside en el interior de las células del sistema inmune llamadas monocitos, lo que dificulta el acceso del antibiótico a la bacteria. La finalidad del estudio realizado en la Universidad de Navarra ha sido, precisamente, el desarrollo de una terapia alternativa que resulte más eficaz en la eliminación de la bacteria de animales infectados experimentalmente. Este trabajo, dirigido por Carlos Gamazo y María Blanco-Prieto, de los departamentos de Microbiología y Tecnología Farmacéutica, ha consistido en la vehiculización de un antibiótico, la gentamicina, en sistemas micro y nanoparticulados de liberación sostenida. La gentamicina, a pesar de ser muy eficaz frente al patógeno, presenta dificultades para acumularse en el interior de los monocitos (refugio de las brucelas). La microencapsulación de la gentamicina favorece su captación por parte de los monocitos, permitiendo alcanzar niveles terapéuticos tras un número reducido de dosis. Una vez optimizados estos sistemas particulados, el siguiente paso será, sin duda, su ensayo en el hombre.

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo