_
Noticias © Comunicación Institucional, 7/10/2004Universidad de Navarra
_
Portada  »  Noticias  »  Últimas noticias Versión para imprimir Versión Imprimir  |  Suscríbase  
La importancia de la destrucción selectiva de basuras celulares
Autora:María Iraburu Elizalde
Facultad de Ciencias
Universidad de Navarra
Fecha: 7 de octubre de 2004
Publicado en:  Diario de Navarra

Somos cada día más conscientes de que la recogida y destrucción selectiva de residuos contribuye al bien de la sociedad. También la célula, una sociedad en miniatura, tiene sus sistemas para detectar y destruir componentes dañinos o dañados. La Real Academia Sueca de las Ciencias ha concedido el premio Nobel de Química del año 2004 a tres investigadores que han descubierto uno de los sistemas más sofisticados de marcaje y destrucción de proteínas que poseen los seres vivos.

Los protagonistas

Los premiados son dos investigadores de nacionalidad israelí, Aaron Ciechanover de 57 años y Avram Hershko de 67 años, y un investigador estadounidense, Irwin Rose, de 78 años. Los tres trabajaron conjuntamente desde finales de los años 70 y sus descubrimientos más importantes los realizaron en varias estancias de investigación de los dos doctores israelíes en el laboratorio de Rose, que entonces trabajaba en Philadelphia. Entre los años 1980 y 1983 los investigadores y sus equipos fueron descubriendo paso a paso el mecanismo de marcaje y destrucción de proteínas denominado "proteolisis mediada por ubiquitinación".

La destrucción de proteínas más cara y eficaz

Las proteínas son componentes esenciales de los seres vivos con funciones tan diversas como el movimiento de nuestros músculos o llevar a cabo miles de reacciones celulares distintas. Además, muchas enfermedades son debidas a cambios en los niveles o la funcionalidad de determinadas proteínas, y esto ha potenciado el interés por conocer cómo se sintetizan, cómo funcionan correctamente y cómo se destruyen. Los tres galardonados dedicaron sus esfuerzos precisamente en este último punto: la destrucción de proteínas o proteolisis, centrando su investigación en un mecanismo peculiar, que sólo afecta a determinadas proteínas y que consume energía. Ahora sabemos que un 30% de las proteínas son destruidas por este procedimiento debido a que presentan algún tipo de defecto, de modo que la proteolisis por ubiquitinación tiene entre otras funciones la de ser un sistema de control de calidad de la célula.

La señal de muerte y el barril destructor

¿En qué consiste la proteolisis mediada por ubiquitinación? La ubiquitina es una pequeña molécula que puede unirse a proteínas "diana", que quedan así marcadas para su destrucción. Para que este marcaje sea posible es preciso que la ubiquitina se active previamente en un proceso que consume energía. Dicho de otro modo: la ubiquitina es una etiqueta de costosa obtención que marca a las proteínas para que sean posteriormente destruidas. El otro protagonista del proceso es el proteasoma, una gran molécula de forma cilíndrica que reconoce y une las proteínas ubiquitinizadas y las destruye en su interior consumiendo también energía. Antes de que esto tenga lugar, las unidades de ubiquitina se liberan para ser reutilizadas. Aunque costoso, este procedimiento es rápido y eficaz.

Sin duda el galardón otorgado a estos tres investigadores es bien merecido por la calidad de sus trabajos. Pero, además, en los últimos años se ha ido comprobando la importancia de esta vía: diversas enfermedades como la fibrosis quística son consecuencia de un fallo en la destrucción selectiva de proteínas. Y así lo que parecía un aspecto secundario de la biología de las proteínas se ha convertido en un paso clave para entender las enfermedades y diseñar terapias adecuadas. Una demostración de que la correcta eliminación de "residuos" es esencial para el funcionamiento del organismo.

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 |  noticias@unav.es
_