Noticias
Opciones
07/01/2009

Queridos Reyes Magos

Autor: Santiago Álvarez de Mon
Profesor del IESE
Universidad de Navarra

Fecha: 7 de enero de 2009

Publicado en: Expansión (Madrid)

Probablemente me he pasado pidiendo cosas, son días para soñar y dejar volar la imaginación. Aquí va mi lista.

1. Dicen los que saben que la crisis va a ser larga y profunda. Os pido un espíritu deportivo, animoso y optimista para hacerla frente, que no perdamos la esperanza, y que los llorones y los agoreros se declaren en huelga.


2.
Gobernar es escoger entre diversas opciones. Que los más pobres, débiles e indefensos ocupen un lugar privilegiado en la jerarquía de prioridades, en detrimento de los poderosos y los amiguetes.


3.
Que el 2009 sea declarado el año del talento apátrida y multirracial, que sea el criterio dominante para decidir, por encima de cuotas, modas, nepotismo e ideologías.


4.
Que tengamos el carácter para tomar las decisiones más justas, oportunas y necesarias, esquivando la demagogia, el cortoplacismo y la dictadura de las encuestas.


5.
Que la empresa se anime de verdad a ser la institución versátil que está llamada a ser –independiente, amable, eficiente, solidaria, divertida, rigurosa, apasionada, sana– superando una visión estrictamente economicista de la misma.


6.
Que la política recupere su noble condición, aquella por virtud de la cual el adversario no es el enemigo abatir y eliminar, sino el otro lado de mi propio rostro. Que las mentes más lucidas, serenas y honradas se consagren temporalmente a ella, en lugar de sortearla aprensivamente.


7.
Que tengamos líderes generadores de ilusión y energía, capaces de irradiar luz en la penumbra, gestores expertos de pensamientos y emociones elevados, con el arrojo suficiente para enfrentar al pueblo con los problemas, sin paños calientes ni mentiras electoralistas.


8.
Que los ciudadanos no nos echemos en el sofá esperando la llegada del maná salvador, siesta típica de sociedades infantiles, sino que nos demos cuenta de que somos parte del problema, por tanto, de la solución.


9.
Que se instale entre nosotros la cultura de la responsabilidad personal, que cada hombre y mujer se apropie de su destino ejerciendo su libertad interior, erradicando el hábito ñoño de la queja y de la excusa.


10.
Que los habitantes más afortunados de la aldea global entiendan que no puede haber paz mientras millones de personas viven en condiciones abyectas, atrapados entre el hambre y el analfabetismo.


11.
Que este viejo país, España, apoyándose en su inmensa riqueza y diversidad cultural, recupere su tronco común, aquel que nos cose misteriosamente. Y que desde su recobrada identidad, colabore en la revitalización de la ajada Europa.


12.
Que profesiones determinantes para el vigor de una sociedad –jueces, científicos, empresarios, médicos, ingenieros…– tengan el prestigio que se merecen, desplazando en los rankings de popularidad a los listillos y fulleros, tan representativos de estos pagos hispanos.


13.
Que tengamos el coraje e inteligencia para atacar la revolución pendiente de la educación, la única que va al meollo de la cuestión social. Que nos demos un exigente, meritocrático y estimulante sistema educativo, aquel que nos permita competir en la primera división internacional.


14.
Que en los medios de comunicación la búsqueda de la verdad sea el potente faro que ilumina a redacciones comprometidas, que la opinión parcial no prevalezca sobre la información objetiva, que el hecho desnudo sea tenido en cuenta antes de formular juicios de valor gratuitos.


15.
Que las buenas noticias gocen de más espacio y tiempo en los telediarios, no todo ha de ser carnaza para nuestros peores instintos. Que los que mandan descubran que la alegría, la bondad, la generosidad, también venden, que con el bien como producto alternativo las audiencias se pueden disparar.


16.
Que dentro de doce meses, por estas mismas fechas, todos seamos un poco más sabios y humildes, que con paciencia y sentido del humor hayamos aprendido las lecciones que la vida nos va a dictar magistralmente. A cambio de que seáis espléndidos, os prometo cumplir mi parte. Si no lo hago, el año que viene, carbón.

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto