Noticias© Comunicación Institucional, 06/11/2006

Universidad de Navarra

La aventura internacional de las cajas

Autora: Mª Amparo Salvador Armendáriz
Profesora de Derecho administrativo económico
Universidad de Navarra

Fecha: 6 de noviembre de 2006

Publicado en: Expansión (Madrid)

Las cajas de ahorro, al margen de ciertos intentos individuales más o menos exitosos, se encuentran ahora en plena aventura de abrir mercados en el exterior. Varias son las razones que explican este proceso de internacionalización.

De una parte, la intensa globalización económica está exigiendo a las empresas, incluidas las financieras, dotarse de una dimensión internacional, abrir nuevos mercados para, en definitiva, mejorar su posición competitiva.

Por otro lado las cajas de ahorro han de responder a las necesidades operativas de sus empresas participadas, muchas de las cuales realizan una parte importante de sus negocios en el exterior, así como a las demandas de sus clientes, que cada vez más operan en mercados internacionales. Unas y otros han actuado a modo de motor de las estrategias de expansión internacional de las cajas. Esta situación se constata si observamos en qué países o lugares se están abriendo oficinas: los países iberoamericanos, comunitarios, Marruecos o China.

Otro fenómeno que está impulsando esta política empresarial es el negocio de las remesas de los inmigrantes, que son clientes aquí susceptibles de serlo también en sus países de origen.

Las estrategias que están empleando las cajas en su aventura exterior son también diversas.

Una de las estrategias, la más problemática desde la perspectiva del Banco de España, ha sido la creación o participación accionarial en bancos locales. Esta ha sido la vía explorada -y ahora abandonada- por La Caixa en Brasil a través del Banco Itaú o en Francia a través de CaixaBank. Hace sólo unos meses la Caja de Ahorros del Mediterráneo intentó introducirse en Ecuador mediante la adquisición del 10% del Banco de Guayaquil, en una operación que fue paralizada por el Banco de España .

Por su parte, la firma de convenios con bancos o entidades financieras locales está siendo la vía más utilizada para introducirse en el negocio de las remesas, tanto en la modalidad de convenio bilateral como de acuerdos multilaterales, ya sea a través de la CECA o de plataformas de colaboración entre cajas, como es el caso de Viálogos.

En la actualidad, la apertura de oficinas de representación y de sucursales es la opción estratégica que más expectativas ofrece. En algunos casos esta vía cuenta incluso con el apoyo explícito de la comunidad autónoma de referencia. Es el caso, por ejemplo, del asesoramiento que el Consorcio de Promoción Comercial de Cataluña ha prestado a la apertura de la oficina de La Caixa en Pekín.

Además, la demanda de servicios financieros globales, adaptados a las necesidades de una realidad empresarial que mira a la exportación, ha exigido también a las Cajas de Ahorro establecer contactos con el sector asegurador internacional, especializado en la cobertura de riesgos en el exterior.

En este contexto, el Banco de España mira con recelo la expansión internacional de las Cajas de Ahorro. Incluso el presidente de la CECA ha pedido prudencia.

Las reservas que la autoridad supervisora plantea a la salida al exterior de las Cajas de Ahorro tienen, a mi juicio, el mismo origen que las que se apuntan con relación a sus inversiones empresariales. Tienen que ver con la estructura del pasivo de las cajas de ahorro, con sus recursos propios y, en definitiva, con el riesgo que ello pueda implicar para su solvencia. La particular forma de ser de las cajas, su sustrato fundacional, está condicionando la composición de su pasivo. El hecho de que las cajas de ahorro se resistan a emitir cuotas participativas como mecanismo de refuerzo de sus recursos propios no les está favoreciendo. En última instancia, esta situación tiene indudablemente efectos sobre la fortaleza del “músculo financiero” de estas entidades, imprescindible para afrontar proyectos de expansión internacional

Al margen de esta cuestión, cabe plantear si el marco jurídico característico de las Cajas de Ahorro, que determina la composición de sus órganos rectores -mediante la representación de los sectores implicados en su gestión-, no devendrá insuficiente cuando la actividad de estas entidades supere las fronteras nacionales y comience a sumar clientes extranjeros.

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo