Noticias: 06/03/04 [ © Comunicación Institucional, 2004 ]
Suscríbase a las noticias 
Francisco Iglesias González, catedrático de Empresa Informativa
Autor:Ángel Arrese
Vicedecano de la Facultad de Comunicación
Universidad de Navarra
Fecha: 6 de marzo de 2004
Publicado en:  Expansión (Madrid)

El profesor Francisco Iglesias González, catedrático de Empresa Informativa de la Universidad Complutense, falleció la noche del 3 de marzo en Madrid. Pionero, junto al profesor Alfonso Nieto, de los estudios de empresa informativa en España, Paco Iglesias -como era conocido por todos- dedicó su vida al trabajo universitario. Primero en la Universidad de Navarra y posteriormente en la Universidad Complutense de Madrid, su investigación y magisterio han sido apreciados por varias generaciones de periodistas, que siempre recordarán su honestidad intelectual, su amor por el trabajo bien hecho y por la verdad, y su profundo espíritu de servicio, asentado en hondas raíces cristianas.

Nacido en Betanzos (Galicia), en 1950, el profesor Iglesias se doctoró en la Universidad de Navarra en 1979 con una investigación sobre Prensa Española, empresa editora del diario ABC, con la que se convirtió en uno de los primeros doctores españoles en Ciencias de la Información. Desde entonces, su extensa obra científica hizo de él uno de los mejores conocedores de las empresas periodísticas en España, campo en el que además dirigió casi una veintena de tesis doctorales. Autor de obras fundamentales sobre el tema -entre ellas Empresa Informativa, junto al profesor Nieto-, en la actualidad seguía ilusionado con ambiciosos proyectos de investigación sobre algunas cuestiones centrales en los estudios de medios, como los principios editoriales de las empresas informativas. Pero esa pasión por la investigación nunca le alejó del verdadero disfrute que supone la relación cotidiana con alumnos, colegas y amigos, relación que cultivó con verdadera alegría y esmero. Sus colegas y discípulos podemos dar fe de los innumerables momentos deliciosos que pasamos a su lado.

No hace mucho, con motivo de un homenaje a un buen colega, el profesor Iglesias reconocía "la inmensa fortuna que tienen quienes se encuentran con un verdadero maestro universitario, de esos que dejan huella". Seguramente, en aquel momento, su sencillez y modestia no le podrían hacer pensar que meses después, tan pronto, muchos de quienes allí estábamos, hoy suscribiríamos esa frase; pero en esta ocasión refiriéndonos a él.

Versión para imprimir