Noticias© Comunicación Institucional, 05/06/2005

Universidad de Navarra

Desvelar, aclarar y apoyar la enfermedad de Alzheimer

Autor: José Manuel Martínez Lage
Profesor de Neurología
Universidad de Navarra

Fecha: 5 de junio de 2005

Publicado en: ABC (Madrid)

No he podido ver la intervención de Adolfo Suárez Illana en el programa televisivo en el que él, de acuerdo con su familia, ha compartido con la ciudadanía el desconsuelo de que su padre, mi admirado y preferido presidente de gobierno -una condición que no decae hasta la muerte- padece ya una demencia avanzada, posiblemente causada por la enfermedad de Alzheimer. Gran gesto, gran servicio a la sociedad. Mi más cordial felicitación a toda esa familia por esta solidaria, humana y servicial decisión que quedaría soberanamente coronada si donan el cerebro del padre para su estudio científico. Ha lanzado un reto importante para que otras ilustres familias españolas hagan lo propio si en su seno ocurre la misma pena. De ello depende -nada más y nada menos- que la lucha anti-Alzheimer en España cobre una necesaria y nueva dimensión sociosanitaria e investigadora.

Estoy viviendo, por razones que no vienen al caso, la cultura americana en torno al cáncer. Tiene un eslogan ('dígalo, combátalo y cúrelo') que hay que adaptar en nuestro medio también al Alzheimer. No se le puede llamar demencia senil porque tal cualificación es pura filfa. Ha de saberse que la certeza diagnóstica de esta afección, si se aplican todos los medios disponibles, es de un 95%. Hay que desterrar el nihilismo terapéutico frente a esta plaga. Ya hay medicamentos eficaces y cogniterapias que han de aplicarse.

¿Causó o influenció el Alzheimer del presidente la enfermedad de su mujer y de su hija? Sin la menor duda, sí. Entre depresión y demencia alzheimeriana hay una fuerte asociación sobre todo si ambas aparecen cercanas en el tiempo. Esta asociación es de doble dirección: desde la depresión a la demencia y desde el Alzheimer a la depresión.

Varias veces me han preguntado si yo cuidé al presidente. No tuve ese honor. Pero cuando le vi tan a menudo rezar fervorosamente en el oratorio de la Clínica Universitaria de Navarra, me sentí impelido a unirme a sus oraciones. No me pregunten el porqué.

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo