_
Noticias © Comunicación Institucional, 04/11/2004Universidad de Navarra
_
Portada  »  Noticias  »  Últimas noticias Versión para imprimir Versión Imprimir  |  Suscríbase  
Condena por no detectar malformaciones fetales
Autora:Isabel Coma
Facultad de Medicina
Universidad de Navarra
Fecha: 4 de noviembre de 2004
Publicado en:  Diario de Noticias (Pamplona)

Desde Diario Médico digital he hecho una búsqueda avanzada con todas las palabras del título de este artículo, ya que quería releer uno del día 27-10-04 y ante mi sorpresa el buscador me responde: "Se han encontrado 82.902 documento(s) con la(s) palabra(s): condena por no detectar malformaciones fetales". El que yo buscaba se titula: "Valencia pagará 704.404 euros por malformaciones de un feto no detectadas". Y continúa así: "La Consejería Valenciana de Sanidad deberá indemnizar a un matrimonio con 704.404 euros (ciento diecisiete millones de pesetas) por no detectar las graves malformaciones congénitas que sufría su hijo a consecuencia de un error al realizarle las ecografías y privarle de la posibilidad de abortar dentro del plazo legal".

Aunque algunas personas dicen que tienen su propia ética, todos estamos de acuerdo en los principios básicos, de los cuales el menos discutido es el respeto a la vida, que puede enunciarse como "no matar". Matar es un delito reconocido por todas las culturas de todos los tiempos. Debido al retroceso moral de la sociedad en la que vivimos, algunos delitos se han despenalizado, es decir: se ha dejado de tipificar como delito o falta una conducta anteriormente castigada por la legislación penal. No es que hace unos años fuese moralmente malo el aborto provocado y ahora se haya convertido en algo bueno. Lo que era malo antes sigue siéndolo ahora, pero ya no se penaliza. Se pretende con esto eliminar los abortos clandestinos para que solo haya abortos legales, con menos riesgo para la madre. Ahora probablemente mueren menos madres, pero están muriendo muchísimos más hijos, o sea que el número de muertes debidas al aborto es muy superior al de antes. En España se producen cada año cerca de 80.000 abortos legales, la mayoría por problemas psíquicos de la madre. Muchas más muertes que si unimos las del 11S, el 11M y la guerra de Irak. Algunos de los abortos provocados se deben a errores médicos al diagnosticar malformaciones fetales inexistentes. De esto no se enteran las madres que abortan, si no se les dice que el feto abortado era normal. Sí que se enteran las madres que no abortan, a pesar de las presiones que sufren por parte del personal sanitario cuando el médico detecta una malformación. Sé de unas cuantas que decidieron continuar el embarazo conociendo el diagnóstico de malformaciones fetales y luego su hijo nació completamente sano. Todos sabemos que la ecografía no es perfecta y el ecografista no siempre tiene una gran experiencia, por tanto es lógico que haya errores, como los hay en otros campos de la medicina. En otras especialidades las denuncias se hacen por no diagnosticar algo que se podía haber curado.

Lo que resulta dantesco es que nuestra sociedad no sólo permita que una madre mate a su hijo antes de nacer si se dan determinados supuestos, sino que esa madre sea indemnizada con una importante suma de dinero cuando un médico yerra en el diagnóstico de su hijo, no porque el error impida la curación, sino porque le impide matarlo en el plazo legal, es decir: dentro del primer trimestre del embarazo. Este plazo es tan arbitrario como si se decide que el aborto sea legal en los primeros 15 días o hasta el día anterior al parto, puesto que no hay un momento determinado que marque una diferencia esencial entre las etapas del desarrollo del ser humano, desde la fecundación hasta los 120 años que algunos llegan a vivir.

En la época de Hitler no había ecografía, por tanto no se podía diagnosticar ninguna malformación en el primer trimestre del embarazo. Cuando el niño nacía se le dejaba vivir si estaba sano y se le mataba si tenía malformaciones. Pienso que nadie aprueba esta conducta y no se puede poner de ejemplo. Sin embargo, resulta menos irracional que matar ante un diagnóstico que puede ser erróneo. No era necesario tener un presupuesto en Sanidad para financiar con el dinero de todos la matanza de miles de inocentes, y nadie pedía indemnizaciones porque no había errores. ¿Qué quiero decir con esto? Que aunque se hable del derecho a la "interrupción voluntaria del embarazo" como si se tratase de una conquista social y un progreso, el disparate que se está cometiendo es peor que el de la época nazi.

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 |  noticias@unav.es
_