Noticias© Comunicación Institucional, 04/10/2006

Universidad de Navarra

El corsé del igualitarismo

Autor: Rafael Domingo
Catedrático de Derecho Romano
Universidad de Navarra

Fecha: 4 de octubre de 2006

Publicado en: La Gaceta de los Negocios (Madrid)

La apertura de un colegio concertado de educación diferenciada en el nuevo barrio de Las Tablas de Madrid ha vuelto a remover las aguas políticas. Ciertos actores sociales —que pretenden construir un “consenso uniforme”, por demás absurdo— se rasgan hipócritamente las vestiduras ante una cuestión zanjada por el Tribunal Supremo, antes del estío.

En efecto, en sentencia de 26 de junio de 2006, el más alto tribunal español desestimó el recurso promovido por UGT-FETE Asturias fallando que la llamada educación diferenciada —que respeta las singularidades de cada sexo— no es discriminatoria y, por tanto, puede contar con financiación pública. El Tribunal Supremo señaló que este tipo de enseñanza nada tiene que ver con la discriminación por razón de sexo. La resolución judicial ampara el derecho de los padres a la educación de sus hijos y apuesta por un ordenamiento jurídico flexible, abierto a distintos modelos educativos en régimen de igualdad.

Sorprende que una España, tan moderna en algunos aspectos, se haya quedado rezagada en materia educativa, quizás a causa de la excesiva politización del discurso social. Desechar a priori, por prejuicios sexistas, importantes investigaciones que sostienen las bondades de la educación diferenciada revela la carga ideológica que se esconde tras este intento de anular cualquier modelo educativo que se oponga a los designios gubernamentales. No seré yo quien diga cuál sea el mejor sistema de los muchos posibles. Soy hijo —o producto, quien sabe— de la educación privada y pública, de la enseñanza mixta y diferenciada. De todos ellos —lo digo sinceramente—, me he beneficiado. Por eso, me resulta chocante el estéril y artificial enfrentamiento que padecemos, en el que veo más una amenaza a la libertad que una cuestión de igualdad.

Una democracia madura no puede, no debe, permitir imposiciones partidistas ante cuestiones abiertas al debate científico. Nada más contrario a la educación que la ideología, que no forma, más bien deforma. La libertad, pilar de nuestra democracia, también ha de serlo de la educación.

No nos engañemos: el nivel educativo de España es bajo, impropio de una cultura ancestral como la nuestra. Apostar por la educación es apostar por la persona, instruirla (educare), sacando de ella (educere) todo lo que puede dar a la sociedad. Para ello, es necesario tener en cuenta la edad, el sexo, el ambiente, las aptitudes, las carencias, sin ceder a determinismos o distorsiones. Cada persona tiene su momento en la vida. La autoridad en estas cuestiones corresponde a los educadores y pedagogos. No compete, por tanto, a la potestad de los políticos imponer arbitrariamente un modelo determinado o descalificar opciones avaladas por la ciencia. Simplificar la enorme riqueza que una nueva generación multicultural nos brinda —signo visible de la España del siglo XXI— implica negar la existencia de los diversos derroteros que nos ofrece la pedagogía más avanzada.

Los magistrados, más prudentes que los políticos, nos advierten del peligro de encorsetar la Constitución forzándola a imponer manu militari un modelo educativo delineado, no en laboratorios académicos y centros docentes, sino en cenáculos políticos. En éstos, se forja el igualitarismo ramplón, remoto pariente de la igualdad. Allí donde ésta busca armonía y pluralidad, aquél pretende la instauración de una república de autómatas que vindique el prurito de la uniformidad. Seamos realistas: a la excelencia educativa se llega por distintos caminos. Uno de ellos, tan válido como cualquier otro, es el que nos ofrece el colegio de Las Tablas, digno representante de la España plural que todos deseamos construir. ¡Bienvenida sea, pues, esta gesta educativa cobijada por el oso y el madroño!

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo