Noticias
Opciones

Un estudio revela que la dieta tradicional mediterránea protege frente a la diabetes

Autora: Maira Bes Rastrollo
Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública
Universidad de Navarra

Fecha: 4 de junio de 2008

Publicado en: El Mundo (Madrid)

De forma global, una de cada 20 personas padece diabetes. Se estima que para el año 2030 los niveles de esta enfermedad alcanzarán cifras pandémicas, convirtiéndose en una epidemia de carácter mundial.

La diabetes mellitus es la enfermedad endocrina más frecuente. La de tipo 2 está causada por la resistencia a la hormona insulina y presenta un gran impacto sobre la salud de la población por acarrear graves complicaciones médicas. En los países desarrollados es la principal causa de insuficiencia renal, de amputaciones no traumáticas de piernas y pies y de ceguera.

Este estudio del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, publicado en la prestigiosa revista científica British Medical Journal, concluye que las personas que basan su alimentación en la dieta mediterránea tradicional -rica en aceite de oliva, frutas, frutos secos, verduras, legumbres y pescado, y baja en carne, alcohol y productos lácteos- presentan menos posibilidades de padecer diabetes tipo 2. El riesgo de padecer esta enfermedad se redujo en un 83% para quienes mejor seguían este patrón alimentario.

Estos hallazgos se han basado en el proyecto de la cohorte SUN (Seguimiento Universidad de Navarra), cuyo objetivo ha sido valorar de forma repetida cada dos años los hábitos alimentarios, el estilo de vida y la salud de más de 13.000 voluntarios españoles con estudios universitarios seguidos durante una media de más de cuatro años.

Sorprendentemente, quienes mejor seguían el patrón alimentario mediterráneo clásico poseían de antemano más factores de riesgo de sufrir diabetes, como edad avanzada o antecedentes familiares de diabetes, y entre ellos había más ex fumadores. A pesar de que por estos motivos tenían más predisposición a padecer diabetes, finalmente la desarrollaron con menor frecuencia, lo que sugiere que el patrón alimentario proporciona una protección sustancial.

Es sabido que el incremento del ejercicio físico y la pérdida de peso disminuyen la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2. De la misma forma, estudios previos han demostrado el papel protector de este patrón alimentario frente a las enfermedades cardiovasculares, pero se conocía muy poco sobre el papel protector de la dieta tradicional mediterránea en la prevención de la diabetes.

A partir de los resultados hallados disponemos de una razón más para potenciar entre la población el patrón alimentario mediterráneo tradicional de nuestros abuelos para lograr la modificación del comportamiento en la alimentación. Al fin y al cabo, constituye un proceso voluntario, educable y muy influenciable por factores sociales, económicos y culturales, para evitar que la diabetes nos deje un sabor agridulce que nos impida disfrutar de una mejor salud y calidad de vida.

Noticia relacionada

La dieta mediterránea reduce un 83% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según un estudio de la Universidad de Navarra

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto