Noticias
Opciones
02/08/2009

Una nueva encíclica

Autor: Josep Ignasi Saranyana
Facultad de Teología
Universidad de Navarra

Fecha: 2 de agosto de 2009

Publicado en: La Vanguardia (Barcelona)

Benedicto XVI acaba de publicar su tercera encíclica, dedicada a la cuestión social. En ella, el Papa recuerda, ante todo, que la práctica de la caridad, o sea, la atención amorosa a las necesidades del prójimo constituye la síntesis de toda ley, como se lee en el Nuevo Testamento. Y sienta además una afirmación poco habitual en la doctrina social de la Iglesia: que tanto en las micro-relaciones (familia, vecindad, ciudad) como en las macro-relaciones internacionales se cumple el aserto de que «sin verdad, la caridad cae en mero sentimentalismo», porque entonces «el amor se convierte en un envoltorio vacío que se rellena arbitrariamente».

Esto se comprueba especialmente cuando se argumenta a partir de casos extremos y raros. Hemos conocido, por ejemplo, muchos eslóganes propagandísticos en los últimos tiempos para justificar el divorcio, el aborto procurado o los llamados nuevos modelos de familia, sobre la base de casos límite. A partir de esas situaciones inusuales y extravagantes, no cabe elaborar una ley general; más bien se puede concluir cualquier cosa, en un sentido u otro. La apelación al sentimentalismo es un recurso dialéctico fácil, que manejado con habilidad permite formular falacias, como engañar a los africanos diciéndoles que el condón es la panacea para erradicar el SIDA. ¡Qué difícil, a veces, distinguir entre los grandes estadistas y los pequeños políticos; entre el periodismo veraz y auténtico, y el manipulador!

¡Cuidado!, advierte el Papa, pues la acrítica aceptación de argumentos sofísticos, tantas veces contra el más elemental sentido común, es síntoma de decadencia (¿habrá que recordar a Aristóteles polemizando con los sofistas?). Por eso, el Pontífice llama a la racionalidad, a la búsqueda de la verdad, también en las relaciones internacionales; a la persecución de un «desarrollo humano integral», que obviamente desborda las meras actuaciones socioeconómicas y exige planteamientos más ambiciosos.

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto