Noticias© Comunicación Institucional, 01/12/2006

Universidad de Navarra

Día mundial contra el sida y seguimos igual

Autor: Jokin de Irala
Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública
Universidad de Navarra

Fecha: 1 de diciembre de 2006

Publicado en: Diario de Navarra

Ya se ha publicado el habitual informe ONUSIDA con datos sobre la pandemia de sida en 2006. El número total de casos nuevos ha pasado de 3,9 millones en el 2004 a 4,3 millones en el 2006. La epidemia sigue avanzando, a pesar de que en 2005 se han superado los 612 millones de preservativos exportados por EEUU a África, Asia y América. Después de 25 años de epidemia, no hay a fecha de hoy ningún país que haya logrado frenar la epidemia por transmisión sexual de sida con políticas centradas en la promoción poblacional e indiscriminada del preservativo. Sin embargo, países como Tailandia, Camboya, Uganda, Kenya o Zimbabwe, que han conseguido retrasar la edad de inicio de relaciones sexuales e incrementar la monogamia mutua, sí han logrado frenar el sida.

Las campañas que promueven de manera indiscriminada el preservativo pueden provocar el fenómeno de “compensación de riesgo”. La sensación de estar totalmente protegidos por los preservativos puede incitar a muchos a tener relaciones sexuales en cualquier situación de edad y riesgo. Esto ya ha ocurrido en algunos lugares donde dichas campañas han aumentado el uso de preservativos pero también la multiplicidad arriesgada de parejas sexuales y han frenado la reducción del número de parejas esporádicas fuera de la pareja habitual. Al final, el riesgo real supera el efecto beneficioso teóricamente asociado al preservativo, ya que el preservativo reduce pero nunca elimina la probabilidad de contagio. Igualmente, una campaña de prevención puede hacer más daño que bien si hace que los jóvenes elijan tener relaciones sexuales en vez de no tenerlas, aunque usen preservativos, porque pasarían de una situación de “evitación del riesgo” con riesgo cero, a una situación de “reducción del riesgo” donde el riesgo de contraer el sida es mayor.

Un ejemplo paradigmatico de la confusión que se crea en los jóvenes con los mensajes sobre "sexo seguro" lo constituye el caso del virus del papiloma humano (VPH), otro virus que, como el del sida, se transmite por las relaciones sexuales. El VPH es poco conocido, sin embargo, más del 10% de las mujeres del mundo están infectadas por él (es más frecuente por tanto que el sida) y es el causante del cáncer de cuello de utero, que mata a más de 250.000 mujeres jóvenes cada año. Pues bien, en un reciente trabajo publicado en la revista The New England Journal of Medicine se afirma de manera confusa que “el uso consistente de preservativos protege sustancialmente de la infección por el VPH”. Dicha afirmación se basa en que la probabilidad de infección en un año entre quienes no usaban el preservativo era del 89,3% mientras que dicha probabilidad bajaba al 37,8% entre quienes usaron preservativos en el 100% de sus relaciones sexuales ¿Es suficiente la interpretación anterior de eficacia? ¿Es lo que diríamos a nuestras hijas ante estos datos? Habría que informar que el preservativo reduce sustancialmente el riesgo de infección pero a la vez habría que afirmar que no es eficaz para evitar la infección por VPH puesto que un 37% de los usuarios acabarían infectándose de todos modos y esta proporción es un problema de Salud Pública que nadie debería despreciar.

Pero la negación de estos hechos científicos sigue vigente por razones ideológicas y comerciales. Según datos del Instituto Nacional de Estadística solamente un 45,1% de la población española sabe que tener pocas parejas es una medida eficaz para prevenir el sida. No parece interesar a nadie corregir el desconocimiento de nuestra sociedad. En nuestro país se ofrece el mismo mensaje a la persona que se dedica al comercio del sexo que al niño de 13 años que aun no ha tenido relaciones sexuales. Se les dice a ambos que deben utilizar preservativos. Se ignoran así las medidas de evitación del riesgo que hubiesen salvado 6 millones de vidas en 2005 de haberse extendido en otros países y que benefician a la mayoría de la población. Por el contrario, se centran en medidas de reducción del riesgo que benefician a menos personas.

El sida aumenta y parece que aquí se sigue con los prejuicios habituales hacia ciertos mensajes de Salud Pública que beneficiarían a más gente.

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo