Noticias: [ © Dirección de Comunicación , 2002 ]
Suscríbase a las noticias 
Una investigación de la Universidad de Navarra detecta muchas dificultades en la atención educativa a los superdotados
- Según Rosa Fernández, "los profesores tienen una visión idealizada de estos alumnos"
Rosa Fernández es la autora de la tesis "Valoración de los conocimientos, las creencias y las necesidades del profesorado respecto a la superdotación".

Manuel Castells

Una investigación de la Universidad de Navarra destaca que "la atención a los alumnos superdotados dentro del aula ordinaria encuentra numerosos problemas y dificultades". Rosa Fernández es la autora de esta tesis, que lleva por título "Valoración de los conocimientos, las creencias y las necesidades del profesorado respecto a la superdotación". En el estudio, financiado por el departamento de Educación del Gobierno de Navarra, participaron 307 docentes de primaria y secundaria de Pamplona durante el curso 1999-2000.

Según Rosa Fernández, "la escasa provisión de recursos humanos y materiales para estos alumnos, la rigidez con que se han establecido los periodos para flexibilizar su escolarización unida a la lentitud con que se lleva a cabo esta medida, y por último, la escasa formación pedagógica que reciben los maestros y licenciados sobre este tema, hacen que la atención a superdotados siga siendo hoy en día deficiente".

A su juicio, los docentes comparten una visión idealizada de estos alumnos, sobre todo en lo que hace referencia a su alto rendimiento. De este modo, "la existencia de niños superdotados con problemas de conducta o de adaptación, con bajo rendimiento e incluso fracaso escolar no se corresponde con la imagen teórica que el profesorado tiene", afirma.

2,28% de escolares superdotados en Navarra

Por otro lado, el estudio sostiene que "los profesores sobrestiman su capacidad para identificar a los superdotados". Como la autora explica, "teniendo en cuenta que en la Comunidad foral se calcula que existen 1.826 alumnos con un Cociente Intelectual (CI) superior a 130 (un 2,28% de la población escolarizada), llama la atención que en el curso 2000-01 tan sólo se diagnosticaron 34 superdotados".

Para Rosa Fernández, una mayor formación y colaboración entre docentes y especialistas podría ayudar a mejorar este tipo de educación. Y subraya el hecho de que este problema no aparezca o se trate de modo insuficiente en los planes de estudio que hoy cursan los futuros docentes: "Resulta significativo que un 72% del profesorado de Primaria y un 87% de Secundaria opina que necesita una mayor preparación pedagógica para atender a estos alumnos".

Por eso, cree necesario revisar los planes de estudio que se ofrecen a través del Certificado de Aptitud Pedagógica o del Curso de Cualificación Pedagógica. Además, propone diseñar cursos, asignaturas, seminarios específicos y de carácter teórico-práctico, centrados en este tema, así como involucrar a los profesores en experiencias educativas relacionadas con la atención a la diversidad, que también tengan en cuenta la problemática del niño superdotado.

Versión para imprimir