Universidad de Navarra -                                              

[Portada]

[Campus]

[Ciencia]

[Comunicación]

[Cultura]

[Economía]

[Educación]

[Medicina]

[Sociedad]

Otros servicios:

Agenda:
congresos, seminarios y reuniones científicas de la Universidad.

Vida Universitaria:
los acontecimientos semanales de la Universidad.

Novedades:
las últimas páginas incluidas en nuestro servidor.

Archivo:


¿Todavía no se ha suscrito?:

[Noticias de la Universidad de Navarra]

El primer director de Arquitectura de la Universidad de Navarra se despide con una lección magistral

- Discípulos, amigos y alumnos, en el homenaje al catedrático Ignacio Araujo


Ignacio Araujo ha intervenido en la construcción de
más de 1.400 viviendas en Pamplona y Navarra

En 1964 comenzó a dirigir la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA) de la Universidad de Navarra y desde entonces han pasado por sus clases la gran mayoría de arquitectos que ejerce actualmente en la Comunidad Foral. No obstante, casi cuarenta años después, Ignacio Araujo recuerda con gusto "los años en los que sólo estábamos colegiados doce arquitectos en Navarra. La cantidad de trabajo era enorme".

Desde entonces, ha intervenido en la construcción de más de 1.400 viviendas en Pamplona y Navarra y de edificios destacados, especialmente en el ámbito universitario (Biblioteca de la Universidad de Navarra, Clínica Universitaria, Colegio Mayor Aralar,...). En 1970 pasó a ser director de Estudios de la ETSA y subdirector entre 1975-1989. Desde 1956 es miembro del C.O.A. Vasco-Navarro.

Para poner en marcha la Escuela de Arquitectura en Pamplona, el profesor Ignacio Araujo aprovechó la experiencia ya existente en las escuelas de Madrid, Barcelona y Sevilla, las únicas existentes en aquellos años, "aunque adaptamos unos enfoques pedagógicos más modernos".

"Con el paso de los años la Escuela se ha asentado gracias a la unidad entre los profesores y con la puesta en marcha de nuevos enfoques y nuevos proyectos". Para ello, el profesor Araujo ha remarcado la importancia de haberse apoyado siempre en las nuevas generaciones: "Hacer hacer, dar que hacer y dejar hacer, esas han sido las claves. Dejo la Escuela con mi corazón dentro, después de haber abierto cauce para que sigan otros. Esa es ahora mi ilusión".

Libertad y creatividad

El catedrático de la asignatura de Proyectos ha encauzado la creatividad de centenares de estudiantes de Arquitectura, respetando especialmente la manera de ser de cada uno de ellos: "Con la enseñanza, no hemos buscado hacer un tipo de arquitecto, sino hombres y mujeres arquitectos. He procurado ayudar a los alumnos a desarrollar su personalidad. Cada uno debe aprender a explotar su manera de ser. El creativo, el racional o el sentimental deben conocer lo esencial de sí mismos -'limitarse para ser fuertes y para saber', decía Goethe- y emplearse a fondo".

El profesor ha reconocido que el gusto por la proporcionalidad y la luz define su obra arquitectónica: "Me encanta el mundo de la proporción, del análisis geométrico. Además, abundo en el estudio de la luz, porque sirve para crear ámbitos, espacios de vida. La luz posee una enorme capacidad transformadora de las formas". Sobre estas inquietudes ha escrito Ignacio Araujo algunos libros como: 'Lecciones de análisis de Formas', 'La forma arquitectónica', 'Cuestiones de pedagogía arquitectónica' o 'El arquitecto y el dibujo en el proceso del proyecto'.

En su lección magistral, leída hoy en el Aula Magna del edificio de Arquitectura de la Universidad de Navarra, ha animado a los alumnos a servirse de este arte para "ser más y no para tener más. Esta actitud supone trabajar con amplitud de miras, atendiendo en nuestra profesión desde los valores más materiales a los más trascendentes. Todo ello se traduce en una actitud de servicio para dar la respuesta adecuada -cada uno la suya, con libertad de criterios- a los problemas que se nos presentan".

Noticia en formato texto

Página principal [Sugerencias] [Arriba]