Noticias:
Suscríbase a las noticias 

"La personalidad y la obra de Cela dejaron indiferentes a muy pocas personas"

- Según Carlos Mata, profesor de Literatura de la Universidad de Navarra, se puede considerar al literato fallecido como "novelista de variados registros"
El profesor Mata consideró a Camilo José Cela como "una de las grandes figuras de la literatura española del siglo XX y un clásico de las letras hispánicas".

Manuel Castells

"Cela ha sido novelista de muy variados registros, poco amigo de seguir una línea única. Por eso optó siempre por la indagación y la búsqueda de nuevas formas narrativas, incluso experimentalistas, como en San Camilo 1936 o Cristo versus Arizona. Es, sin duda alguna, un escritor cuya obra -y cuya personalidad- ha generado opiniones contrapuestas, y que sólo a muy pocos puede dejar indiferentes". Así lo manifestó Carlos Mata, profesor de Literatura Hispánica de la Universidad de Navarra, a raíz de la muerte del literato.

Según este experto, "la calidad de sus escritos se vio confirmada en 1989 con la concesión del Premio Nobel de Literatura, al que hay que sumar otros importantes galardones como el Premio Planeta (1994) y el Premio Cervantes (1995)".

'La familia de Pascual Duarte' inaugura la narrativa española de posguerra

El profesor Mata consideró a Camilo José Cela como "una de las grandes figuras de la literatura española del siglo XX y un clásico de las letras hispánicas. La crítica afirma que su primera novela, La familia de Pascual Duarte (1942), escrita a los veintiséis años, inaugura la narrativa española de posguerra. Es un libro de hondo pesimismo, que se detiene en los aspectos crueles y amargos de la existencia del protagonista".

"Por esta razón -continuó- fue catalogada como novela tremendista, esto es, novela que gusta de presentarnos una vida desquiciada y violenta, sin ocultar ciertos hechos desagradables o incluso repulsivos. Tres este sonoro éxito publicó dos nuevos títulos, Pabellón de reposo (1943) y Nuevas andanzas y desventuras de Lazarillo de Tormes (1944)".

Respecto a otra de las novelas más exitosas de Cela, La colmena (1951), el profesor de la Universidad de Navarra explicó que "al no superar los problemas de la censura española, hubo de publicarse en Buenos Aires. Con técnica pretendidamente realista y objetiva, el autor nos mostró en ella 'un trozo de la vida' madrileña de posguerra, 'trozo' organizado por medio de secuencias independientes (como las celdas de una colmena), y que cobran vida gracias a un nutrido grupo de personajes que actúan a modo de protagonista colectivo. Al autor le siguen interesando, en esta obra, ciertos rasgos de la dureza de la vida: el hambre, el miedo, la anulación sexual".

Versión para imprimir