Noticias
Opciones
13/05/2009

Un estudio de las universidades de Navarra y Harvard demuestra que el consumo de frutos secos no se asocia con mayor ganancia de peso

Los resultados de la investigación se han publicado en la revista estadounidense 'American Journal of Clinical Nutrition'

Un estudio de las universidades de Navarra y Harvard demuestra que el consumo de frutos secos no se asocia con mayor ganancia de peso

Los investigadores Maira Bes Rastrollo
Foto: Manuel Castells

Un estudio realizado de forma conjunta por la Universidad de Navarra y la Universidad de Harvard ha confirmado que el consumo de frutos secos no está asociado con una mayor ganancia de peso.

Así se ha demostrado mediante el seguimiento a 51.188 enfermeras americanas realizado durante ocho años (Nurses’ Health Study II). Las voluntarias tenían edades comprendidas entre los 20 y los 45 años. “A pesar de que normalmente el peso corporal de las mujeres aumenta -explica Maira Bes Rastrollo, primera autora del estudio- se observó que aquellas que consumían frutos secos dos o más veces por la semana mostraban una ganancia inferior respecto a las que no lo hacían”.

Según la especialista del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina, ya se sabía que la ingesta frecuente de frutos secos está asociada a un menor riesgo cardiovascular: “No obstante, el hecho de que los frutos secos sean altamente energéticos provoca cierta reticencia en los profesionales sanitarios, quienes en ocasiones no promocionan su consumo por temor a que induzcan ganancia de peso y obesidad”.

Asimismo, los resultados de la investigación concuerdan con los hallados antes en el proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra), realizado con una muestra o cohorte mediterránea y publicados en la revista Obesity.

Aperitivo perfecto: 25 gr. de frutos secos

Maira Bes Rastrollo explica que los frutos secos son ricos en proteínas y fibra. También disminuyen la sensación de hambre, a la par que aumenta la termogénesis y la energía gastada en reposo. “Además -añade-, su grasa es sobre todo insaturada, de modo que parece no influir tanto en el riesgo de obesidad. Sin embargo, si los frutos secos no se mastican bien, como sucede con frecuencia, no se absorbe toda la energía que pueden proporcionar”.

Por ello la investigación indica que este alimento no debe añadirse tanto como un extra en la dieta, pues incrementaría la ingesta total de calorías, sino como un sustitutivo de productos con un mal perfil nutricional, del tipo de la bollería industrial o las patatas fritas. “Una ración de unos 25 gramos -sólo un puñado, no más- constituye un aperitivo muy saludable”, subraya la especialista.

El proyecto, fruto de la colaboración entre las dos universidades, se ha publicado en la revista científica American Journal of Clinical Nutrition. En él ha participado también el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública del centro académico Miguel Ángel Martínez González.

Reportaje sobre la investigación en 98.3 Radio

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto