Noticias
Opciones
11/02/2009

El responsable de Investigación de la Comisión Europea asegura que invertir en ciencia y tecnología es “imprescindible para salir de la crisis”

José Manuel Silva afirma en la Universidad de Navarra que Bruselas mantiene su objetivo de dedicar un 3% del PIB a estas partidas

José Manuel Silva, responsable de Investigación en la Comisión Europea, en la Universidad de Navarra

José Manuel Silva.
Foto: Manuel Castells

“La inversión en ciencia y tecnología resulta imprescindible para superar la actual crisis económica. Además, será la línea de actuación que marcará la diferencia entre unos Estados y otros cuando se superen las dificultades”. Así lo aseguró José Manuel Silva, director general de Investigación de la Comisión Europea, durante su visita al Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra (CIMA).

Según el directivo, la Unión Europea mantiene su previsión de dedicar un 3% del PIB a esta partida, y que el 2% provenga del sector privado. Sin embargo, también reconoció que la coyuntura económica hará difícil el cumplimiento de este objetivo. Asimismo, definió como prioritario el fortalecimiento del triángulo que forman universidad, empresas y centros de investigación, para potenciar la transferencia de conocimientos y multiplicar las aplicaciones prácticas que podrían llegar a los ciudadanos.

En este sentido, José Manuel Silva advirtió de que en la UE la ciencia y la tecnología no cuentan con el mismo apoyo económico por parte de la empresa privada que en EE. UU. o Japón: “A pesar de los incentivos fiscales que existen en Europa, estamos lejos de estos países en la dedicación de entidades privadas a I+D+I. Es necesario pensar en un sistema nuevo que nos permita impulsar proyectos tan prometedores como el reactor ITER; o políticas como la del 20-20-20, para empujar a las empresas a que en 2020 el 20% de la energía proceda de fuentes renovables con un rendimiento energético un 20% superior”.

Programas consensuados y duraderos

En opinión del máximo dirigente en materia de ciencia y tecnología en la UE, resulta difícil que Europa adopte el modelo de financiación de EE. UU., ya que los 27 Estados miembros siguen políticas diferentes. “Por este motivo -afirmó- debemos llegar a un gran consenso sobre programas de larga duración, y no cambiar de línea cada tres años. Ésta, además, es la única forma de pedir a la sociedad que haga el esfuerzo necesario en innovación y desarrollo”.

Así explicó que el actual Programa Marco, el séptimo aprobado, tiene una vocación más duradera que los anteriores. “También pretende fomentar entre los países la competitividad en ciencia básica; idear grandes proyectos conjuntos gestionados por los propios centros de investigación, y mejorar las relaciones internacionales para fortalecer la capacidad de negociación de la Unión fuera de sus fronteras”, añadió.

Finalmente, José Manuel Silva definió al CIMA de la Universidad de Navarra como “un buen ejemplo de un patronato de empresas que se comprometen a impulsar, en este caso, la investigación médica aplicada”.

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto