Noticias
Opciones
08/04/2009

Una investigación de la Universidad de Navarra analiza la relación entre la contaminación y la alergia a polen de pino

María Victoria García-Gallardo y Gabriel Gastaminza han estudiado por primera vez esta correlación en puntos del País Vasco

Los resultados indicaron que la capacidad alergénica era similar en lugares limpios y en contaminados.
Foto: Cedida

María Victoria García-Gallardo Sanz y Gabriel Gastaminza Lasarte, investigadores de la Universidad de Navarra y médicos especialistas en Alergología, han estudiado la capacidad alergénica del polen de Pinus radiata -especie de pino frecuente en la cornisa cantábrica- en diversos puntos del País Vasco.

El proyecto, que ha formado parte de una tesis doctoral, tenía por objetivo analizar la relación entre el aumento de capacidad alergénica del polen y el nivel de contaminación del entorno; así como la influencia de la propia salud del árbol en la producción de sustancias más alergénicas.

Elaborado por María Victoria García-Gallardo y dirigido por Gabriel Gastaminza, el trabajose realizó con tres grupos de muestras de polen: de pino sano tomado en una zona limpia, de pino sano en una zona contaminada, y de árboles enfermos en un paraje también contaminado. Este último parámetro, según la nueva doctora, nunca se había contemplado con anterioridad.

“Respecto a los elementos nocivos que se tuvieron en cuenta -explica la Dra. García-Gallardo-, nos centramos en los contaminantes más habituales: dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, ozono y partículas de combustión de motores diesel, midiendo el efecto de éstos de forma conjunta y no individualizada”.



Aumento de prevalencia de alergias de un 0,8 a un 11%

Precisamente, el estudio manejaba la hipótesis de que la potencia alergénica podía ser mayor como consecuencia de la contaminación ambiental, lo que explicaría el incremento global de las alergias en los países desarrollados. Sin embargo, los resultados indicaron que la capacidad alergénica era similar en lugares limpios y en contaminados. “Lo mismo sucedió en la comparativa entre pinos sanos y enfermos; aunque las zonas que mostraron más potencia alergénica eran las de mayores niveles de ozono”, subrayó la especialista.

Entrada la primavera se disparan los casos de alergia. La licenciada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra recuerda que los casos de hipersensibilidad se han multiplicado en los últimos años: “Según un estudio realizado en países europeos, la prevalencia de las enfermedades alérgicas ha pasado de un 0,8 a un 11% en 65 años; y, en general, ésta es más alta en entornos urbanos, algo que no ocurre con el polen de Pinus radiata”.

En relación a este polen, explicó que este género arbóreo engloba unas 90 especies, “extendidas por todo el mundo por sus beneficios económicos, ya que crece muy rápido. En España, ocupa más de 230.000 hectáreas. Dos tercios de ellas, en el País Vasco”, concluyó.

Entrevista a María Victoria García Gallardo en 98.3 Radio

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto