Noticias
Opciones
07/08/2009

Una investigación de la Universidad de Navarra descubre el posible papel de una molécula como predictora de los abortos espontáneos

La bioquímica Estíbaliz Alegre ha estudiado la función de la molécula HLA-G en la protección inmunológica del feto

La bioquímica Estíbaliz Alegre.
Foto: Manuel Castells

Estíbaliz Alegre, bioquímica de la Universidad de Navarra, ha demostrado el papel de la molécula HLA-G como predictora de los abortos espontáneos que se producen durante los primeros meses del embarazo.

Según ha descubierto la investigadora en el Servicio de Bioquímica de la Clínica Universidad de Navarra, la presencia de esta molécula -que inhibe la acción del sistema inmune materno para que éste no ataque al embrión- aumenta desde la primeras semanas de gestación sólo en aquellas mujeres cuyo embarazo culminará bien; no así en aquellas que terminarán abortando.

“Esto apunta a que una medición de los niveles de HLA-G en una pequeña muestra de sangre durante las primeras semanas podría identificar a las mujeres con mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos”, afirma la investigadora. Por otro lado, añade que esta sustancia es la única hallada hasta ahora “ligada al éxito de la gestación”.

Por todo ello considera que, aunque sea necesario ampliar el estudio, estos resultados abren la puerta al desarrollo de posibles terapias para restablecer en las mujeres los mecanismos de protección contra estos abortos. “La propia molécula HLA-G podría ser empleada como tratamiento preventivo”, subraya.

El privilegio inmunológico del feto

En este sentido, Estíbaliz Alegre explica que alrededor de un 10% de las embarazadas sufren abortos espontáneos en los tres primeros meses de gestación debido, en parte, a fallos en los mecanismos de tolerancia materno-fetal: “La mitad de los genes del feto procede de la madre y la otra mitad, del padre, de modo que inmunológicamente es un tejido extraño. Por tanto, el sistema inmune materno debería rechazarlo y atacarlo. Sin embargo, no es así. El feto es en realidad un tejido con privilegio inmunológico gracias a una serie de mecanismos, todavía no desentrañados completamente, que actúan de forma local protegiendo al nuevo ser”.

Su investigación, que ha formado parte de su tesis doctoral -dirigida por el Dr. Álvaro González en la Clínica Universidad de Navarra-, ha profundizado en otros mecanismos de protección; “pero no encontramos ningún otro parámetro analítico que predijera los abortos”, advierte la bioquímica.

Los resultados de su estudio se han plasmado en varios artículos de revistas internacionales y presentado a través de diversas comunicaciones y congresos. Ganadora del VI Concurso de Tesis de la Fundación Elhuyar, ha sido galardonada también con el Premio Extraordinario de Doctorado de la Facultad de Ciencias. Recientemente se ha reincorporado al Servicio de Bioquímica de la Clínica Universidad de Navarra tras realizar una estancia de 10 meses en el Hôpital Saint-Louis de Paris, donde continuó con sus investigaciones sobre HLA-G.

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto