Noticias
Opciones
28/07/2009

“La familia es fundamental para acabar con la delincuencia de menores”

El fiscal de la Audiencia Provincial de Granada destacó en la Universidad de Navarra el aumento de los casos de violencia de hijos contra padres

El fiscal de la Audiencia Provincial de Granada destacó en la Universidad de Navarra el aumento de los casos de violencia de hijos contra padres

El Máster en Matrimonio y Familia de la Universidad de Navarra celebra estos días un practicum interdisciplinar.
Foto: Manuel Castells

“La familia tiene una labor fundamental para acabar con la violencia entre los más jóvenes”. Así lo destacó Francisco Javier García Rull, fiscal de la Audiencia Provincial de Granada, durante el seminario “Los menores delincuentes”, organizado por el Máster en Matrimonio y Familia de la Universidad de Navarra. El jurista subrayó que el desmoronamiento de esta institución en nuestra sociedad ha provocado, entre otras causas, el incremento de los delitos en edades más tempranas.

Según Javier García Rull, el número de actos “ilegales” cometidos por personas por debajo de la mayoría de edad ha aumentado. “De hecho, en lo que va de año en el Juzgado de Menores de Granada se ha doblado el número de menores que han delinquido, con respecto al mismo periodo del año pasado”, señaló el experto, que trabajó durante ocho años como fiscal de Protección de Menores en Málaga. Allí “tres de cada cuatro familias de las que pedían ayuda para ocuparse de sus hijos eran desestructuradas”.

No obstante, apuntó también otras razones de ese incremento de la delincuencia infantil como la excesiva judicialización de la vida social. “Trámites que normalmente quedarían resueltos por la vía administrativa se llevan por lo penal”. Así como la tendencia a solucionar problemas mediante la denuncia.

Por otra parte, enumeró algunos rasgos de este tipo de delincuencia. “Gran parte de los menores que delinquen son chicos, aunque ha aumentado la presencia femenina”. A su vez, ha habido un desplazamiento de los delitos de pobreza, robos o hurtos, hacia los delitos familiares, es decir, aquellos en los que el menor se comporta de forma violenta con sus padres.

Finalmente, distinguió entre menores que delinquen, aquellos que cometen un hecho puntual y son corregibles; de los menores delincuentes, que representan sólo un 20% y cuya reinserción es complicada y problemática.

Violencia en las aulas

Jaime Goyena Huerta, fiscal Jefe de la Fiscalía Provincial de Guipúzcoa, intervino también en el seminario organizado por el Instituto de Ciencias de la Familia con una exposición sobre el acoso escolar. En ésta aclaró que el acoso escolar es una práctica continuada que no sólo afecta a la víctima sino también al acosador en cuestión. “En él se crea el hábito de la violencia, pues la convierte en instrumento para lograr su objetivos”.

Asimismo, explicó que en estos casos la labor de la Fiscalía consiste en evitar un juicio y lograr la reconciliación siempre que sea posible. “No hay que olvidar que asistir al juzgado supone una experiencia complicada para el acosado que se convierte en ‘acusica’. Y también para el ambiente escolar donde han tenido lugar los hechos; la clase se divide y la posterior convivencia es muy complicada”.

El Máster en Matrimonio y Familia de la Universidad de Navarra celebra estos días un practicum interdisciplinar, que combina el estudio de temas con clases prácticas a través de conferencias, mesas redondas, discusión de casos y participación en seminarios sobre temas de actualidad relacionados con el amor, el matrimonio y la familia. Impartidos por 49 profesores, entre los asuntos abordados destacan el amor conyugal, la evaluación y orientación en conflictos familiares, los adolescentes y las nuevas tecnologías, las familias en un escenario de crisis, la conciliación, etc.

Entrevista en 98.3 Radio

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto