Noticias
Opciones
02/12/2008

"Si no me operaba, no iba a poder sonreír nunca más”

Isidoro Bejarano Galán resultó afectado por una parálisis facial como consecuencia de un tumor situado en el tronco del encéfalo

Todo empezó un día de 1997, cuando se disponía a hacer una fotografía. Isidoro Bejarano Galán recuerda que al acercarse la cámara a la cara para mirar por el visor notó que, de pronto, no podía cerrar un ojo. Desde entonces, el paciente guipuzcoano (Lasarte, 1971) ha vivido un intenso peregrinaje médico, en el transcurso del cual ha sido sometido a numerosas intervenciones quirúrgicas.

Como consecuencia de ese primer síntoma, Isidoro acudió a un especialista de San Sebastián, donde tras numerosas pruebas le diagnosticaron un cavernoma, tipo de tumor vascular situado en el tronco del encéfalo. La enfermedad le afectó al sistema nervioso, especialmente al equilibrio, lo que posteriormente le produjo una pérdida importante de estabilidad. Tanto es así, que Isidoro Bejarano se ve limitado a hacer la mayor parte de sus desplazamientos en una silla de ruedas.

Sin embargo, los síntomas se extendieron y empezaron a afectarle también al nervio facial, provocándole una parálisis total del rostro que le imposibilitaba gesticular, incluso sonreír.

La primera intervención para extirparle el cavernoma se la practicaron hace ya once años.

Fue en 1997, me operaron en San Sebastián, un neurocirujano muy bueno que luego se trasladó a Madrid y no pudo continuar con mi tratamiento, ya que después necesité que me intervinieran varias veces más.

En total, le han operado en tres ocasiones del tumor.

Del tumor me intervinieron tres veces, pero, además, debido a la parálisis facial, me operaron también especialistas en Oftalmología de la Clínica Universitaria. El doctor Hontanilla, de Cirugía Plástica y Reparadora, me intervino después del párpado del ojo izquierdo para que pudiera cerrarlo.

Tras varias intervenciones, los cirujanos consiguieron extirparle el cavernoma, pero la parálisis facial continuó.

Así es. No podía ni sonreír. Era como si tuviera una careta. Me vio el doctor Hontanilla y me recomendó hacerme una operación de Cirugía Plástica. Él me dijo: si tu quieres volver a reír, yo te voy a hacer reír.

¿Le explicó en qué consistía? ¿Tuvo dudas?

Me lo explicó y lo tuve clarísimo, ya que lo que era cierto es que si no me sometía a la operación no iba a poder volver a sonreír nunca.

¿Está satisfecho con el resultado?

Estoy muy contento. Ahora si quiero reírme puedo hacerlo, y antes no. Aunque todavía no puedo sonreír de una forma espontánea. Estoy en período de rehabilitación para conseguir mejorar la movilidad y gestualidad de la cara. Noto que poco a poco mejoro, día a día. Pero para seguir mejorando tengo que continuar con la rehabilitación. No he experimentado un cambio brusco, es una mejora paulatina.

¿Progresa al ritmo previsto?

La rehabilitación va más avanzada de lo que esperaban los especialistas, porque a los 3 ó 4 meses ya podía mover la cara, cuando lo normal era que hasta los 6 primeros meses no lo consiguiera.

¿Animaría a otras personas en una situación similar a la suya a someterse a esta operación?

Se lo aconsejaría sin ninguna duda. Mi vida ha cambiado en todo. Antes, hablaba con alguien y ni siquiera podía sonreír. Era como si llevara una careta. No tenía expresión de ningún tipo. Ahora hablo tranquilo con la gente. Tengo muchísima más confianza en mí mismo.

Información relacionada

Un paciente con parálisis facial recupera la sonrisa tras una operación en la que se le injertó en la cara músculo de la pierna

Infográfico sobre la intervención (pdf)

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto