Noticias
Opciones
02/04/2009

Científicos de la Universidad de Navarra diseñan un dispositivo para estudiar el movimiento de partículas en el espacio

Los investigadores ensayan el sistema durante vuelos en microgravedad para perfeccionar un prototipo que se enviará a la Estación Espacial Internacional


Investigadores de la Universidad de Navarra han diseñado un contenedor cilíndrico, fabricado de forma íntegra en la Comunidad foral, para estudiar el movimiento de partículas en el espacio. Conocer el comportamiento de los medios granulares -como la arena o el polvo- en ausencia de gravedad es el objetivo del proyecto VIP_GRAN de la Agencia Espacial Europea (ESA), del que forma parte el Grupo de Medios Granulares de la Universidad de Navarra.

Este grupo se encuentra perfeccionando el primer prototipo que se enviará a la Estación Espacial Internacional (ISS) para medir el comportamiento de estos medios en microgravedad. “El experimento, llevado a cabo por físicos de la Facultad de Ciencias, pretende analizar, por ejemplo, qué sucedería si los astronautas de la ISS tuvieran que manipular fármacos fabricados en su mayor parte en forma granular”, explica su director, Diego Maza.

El contenedor diseñado por los investigadores permitirá estudiar este tipo de procesos en condiciones similares a las de la ISS. Según explica este profesor, su principio de funcionamiento es sencillo: “Consiste en hacer vibrar el contenedor para agitar el material granular mientras diversos sensores y cámaras registran el movimiento de las partículas”. “No obstante”, añade, “las complicaciones técnicas de introducir vibraciones en un sistema sin un punto de apoyo son enormes, pero ahí radica parte de este desafío científico”.

124 parábolas en microgravedad

El comportamiento de este experimento se ha ensayado gracias a los vuelos del equipo en un Airbus 300 zero-G de la empresa Novespace, con sede en Merignac (Burdeos). “Allí, junto con grupos de universidades de toda Europa, intervenimos en una campaña de vuelos en gravedad cero. En ellos, el avión dibuja una serie de parábolas de una duración de 20 segundos en cuyo recorrido se alcanzan condiciones de trabajo similares a las de la Estación Espacial Internacional”, explica Diego Maza.

En total, durante la campaña los investigadores han realizado 124 parábolas: “Este año todavía haremos dos vuelos más”, adelanta el físico, “eso nos permitirá culminar los últimos retoques del sistema. Además, y de forma simultánea, estamos finalizando el análisis “en papel” de los prototipos que esperamos enviar a la ISS”. La fabricación del sistema definitivo correrá a cargo de un equipo internacional.

En estos ensayos participan los científicos de la Universidad de Navarra Diego Maza, Ángel Garcimartín, Iker Zuriguel, Iván Sánchez y el doctorando Martín Pastor, encargado de controlar el experimento durante el vuelo.

Reportaje en 98.3 Radio

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto