Noticias
Opciones
31/03/2009

Un estudio demuestra que la intervención dietética puede corregir la conducta de personas con alto riesgo cardiovascular

La tesis de la nutricionista Itziar Zazpe, realizada en la Universidad de Navarra, forma parte de PREDIMED, el mayor ensayo clínico que se realiza en España

Itziar Zazpe.
Foto: Manuel Castells

El seguimiento intensivo y frecuente llevado a cabo por dietistas-nutricionistas logra incrementar la adhesión a la dieta mediterránea de personas con alto riesgo cardiovascular. Así lo ha demostrado la nutricionista Itziar Zazpe en la investigación que ha llevado a cabo en el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra.

Su tesis doctoral forma parte de la red PREDIMED (Alimentación Saludable en la Prevención Primaria de Enfermedades Crónicas), el ensayo clínico más grande de España. Esta investigación se realiza gracias a una red de investigadores (RD06/0045), financiada por el Instituto de Salud Carlos III y coordinada por la Universidad de Navarra. Cuenta ya con más de 7.500 voluntarios.

En su proyecto la investigadora se centró en el papel de la intervención dietética para corregir la conducta de personas con alto riesgo cardiovascular. “Los voluntarios del estudio se dividieron en tres grupos: dos que debían seguir una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos y un tercero al que se le recomendó una dieta baja en grasas. El seguimiento se reforzó con asesoramiento individual, sesiones grupales y entrega de material escrito”, explica la nueva doctora.

Los resultados confirmaron que es posible modificar de modo favorable el patrón alimentario en personas mayores de 55 años; “y, además, mejoraron el conocimiento sobre la efectividad de distintas estrategias encaminadas a instaurar hábitos dietéticos sanos”, añade la dietista-nutricionista.

Dieta mediterránea y mucho esfuerzo

Para la investigadora, adquirir y mantener hábitos saludables a largo plazo conlleva una gran dosis de esfuerzo y sacrificio: “Tarea especialmente difícil cuando se trata de cambiar la dieta en personas mayores, con hábitos dietéticos muy arraigados y, en muchos casos, con falsas creencias sobre la alimentación”.

Sin embargo, asegura que el consenso acerca de los beneficios de la dieta mediterránea -avalado por científicos europeos, asiáticos y americanos-, y el hecho de que sea una dieta más fácil de seguir que otras, permitirían extrapolar nuestro patrón alimentario a otras regiones del mundo no mediterráneas.

Asimismo, la especialista destaca que en el futuro “la labor de los dietistas-nutricionistas en los centros de atención primaria va a ser fundamental en la prevención de las principales enfermedades crónicas relacionadas con la dieta; entre ellas, las cardiovasculares”.

El trabajo de Itziar Zazpe fue presentado en la XV Conferencia Mundial sobre Dieta Mediterránea, que tuvo lugar en Boston.

© Universidad de Navarra | Acerca de la web | Contacto