Universidad de Navarra -                                              

[Portada]

[Campus]

[Ciencia]

[Comunicación]

[Cultura]

[Economía]

[Educación]

[Medicina]

[Sociedad]

Otros servicios:

Agenda:
congresos, seminarios y reuniones científicas de la Universidad.

Vida Universitaria:
los acontecimientos semanales de la Universidad.

Tablón de anuncios:
Cambios en el web, consultas, avisos puntuales.

Archivo:


¿Todavía no se ha suscrito?:

[Noticias de la Universidad de Navarra]

Un tetrapléjico destaca la importancia del entorno familiar para querer vivir

- Luis de Moya habló en la Universidad de Navarra de la eutanasia: "Habría sido más económico y cómodo dejarme morir"


Luis de Moya considera que "con la reciente legalización de la eutanasia en Holanda, únicamente se ha dado estatuto jurídico a una práctica ya conocida y bastante difundida".
Foto: Eugenio Zúñiga

"Con cierta mentalidad holandesa -la de los que han hecho posible la legalización de la eutanasia- yo habría muerto ya sin duda. Mejor dicho, me habrían dejado morir. Porque ahí estaban los medios técnicos y humanos para emplearse en situaciones como la mía. Habría sido, desde luego, más sencillo, más económico y, sobre todo, mucho más cómodo para los demás dejarme morir". Así lo señaló Luis de Moya, sacerdote tetrapléjico que esta semana participó en una jornada dedicada al voluntariado con personas mayores, organizada por el Vicerrectorado de Alumnos de la Universidad de Navarra.

"Por fortuna para mí -señaló-, en el ambiente hospitalario y familiar en que me desenvuelvo se considera que hay que hacer por un enfermo todo lo que sea razonable para mantenerlo con vida. Posiblemente, la gran carencia que acusan los que pierden la ilusión por vivir sea de compañía, de solidaridad en momentos de angustia y de miedo, de falta de sentido de una existencia -la propia- que juzgan equivocadamente inútil sin nadie que les haga ver el inapreciable valor y de trascendencia de ser persona".

Luis de Moya considera que "con la reciente legalización de la eutanasia en Holanda, únicamente se ha dado estatuto jurídico a una práctica ya conocida y bastante difundida. Los partidarios de la eutanasia se sentirán liberados para ejercerla más ampliamente según su criterio. De hecho, en la mayoría de los casos las condiciones para la legalidad son muy opinables y arbitrarias, también si son varios los médicos que opinan lo mismo: si un enfermo es terminal, incurable o su dolor resulta insufrible. Por no tratar de lo imposible que es probar, una vez muerto, la libertad que tenía el paciente".

"No se puede conceder el derecho a quitar la vida"

Este tetrapléjico aclaró que "la pretendida libertad individual con la que se quiere garantizar la voluntad del enfermo no es, ni mucho menos, un valor que deba ser salvaguardado en toda persona. Si así fuera, habría que tolerar la conducta de todos los delincuentes, si actúan en libertad. Más bien, convendrá fijarse ante todo en el contenido concreto de lo que se permite o se prohíbe con la norma legal".

"La legislación en general pretende ajustar las conductas individuales, rebeldes en ocasiones, a unos criterios objetivamente rectos para el individuo y para la sociedad", dijo. "Y como de lo que se trata con la eutanasia es de matar a una persona, no parece que se pueda consentir con la petición, tampoco del propio interesado. Aunque el que va a morir pida su muerte, alguien le mata y no se puede conceder el derecho a quitar la vida".

Según este sacerdote, "no somos cosas que cuando no interesan se desechan, como hacemos con un coche que no compensa mantener porque produce más gastos que servicios. El hombre está renunciando a su propia dignidad y grandeza cuando se cosifica a sí mismo: se autoconvierte por la legislación en un producto, en algo que se hace cuando interesa y, si no interesa, se deshace. Muy distinto es ayudar verdaderamente a morir, que no matar, procurando todo el bien posible para el individuo en sus momentos últimos: tratando su dolor, su soledad, su abatimiento, etc. Ciertamente, es algo más costoso que una inyección letal, pero más digno y honroso para la persona".

Para Luis de Moya, el hecho de que bastantes enfermos holandeses prefieran ser tratados de sus dolencias en otros países por el temor a que se les aplique un fármaco letal sin su consentimiento indica lo habitual que venía siendo ya la práctica eutanásica en este país. "Naturalmente, cada vez pesan más los motivos económicos -aunque no sólo esos- pues, como se ha dicho más de una vez, algunas personas ya no producen y resultan más baratas muertas que vivas. Confiemos en que nunca se nos valore con criterios de mera utilidad".

Noticia en formato texto

Página principal [Sugerencias] [Arriba]