un 1.gif (1433 bytes)
Universidad de Navarra . Instituto Superior de Ciencias Religiosas . Curso  2006  -  2007
 

Cristología

Curso 2º     Prof: D. Juan Ignacio Ruiz Aldaz

  

Cuadro  de  Asignaturas
Informacion para este curso
Presentación
Profesorado
Modelo de orientaciones para el estudio
Programa
Materiales didácticos
Documentación
Zona de alumnos
Orientaciones para el estudio
Trabajos personales
Exámenes
Indicaciones prácticas para los que cursan la asignatura
 

ISCR

415-me1.jpg (2952 bytes)

 

Utilice frecuentemente el Catecismo de la Iglesia Católica para comprobar que sabe "en qué sentido" se dicen las cosas.

 

No dude en dirigirse al Profesor ante cualquier duda o perplejidad.

Presentación de la asignatura

    La Cristología, como su propio nombre indica, trata de la Persona de Cristo y de su obra redentora. Es un estudio en el que la razón, ilustrada por la fe, intenta profundizar en el conocimiento del misterio y en la obra de Cristo. Ambas cuestiones se suelen tratar unidas. En efecto, en Cristo, ser y misión son inseparables: Él se ha hecho hombre por nuestra salvación y, a su vez, esta salvación depende de su ser de Dios-hombre.

Al estudiar la figura de Cristo estudiamos el centro de la predicación de la Iglesia y, en consecuencia, estudiamos el centro de la catequesis. Cristo constituye el mensaje central del Nuevo Testamento y el núcleo de la predicación apostólica que es, de hecho, un testimonio palpitante sobre Jesús de Nazaret, constituido en Señor y Cristo. Como se dice en el Catecismo de la Iglesia Católica, "La transmisión de la fe cristiana es ante todo el anuncio de Jesucristo para llevar a la fe en Él" (n. 425). Este es el convencimiento universal de la Iglesia. "En el centro de la catequesis -se dice en la Exhortación Catechesi tradendae n. 5-, encontramos esencialmente una Persona, la de Jesús de Nazaret, Unigénito del Padre, que ha sufrido y muerto por nosotros". Y un poco más adelante: "En la catequesis lo que se enseña es a Cristo, el Verbo encarnado e Hijo de Dios y todo lo demás en referencia a El; el único que enseña es Cristo, y cualquier otro lo hace en la medida en que es portavoz suyo, permitiendo que Cristo enseñe por su boca" (n. 6).

Conocer a Cristo es, pues, tarea fundamental de todo aquél que quiera transmitir la fe cristiana. Esto exige un empeño que abarca las múltiples facetas de la existencia humana, que compromete toda la vida. Sólo quien sigue de cerca a Cristo puede tener de Él ese conocimiento salvador cuya transmisión implica el conducir a la comunión con Él por la fuerza del Espíritu. El que está llamado a enseñar a Cristo debe por tanto, ante todo, buscar esta ganancia sublime que es el conocimiento de Cristo. De este conocimiento amoroso de Cristo es de donde brota el deseo de anunciarlo, de evangelizar y de llevar a otros al de la fe en Jesucristo (Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 428-429).

Esta asignatura forma parte directa del esfuerzo que es necesario poner en juego para llegar al conocimiento de Jesucristo. Se trata del estudio teológico de su figura y de su obra, teniendo en primer plano la confesión de fe de la Iglesia, tal y como resuena a lo largo de los siglos. En efecto, adheridos a la confesión de fe contenida en Mt 16, 16 -"Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo"-, confesamos a un solo Señor Jesucristo, el cual es Dios de Dios y Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero.

La confesión de fe de la Iglesia en Jesús de Nazaret se testimonia, en primer lugar, en las Escrituras, que, con especial asistencia divina, han brotado en su seno. Se testimonia en la liturgia y en los escritos de los Padres. Se testimonia también -y en forma especialmente intensa- en aquellos momentos en los que la Iglesia ha visto malinterpretada su fe en Cristo y se ha sentido urgida a salir en defensa de su propia identidad. Esto tuvo lugar en forma especialmente dramática y fecunda en los Concilios de los siete primeros siglos. No es posible adentrarse en el conocimiento vivo de Cristo sin adentrase también en el conocimiento de estos dos mil años de fidelidad en la fe y en la transmisión del núcleo central de la fe cristiana.

En consecuencia, los principales objetivos que se pretende alcanzar con el estudio de esta asignatura son los siguientes:

1. Conocer en forma ordenada y sistemática las cuestiones fundamentales en torno a la Persona de Cristo y a su obra redentora.

2. Para ello, estudiar con la mayor profundidad posible el testimonio de las Escrituras y el de la fidelidad de la Iglesia. No es posible conocer en forma aceptable al Jesús predicado por la Iglesia, si se prescinde de la historia en que se ha ido forjando esa predicación.

3. Estudiar las grandes líneas del pensamiento teológico en torno a Cristo. Este pensamiento no es sólo un hermoso esfuerzo intelectual, sino también y primordialmente testimonio de cómo los cristianos han vivido su confesión de fe en Cristo cuando han intentado comprender mejor esa fe con el trabajo de su razón creyente.

                                                          .1arrow3.gif (1147 bytes)

Profesorado

  El Profesor encargado de esta Asignatura en el Curso 2006-2007 es:

        D. Juan Ignacio Ruiz Aldaz                                 Tfno: 948 42 57 16

    Pueden comunicarse con él para cualquier aclaración o consulta referente a la asignatura.

      Los Trabajos Personales a Distancia y las cuestiones administrativas deben enviarse a la Secretaría del Instituto Superior de Ciencias Religiosas por e.mail, correo postal o Fax: Se comprueba que las gestiones telefónicas, aunque parecen ágiles y eficaces, frecuentemente resultan inconcretas y no llegan a dar soluciones definitivas.

                                                    1arrow3.gif (1147 bytes)

Programa de la asignatura

Unidad Didáctica 1: Cuestiones Introductorias

Tema 1. Cristología y teología. El misterio de Cristo, objeto de la Cristología. Cristología y Soteriología. Importancia y lugar de la Cristología dentro del conjunto de la teología. La cristología y el misterio de Dios. La Iglesia como fuente de nuestra fe en Cristo.

Tema 2. Cuestiones metodológicas propias de la cristología. El acceso a Jesús y la cristología sistemática. La distinción entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe: origen de esta expresión y análisis de sus presupuestos. Los modelos cristológicos "ascendente" y" descendente".

Tema 3. La salvación, don divino y aspiración humana. La salvación, iniciativa del Dios de la Alianza. La finalidad de la Encarnación. Cristo, máximo don de Dios a los hombres. La libertad divina en la encarnación. Redención y salvación. Necesidad de la redención para la salvación del hombre. Líneas de fuerza del último documento de la Comisión Teológica Internacional sobre el misterio de la redención.

 Unidad Didáctica 2: El testimonio bíblico sobre Cristo

Tema 4. El Salvador esperado. Los relatos de Génesis en torno al pecado del hombre y la promesa del Redentor. La Alianza y la espera del Mesías. El Hijo del hombre. El siervo de Yahwé. El Mesías, rey y sacerdote.

Tema 5. La venida de Cristo en la plenitud de los tiempos. El Evangelio como buena nueva de salvación. Las afirmaciones de Jesús sobre su condición de Mesías y Salvador. El testimonio apostólico.

Tema 6. Jesucristo, perfecto hombre. La realidad de Jesús y su documentación histórica. La humanidad de Jesús en los acontecimientos de la concepción y el nacimiento del Señor. Jesús, perteneciente a la descendencia de Adán.

Tema 7. Jesucristo, perfecto Dios. La fe de la Iglesia en la divinidad de Cristo. La divinidad de Jesús en los Sinópticos. La divinidad de Cristo en San Pablo. Cristo, Verbo e Hijo de Dios en San Juan.

Unidad Didáctica 3: El testimonio de la fe de la Iglesia en los primeros siglos

Tema 8. Los primeros testimonios de la fe de la Iglesia. La liturgia bautismal, las confesiones de fe, la liturgia eucarística y la oración cristiana. La negación de la encarnación por parte de los docetas. San Ireneo de Lyón.

Tema 9. Las herejías trinitarias y la reafirmación de la fe de la Iglesia en la divinidad de Cristo. Monarquianismo y subordinacionismo. Los esquemas Logos-sarx y Logos anthropos. El arrianismo. El Concilio de Nicea (a. 325). El Apolinarismo.

Tema 10. El debate en torno a la unicidad de la persona de Cristo. La crisis nestoriana y el Concilio de Éfeso (a. 431). Santa María, Madre de Dios.

Tema 11. Unión y distinción entre la humanidad y la divinidad de Jesús. La doctrina monofisita de Eutiques. El "Tomus ad Flavianum" de San León Magno. El Concilio de Calcedonia (a. 451).

Tema 12. El monotelismo y el Concilio III de Constantinopla (a. 681). Voluntad divina y voluntad humana de Cristo.

Unidad Didáctica 4: Cristología sistemática

Tema 13. La unidad de la Persona: el ser de Cristo. Los términos hypóstasis, substantia y persona. El Concilio de Calcedonia y la distinción entre naturaleza y persona. Qué se entiende por "unión hipostática".

Tema 14. La unidad psicológica de Cristo. Diversas teorías en torno al Yo de Cristo.

Tema 15. Algunos aspectos de la unidad personal de Cristo. La relación filial de Jesús con el Padre. Lenguaje humano y misterio de Cristo: la comunicación de idiomas.

 Unidad Didáctica 5: Cristo, plenitud de gracia y de verdad

Tema 16. La santidad de Cristo. La gracia de unión y la santidad de Cristo. Cristo, ungido por el Espíritu. El Mesías y los dones del Espíritu Santo. Cristo, Cabeza de la Iglesia. Impecabilidad y libertad de Cristo.

Tema 17. La ciencia de Cristo. La ciencia divina y la ciencia humana de Cristo. La infalibilidad de Cristo. La conciencia de Cristo.

 Unidad Didáctica 6: Cristo, Mediador entre Dios y los hombres

Tema 18. La mediación de Cristo. Existencia y naturaleza de la mediación de Cristo. Los tria munera Christi. El ministerio regio o pastoral de Cristo. Índole y ejercicio de la realeza de Cristo. Cristo, supremo legislador y juez. El ministerio profético de Cristo. El Magisterio de Cristo.

Tema 19. El ministerio sacerdotal de Cristo. La mediación de Jesucristo, mediación sacerdotal. Cristo, Sumo Sacerdote de la Nueva Ley y origen de todo sacerdocio. Características del sacerdocio de Cristo. La doctrina del Nuevo Testamento.

Unidad Didáctica 7. Los misterios de la vida de Cristo y su eficacia redentora

Tema 20. Infancia y vida oculta de Jesús. Dimensión redentora de los hechos de la vida de Cristo. Los misterios de la infancia de Jesús. Cristo y la santificación de la totalidad de la vida humana. El trabajo de Jesús y su valor redentor.

Tema 21. La vida pública de Jesús. Rasgos generales. El bautismo y las tentaciones. La predicación y los milagros de Jesús. La transfiguración.

Tema 22. La muerte de Jesús. Las predicciones de Jesús en torno a su Muerte. La Última Cena y el sentido de la Pasión. Circunstancias de la Pasión. Causas de la Pasión y muerte del Señor. La iniciativa del Padre y el "abandono" de Jesús. La gloria de la cruz.

Tema 23. El valor redentor de la muerte de Cristo. Los sufrimientos del Siervo de Yahwé. Jesucristo, nuevo Adán. La aceptación de la muerte ex obedientia et caritate

Tema 24. La Pasión y muerte de Cristo como oblación sacrificial. Las declaraciones de Jesús en los Evangelios. Los sacrificios del Antiguo Testamento. La doctrina del Nuevo Testamento.

Tema 25. La eficacia de la muerte de Cristo. Los frutos de la Pasión. La universalidad de la redención. La triple victoria de Cristo. La redención como reconciliación de los hombres con Dios.

 Unidad Didáctica 8. La exaltación de Cristo

Tema 26. La Resurrección del Señor. La sepultura y el descenso de Cristo a los infiernos. El hecho de la resurrección de Jesús. El testimonio del Nuevo Testamento. Características del testimonio apostólico. La resurrección de Cristo como objeto de fe. La exaltación de Cristo como efecto de su Pasión. El hecho de la Ascensión del Señor y su valor soteriológico. El misterio pascual y envío del Espíritu Santo.

Tema 27. Jesucristo, Cabeza de la Iglesia y Señor de la Historia. El designio eterno del Padre de comunicarse a los hombres en Cristo. El misterio de Cristo y el misterio del hombre. El cristiano como alter Christus.

Tema 28. La segunda venida del Señor en gloria. La Parusía, consumación de la redención operada por Cristo. Parusía, juicio universal e instauración de los nuevos cielos y la nueva tierra.

1arrow3.gif (1147 bytes)

Materiales Didácticos

Texto base

Para el estudio de esta asignatura se dispone de un Manual del Instituto:

Cristología, de Lucas F. Mateo Seco y Francisco Domingo,  Ediciones del ISCR, Universidad de Navarra, Pamplona 2004, 316 pp.

Puede utilizarse también:

 Francisco Ocáriz, Lucas F. Mateo Seco, y José Antonio Riestra, El misterio de Jesucristo, EUNSA, Pamplona 1993.


Bibliografía Complementaria

En cada unidad se ofrecerá una Bibliografía complementaria que ayude a profundizar más específicamente en los temas allí estudiados. Sin embargo, y con carácter complementario, será de gran utilidad tener muy presentes estos escritos en el conjunto de la asignatura:

Juan Pablo II: Encíclicas Redemptor hominis (4.III.1979), Dives in misericordia (30.XI.1980), Dominum et vivificantem (18.V.1986).

Juan Pablo II, Creo en Jesucristo. Catequesis sobre el Credo II, Palabra, Madrid 1996.

Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 422-682.

Pontificia Comisión Bíblica, Bible et christologie, París 1984.

Comisión Teológica Internacional, Cuestiones selectas de cristología, 1979; Teología, cristología, antropología, 1981; La conciencia humana de Jesús, 1986; Cuestiones selectas sobre Dios Redentor, 1994, BAC, Madrid 1998.

1arrow3.gif (1147 bytes)

Modelo de orientaciones para el estudio

    Aunque se conozcan muchas cosas sobre Jesucristo no puede darse por supuesto que se conoce ya suficientemente la asignatura. No se trata simplemente de saber algunas cosas sobre Nuestro Señor, sino de conocer en forma sistemática y ordenada las cuestiones más importantes de la cristología y de la soteriología, tanto desde el punto de vista bíblico, como desde el punto de vista histórico y sistemático.

A este respecto es necesario tener presente que se sigue cumpliendo en Nuestro Señor la profecía de que Él sería signo de contradicción (cfr Lc 2, 34). El debate en torno a Cristo comenzó en el siglo primero; encuentra un punto álgido en los siglos IV-VII; y, tras unos siglos de relativa paz, vuelve a surgir con fuerza en el siglo XVIII y dura hasta nuestros días. Esto obliga al estudioso de esta asignatura a tener presentes muchos cuestiones y a interesarse por muy diversos campos, sin quedarse limitado a uno de ellos.

Como norma general se recomienda comenzar el estudio de cada unidad didáctica leyendo atentamente las orientaciones que se ofrecen para cada una de ellas. En cada unidad, aunque en forma sucinta, se enumeran no sólo las coordenadas en que se sitúa, sino también se sugieren algunos medios bibliográficos que faciliten su comprensión. Estas unidades se cierran con unas cuestiones de autocomprobación. Se trata de preguntas que exigen pensar para dar con una respuesta adecuada. Al final de esta Guía se pueden encontrar unas pistas que ayuden a buscar las respuestas. Como es obvio, este sistema no daría los frutos apetecidos, si esas respuestas se viesen antes de haber pensado y elaborado las propias respuestas. El sistema más conveniente es poner por escrito las propias respuestas y cotejarlas después con las que se ofrecen en la Guía; si son distintas, pensar en qué se apoyan las respuestas que se ofrecen en la Guía y acudir si es preciso al lugar correspondiente del Texto base.

Unidad Didáctica 1: Cuestiones Introductorias

Las cuestiones introductorias de la Cristología son muy variadas y abarcan diversos campos. Algunas de ellas ya se vieron en el tema 9 de la Teología Fundamental. Así, por ejemplo, la distinción entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe. Ahora esta cuestión se ve en el contexto de la Cristología. En efecto, puesto que creemos que el Jesús de la historia y el Cristo de la fe son la misma Persona, cuando se plantea sobre qué recae nuestro estudio afirmamos que nos interesa el misterio de Cristo en su conjunto.

El Tema 1 se inicia, pues, dando por supuesta la unidad entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe. Se afirma también otra unidad: la que existe entre el misterio del ser personal de Cristo y su vocación de salvador. Cristología y soteriología son por ello dos aspectos de un mismo misterio, que deben estudiarse unidos. Hay otra unidad de la que no se puede prescindir: la que existe entre el tratado de Dios y el tratado de Cristo. En efecto, creer que Jesús es el Hijo del Padre, comporta creer en el misterio íntimo de Dios, es decir, creer en el misterio trinitario. El Tema termina situando la Cristología en su perspectiva eclesiológica.

El Tema 2 se dedica en gran parte a la cuestión ya esbozada en el Tema primero sobre las relaciones entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe. Se trata de una cuestión importante que es necesario conocer, pues precisamente porque confesamos que Jesús es Dios y hombre verdadero, la Cristología no puede prescindir de las cuestiones históricas. El Tema concluye con el análisis de los dos modos de acceder al misterio de Cristo: partiendo de su divinidad y "descendiendo" hasta la humanidad (cristología descendente), o partiendo de la humanidad y ascendiendo hasta la divinidad (cristología ascendente).

El Tema 3 es una introducción a las cuestiones soteriológicas. Comienza insistiendo en que la salvación de los hombres es una iniciativa del Dios de la Alianza. Esta iniciativa de Dios Padre en la historia de la salvación es el marco adecuado para situar la obra redentora de Cristo. La salvación tiene lugar por medio de la obediencia de Cristo, que es el nuevo Adán. Se trata de un tema nuclear, en el que es necesario tener presentes al mismo tiempo muchas verdades teológicas. De ahí que se aconseje vivamente la lectura del Documento de la Comisión Teológica Internacional sobre el misterio de la Redención (1994).

 Bibliografía

Comisión Teológica Internacional, Cuestiones selectas sobre Dios redentor (1994)

 Ejercicios de autocomprobación

  1. ¿Cuál es la radical novedad de la religión cristiana respecto a las demás religiones?
  2. ¿Por qué Cristo ocupa el centro de la dogmática cristiana? Razone la respuesta y deduzca sus consecuencias.
  3. ¿Qué se entiende por Jesús de la historia y Cristo de la fe?
  4. ¿Se puede afirmar con rigor y con veracidad que el Jesús de la historia es el Cristo de la fe?
  5. ¿Se puede identificar el binomio «cristología desde abajo y desde arriba» con el de «cristología ascendente y cristología descendente»?
  6. El texto paulino: «Cuando llegó la plenitud de los tiempos Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley» (Gal 4, 4) podría encuadrarse dentro de una «cristología ascendente» o de una «cristología descendente»?
  7. ¿Qué papel tiene la Iglesia en cuanto a nuestra fe en Cristo?
  8. ¿Podría decir cuál es finalidad de la Encarnación?
  9. Para nuestra liberación del pecado ¿era necesario que Dios asumiera la naturaleza humana?
  10. ¿Podría citar algún texto de la Sagrada Escritura en que se manifieste la iniciativa del Dios de la Alianza en la salvación de los hombres y en el misterio de la encarnación?
  11. ¿Qué está diciendo San Pablo cuando presenta a Cristo como el nuevo Adán? ¿Podría citar los pasajes principales en que lo hace?

       El resto de las orientaciones para el estudio se encuentran en el manual hecho por los profesores de la asignatura.

  1arrow3.gif (1147 bytes)

Documentación

 Para otras informaciones y materiales complementarios,
y para realizar los ejercicios de autocomprobación,
acuda a la
Zona de Alumnos

       1arrow3.gif (1147 bytes)