un 1.gif (1433 bytes)
Universidad de Navarra  Instituto Superior de Ciencias Religiosas.   Licenciatura
 

Psicología de la Personalidad

Curso 4º. Prof: D. José Benigno Freire

  

Cuadro  de  Asignaturas
Informacion para este curso
Presentación
Profesorado
Modelo de orientaciones para el estudio
Programa
Materiales didácticos
Documentación
Zona de alumnos
Orientaciones para el estudio
Trabajos personales
Exámenes
Indicaciones prácticas para los que cursan la asignatura
 

ISCR

415-me1.jpg (2952 bytes)

Presentación de la asignatura

   Un clásico de esta disciplina, no sin una cierta académica ironía, escribió que existen tantas teorías de la Personalidad como autores la han estudiado. A pesar del tono de caricatura de la cita, sí nos puede servir para introducirnos en el ámbito poco estructurado de la Psicología de la Personalidad. Los conceptos de personalidad y madurez, que además se encuentran íntimamente relacionados, pertenecen al espacio de nuestra experiencia cotidiana y de ellos seríamos capaces de entresacar los siguientes datos: en primer lugar, la frecuencia con que se utilizan estos términos en nuestro lenguaje cotidiano; en segundo lugar, la amplia plasticidad significativa que cada persona asigna a los mismos conceptos; y en tercer lugar, a pesar de esa ambigüedad de sentidos, existe un fondo de significación comúnmente aceptada que permite utilizar ambos términos de una manera entendible en el contexto de una conversación.

Esta ambigüedad significativa y nocional también se contempla en el empleo sistemático del término, en el terreno científico. Un dato, a modo de ejemplo, el profesor Gordon Allport en el Manual de Psicología de la Personalidad (original de 1937) recoge más de cincuenta definiciones sustancialmente distintas de Personalidad, que en un intento de categorización las clasificó en cinco raíces: a) definiciones aditivas; b) definiciones integrativas o configuracionales; c) definiciones jerárquicas; d) definiciones en términos de ajuste; e) definiciones basadas en la distinción de rasgos. De este inicial desacuerdo en una definición científica de la personalidad, asumida por los estudiosos, nace la peculiar dificultad de esta disciplina al no gozar de un corpus común y una terminología acuñada y confiable a las distintas escuelas. A pesar de ello podemos encontrar un tenue consenso que nos permite una mínima sistematización sobre el estudio de la Personalidad. A este respecto es tradicional citar un trabajo de Levy (1970) que sintetiza los objetivos fundantes de la Psicología de la Personalidad asumibles por la mayoría de los tratadistas: 1) describir qué tipo de persona es el individuo que, en cada caso, se estudia; 2) explicar cómo ha llegado a ser lo que es, a desarrollar las características que lo definen como individuo; 3) determinar en qué condiciones la organización peculiar de sus características individuales puede cambiarse o mantenerse; 4) señalar cómo se puede emplear todo lo anterior para explicar la conducta del sujeto y predecir su comportamiento futuro.

Para el estudio de la Psicología de la Personalidad, en el contexto de esta abigarrada complejidad de teorías y nociones, se han propuesto dos enfoques fundamentales. En primer lugar, una descripción sistemática de las estructuras, procesos y procedimientos necesarios para abordar de una manera genérica la noción de personalidad. Lo propio de esta opción consiste en desgranar la disciplina en temas que en su conjunto completan los aspectos constitutivos y constituyentes de la personalidad: definición; conceptos previos y relacionados con la personalidad; modelos de personalidad; estabilidad, consistencia y cambio de conducta; evaluación de la personalidad; trastornos de la personalidad; dimensiones básicas de la personalidad; el problema del "yo" personal; competencias de la personalidad; los procesos de personificación, socialización e individuación en el desarrollo de la personalidad; etc.

En segundo lugar, se propone una revisión histórica de las distintas teorías o modelos para resaltar y criticar las aportaciones específicas de las distintas escuelas. En este sentido suele resultar útil clasificar las diversas teorías en los siguientes modelos: biológico o constitucional, psicométrico, funcional o conductista, psicosocial, cognitivo, psicodinámico y humanista. Aunque en el fondo, el nervio de la controversia o confrontación de las nociones de personalidad se reduce, en palabras de Vicente Pelechano (Psicología sistemática de la personalidad, 2000), a la pugna entre estas dos orientaciones científicas: «Por una parte nos encontramos con los estudiosos e investigadores de estructuras y procesos, que utilizan un complejo aparato estadístico y que corren el peligro de perder la idea de unidad funcional que representa el individuo, una unidad todo lo compleja que se quiera pero que, en definitiva, le da sentido.«

»Por otra parte, existen los "psicólogos del yo" o del "sí mismo" que parten precisamente de postular la unidad del sujeto. Sin embargo, el análisis de ese "yo" sin más, o bien cae en un situacionismo globalizador sin especificaciones concretas, o bien debe comenzar a diversificarse en otros "yoes" para recoger las distintas funciones del individuo que vive en sociedad hasta llegar a proponer un sistema que se va pareciendo, cada vez más, al de los rasgos-procesos y tiende a perderse asimismo la idea identificadora del individuo». Como se podrá comprobar, a través de la cita anterior, la controversia entre los distintos modelos de concebir la personalidad es una rasgo definitorio de esta disciplina.

Como es obvio y lógico cada uno de estos enfoques para el estudio de la Psicología de la Personalidad, sistemático o histórico, presenta sus ventajas e inconvenientes, y al final ambos se implican e imbrican. Al plantearme esta asignatura como una introducción al estudio de la personalidad escogí un manual que conjuga ambos enfoques. Otorga una visión de mayor amplitud sobre los contenidos de la disciplina, pero también ofrece una visión fragmentada y sesgada de los temas o de las escuelas.

De lo expuesto con anterioridad se deduce, con lógica coherencia, que el estudio de la personalidad conduce a una inicial sensación de incertidumbre e inseguridad en las nociones fundamentales, de dispersión en los contenidos e, incluso, de contradicción en los conceptos básicos. Esa sensación no necesariamente es achacable a una mala interpretación o asimilación del alumno, pues nace o puede nacer como efecto de la propia dispersión de la disciplina. El posible problema de comprensión en el estudio de la personalidad radica cuando el alumno desconoce el origen o la raíz que genera la disparidad, controversia o confrontación. De forma y manera que es importante que el alumno, a la par que asimila los contenidos del programa, procure realizar un estudio crítico para configurar y adherirse a un único modelo de personalidad, aquel que le ofrezca los razonamientos y las pruebas más convincentes para describir y definir la personalidad. Aunque el texto de estudio, por su propio concepto de manual, se limita a la mera exposición de las aportaciones más sustanciosas y asoleradas en el contexto de la docencia de la disciplina, es bueno que el alumno conozca que el profesor enfoca la asignatura desde la perspectiva de la Psicología Humanística; con esta referencia, resultará más fluida la comunicación y más eficaces las posibles consultas.

La estructura temática de la asignatura se configura en siete bloques que constituirán las Unidades didácticas del Programa:

Conceptos y nociones fundamentales de Psicología de la Personalidad

El problema de la definición de personalidad.
Métodos para el estudio de la personalidad.
La evaluación de la personalidad.

Consistencia y cambio en la conducta Tipos, rasgos y situaciones que influyen en la personalidad.
Necesidades, motivación y personalidad.
Teorías o modelos biológicos de personalidad La polémica herencia, desarrollo y medio social en la formación de la personalidad.
Procesos biológicos y personalidad.
Teorías o modelos psicodinámicos Estructura y dinámica de la personalidad en el Psicoanálisis.
Los mecanismos de defensa.
La Psicología Individual (Alfred Adler).
Teorías o modelos conductuales Teorías del condicionamiento.
Teorías del aprendizaje.
Modelos humanísticos de la personalidad La noción y el ideal de autorrealización (Maslow).
La terapia centrada en el cliente (Rogers).
Introducción a la Psicología Existencial.
Personalidad y Orientación.
Teorías cognoscitivasde la personalidad Los constructos personales (Kelly).
Cognición y personalidad.
La autorregulación como paradigma de la personalidad.
Una nota final: el modelo eclecticista.

                                                          .1arrow3.gif (1147 bytes)

Profesorado

   El Profesor encargado de esta Asignatura es:

        D. José Benigno Freire                                   Tfno: 948 42 57 16

       Pueden comunicarse con el para cualquier aclaración o consulta. Conviene que envíen sus comunicaciones por e-mail, correo o fax a la Secretaría del Instituto Superior de Ciencias Religiosas: se procurará resolverlas lo antes posible.
       Se comprueba que las gestiones telefónicas, aunque parecen ágiles y eficaces, frecuentemente resultan inconcretas y no llegan a dar soluciones definitivas.

     También pueden remitir por estos medios los Trabajos Personales a Distancia.                       

                                                    1arrow3.gif (1147 bytes)

Programa de la asignatura

Unidad didáctica 1. Conceptos fundamentales.

1.1. El problema de la definición de personalidad.

El término "personalidad" como concepto y noción. La dificultad de aproximarse a una definición común de personalidad. Diferencias individuales. Funcionamiento intrapersonal. Teorías o modelos de personalidad.

1.2. Métodos para el estudio de la personalidad.

Principios de obtención de la información: introspección y observación. Individualización y generalización de las conductas. La noción de correlación. Causalidad entre variables. Estudios multifactoriales.

1.3. La evaluación de la personalidad.

La interacción entre evaluación y teorías en psicología de la personalidad. Autoinformación y calificaciones de un observador. Pruebas objetivas y pruebas subjetivas. Test, cuestionarios, inventarios y técnicas proyectivas. La confiabilidad de la medición. La validez de los instrumentos de evaluación. La polémica de la evaluación: el juicio clínico; la evaluación objetiva; la superación e integración de la polémica.

 

Unidad didáctica 2. Consistencia y cambio en la conducta.

2.1. Tipos, rasgos y situaciones que influyen en la personalidad.

Las aportaciones de Cattell al estudio de la personalidad. El enfoque de rasgos de Eysenck. Los denominados "cinco grandes": el consenso sobre las dimensiones básicas de la personalidad. Interaccionismo y situacionismo; la superación de la polémica.

2.2. Necesidades, motivación y personalidad.

Clarificación conceptual: necesidades, motivaciones, presiones. Diferencias individuales en necesidades específicas. Sistema de necesidades de Murray. El Test de Apercepción Temática. El PRF (Personality Research Form). La "jerarquía de las necesidades" de Maslow.

 

Unidad didáctica 3. Teorías o modelos biológicos de personalidad.

3.1. La polémica herencia, desarrollo y medio social en la formación de la personalidad.

El papel de la herencia en la determinación de la personalidad. Los conceptos de constitución, temperamento y carácter. Somatotipos. La influencia de la herencia en la actividad, sociabilidad y emocionalidad. La herencia y el modelo de los "cinco factores". Genética y trastornos de conducta. La influencia del medio en la formación de la personalidad. La evolución de la conducta humana (Sociobiología y Psicología de las Edades).

3.2. Procesos biológicos y personalidad.

Bases biológicas de la extroversión y el neuroticismo. Bases biológicas de la emocionalidad. Las funciones de aproximación e inhibición. Influencias de los ciclos y los cambios hormonales en la personalidad. Bases biológicas de la ansiedad.

 

Unidad didáctica 4. Teorías o modelos psicodinámicos.

4.1. Estructura y dinámica de la personalidad en el Psicoanálisis.

La estructura de la personalidad en el modelo freudiano: Ello, Yo y Super-Yo. La dinámica de la personalidad en el Psicoanálisis: impulsos de vida (Eros) e impulsos de muerte (Thanatos). La interpretación de los sueños. El fundamento psicoanalítico de las técnicas proyectivas.

4.2. Los mecanismos de defensa.

La noción y los tipos de ansiedad en el Psicoanálisis. La resolución de conflictos como dinámica de la personalidad (consciente e inconsciente). Noción, características y funciones de los mecanismos de defensa. Análisis de los principales mecanismos de defensa: represión, proyección, racionalización, regresión, sublimación... Aproximación a la psicopatología de la vida cotidiana.

4.3. La Psicología Individual (Alfred Adler).

¿Compensación de la inferioridad o lucha por la superioridad? Complejos de inferioridad y complejo de superioridad. El sentimiento comunitario y el afán por hacerse valer (voluntad de poder). Noción y evaluación de los estilos de vida.

 

Unidad didáctica 5. Teorías o modelos conductuales.

5.1. Teorías del condicionamiento.

Elementos básicos de las teorías del condicionamiento (estímulo, respuesta, reflejo, conflicto, reforzador, reforzamiento, discriminación...). El condicionamiento clásico como aprendizaje anticipatorio. Discriminación, generalización y extinción en el condicionamiento clásico. La ley del efecto y el reforzamiento. Discriminación, generalización y extinción en el condicionamiento instrumental. Aplicaciones del condicionamiento en algunos tipos de conducta. Noción sobre las Técnicas de Modificación de Conducta.

5.2. Teorías del aprendizaje.

Elementos básicos de las teorías del condicionamiento instrumental (reforzador social, reforzador vicario, autocontrol, incentivo, modelamiento...). Las expectativas (concernientes a los resultados, locus de control, de eficacia). El aprendizaje basado en reglas. El aprendizaje por observación. Adquisición frente a desempeño. Algunas aplicaciones de las teorías del aprendizaje en el cambio de conductas.

 

Unidad didáctica 6. Modelos humanísticos de la personalidad.

6.1. La noción y el ideal de autorrealización (Maslow).

Noción y concepto de autorrealización. La autorrealización como cúspide de la jerarquía de las necesidades. Características de las personas autorrealizadas. La experiencia cumbre.

6.2. La terapia centrada en el cliente (Rogers).

El concepto de "sí mismo" ("Self"). Los grupos de encuentro. Del cambio conductual al crecimiento personal. La perspectiva de la evaluación desde la psicología humanística: la entrevista, la clasificación Q y el Inventario de Orientación Personal (Shostrom).

6.3. Introducción a la Psicología Existencial.

6.4.Orientación y personalidad: Logoterapia y Terapia centrada en el cliente.

 

Unidad didáctica 7. Teorías cognoscitivas de la personalidad.

7.1. Los constructos personales (Kelly).

Constructos personales y personalidad. Elaboración, organización e individualización de los constructos. Prueba del repertorio de constructos de roles (Rep test). Constructos personales y perturbaciones psicológicas. La terapia de roles fijos.

7.2. Cognición y personalidad.

Representación de la experiencia del mundo (esquemas, autoesquemas, atribuciones, constructos, memoria, guiones, activación). Variables cognoscitivas del individuo (W. Mischel). Inteligencia social (Cantor; Kihlstrom). La evaluación de la personalidad desde el punto de vista cognoscitivo. Deficiencias en el procesamiento de la información.

7.3. La autorregulación como paradigma de la personalidad.

Esquemas para la acción: de la cognición al comportamiento. Control por retroalimentación. Árboles de decisión y organizaciones jerárquicas en los sistemas de retroalimentación. La evaluación de la personalidad desde el enfoque de la autorregulación. La autorregulación y el proceso de terapia.

7.4. Una nota final: el modelo eclecticista.

1arrow3.gif (1147 bytes)

Materiales Didácticos

Texto base

Carver, C.S.-Scheier, M.F. (1997): Teorías de la Personalidad, Prentice-Hall Hispanoamericana (3ª), México.

Se dispone además de una Guía para los Estudios a distancia


Bibliografía Complementaria

Avia, M.D.-Sánchez, M.L. (coords) (1995): Personalidad: Aspectos cognitivos y sociales, Madrid, Pirámide.

Bermúdez, J. (1994): Psicología de la personalidad, Madrid, UNED (dos volúmenes) (5ª).

Engler, B. (1996): Introducción a las Teorías de la Personalidad, México, McGraw-Hill Interamericana Editores (4ª).

Fierro, A. (comp.) (1966): Manual de Psicología de la personalidad, Barcelona, Paidós.

Fisseni, H.J. (1987): Psicología de la Personalidad, Barcelona, Herder.

Ibáñez, E.- Pelechano, V. (1989): Personalidad, en "Tratado de Psicología General" (Pinillos y Mayor, coordinadores), Madrid, Alhambra Universidad (Tomo IX).

Luengo, M.L. (1986): Psicología de la Personalidad. Compilación de textos, Madrid, Tórtulo Textos.

Ortet, G.- Sanchís, M.C. (1999): Prácticas de Psicología de la Personalidad, Barcelona, Ariel Practicum.

Pelechano, V. (2000): Psicología sistemática de la Personalidad, Barcelona, Ariel Psicología.

Quitmann, H. (1989): Psicología Humanística, Barcelona, Herder.

Zacares, J.J.- Serra, E. (1998): La madurez personal: perspectivas desde la psicología, Madrid, Pirámide Psicología.

Zumalabe, J.M. (1993): El estudio de la Personalidad, Bilbao, Servicio de Publicaciones de la Universidad del País Vasco.

Zumalabe, J.M.- Maganto, C. (eds.) (1993): Tendencias actuales en el estudio y evaluación de la Personalidad, San Sebastián, Servicio de Publicaciones de la Universidad del País Vasco.

1arrow3.gif (1147 bytes)

Modelo de orientaciones para el estudio

   

Indicaciones generales

Para subsanar en lo posible la sensación de incertidumbre sobre los contenidos y la amplitud de los temas que los estudios a distancia suelen suscitar, el programa de la asignatura se ha confeccionado siguiendo el índice del manual de referencia, aunque no siempre se mantenga el mismo orden o secuenciación. De forma y manera que el programa especifica, y también selecciona, los epígrafes del texto que completan los contenidos totales de la asignatura para el examen final.

Antes de iniciar el estudio de cada unidad didáctica o de cada lección es conveniente la lectura de un texto breve que motive al estudio, suscite interés hacia el tema y señale los problemas e interrogantes a desvelar. En el manual de referencia se encontrará al final de cada capítulo un resumen cuya lectura previa puede cumplir esta función motivadora; al final del estudio, como es lógico, ese mismo texto puede servir como repaso o autoevaluación.

Al final de cada capítulo el manual de referencia ofrece un breve glosario de los términos y conceptos principales de los contenidos de la lección. Este glosario, además de su función de apoyo al estudio, puede emplearse como un recurso de autoevaluación, pues el alumno, después del estudio, debe de estar en condiciones de definir todos y cada uno de los términos ahí incluidos.

Cada alumno ha de establecer su plan y método de trabajo según sus hábitos personales de aprendizaje. Sin embargo, pueden ser de utilidad general estos dos consejos: 1) por la compleja disparidad de nociones y términos propios de esta disciplina, ya explicada en la presentación, el estudio sosegado y secuenciado facilita en mucho la asimilación de los conceptos sin caer en el riesgo de confundirlos o malsituarlos en sus modelos o teorías correspondientes; 2) en las pruebas tipo test el estudio comprensivo resulta más eficaz que el memorístico, pues la respuesta correcta se encuentra escrita en la formulación de cada uno de los ítems que componen el cuestionario.

Para facilitar el estudio gradual y progresivo, secuencial y temporalizado, base del éxito en el aprendizaje, se aconseja un ritmo acumulativo de los contenidos para conseguir un aprendizaje continuado. Con este criterio se han preparado unas pruebas de autoevaluación siguiendo la siguiente secuencia: el primer cuestionario cubre las Unidades didácticas 1 a 3; el que acompaña a las Unidades didácticas 4 y 5 sirve para la evaluación de todas las cuestiones desde la 1 a la 5; y el último, que va al término de las Unidades 6 y 7, abarca ya la totalidad del programa, de modo que puede servir también como un ensayo del examen final.

Primera fase: Unidades didácticas 1 a 3

  Indicaciones para el estudio

En esta primera fase del estudio de la disciplina se pretende establecer sólidamente las nociones y la terminología básicas, así como las iniciales formulaciones sobre la definición de personalidad que originaron las investigaciones posteriores, sobre las cuales se estable el corpus disperso de esta materia. En primer término se precisa diferenciar -sin confundir- los conceptos de personalidad, carácter, temperamento, constitución. Conocer los métodos comunes para obtener y observar la conducta del sujeto y, también, los criterios y los instrumentos para evaluar y describir la personalidad. Sobre el estudio de las teorías constitucionalistas y las nociones de tipo y rasgo se construyeron los primeros modelos y se generaron las iniciales controversias científicas para intentar alcanzar un consenso acerca de las dimensiones básicas de la personalidad.

Objetivos de estas Unidades didácticas

0. Objetivos generales y genéricos de la disciplina.

  1. Describir y explicar los distintos procesos y temas que definen la noción de personalidad.
  2. Presentar un panorama claro y conciso de las principales teorías de la personalidad.
  3. Enfocar ideas y temas significativos que estructuran el contenido de las diferentes teorías de la personalidad.
  4. Proporcionar criterios para evaluar y criticar las diversas teorías sobre la personalidad.

1. Conceptos fundamentales

  1. Explicar por qué el término personalidad resulta difícil de definir.
  2. Discutir el papel de las teorías en el estudio de la personalidad.
  3. Explicar la importancia en distinguir entre las distintas funciones de las teorías en la conceptualización de la personalidad.
  4. Conocer y describir los distintos procedimientos para obtener información sobre la conducta del sujeto.
  5. Señalar la interacción e influencia en la evaluación de los modelos de personalidad.
  6. Conocer y distinguir los diversos procedimientos y pruebas para evaluar la personalidad.

2. Consistencia y cambio en la conducta.

  1. Distinguir entre tipologías y rasgos.
  2. Explicar como identifica Cattell los rasgos como resultado del análisis factorial.
  3. Describir las dimensiones fundamentales de la personalidad identificadas por Eysenck.
  4. Distinguir entre los distintos niveles de motivaciones que se implican en la conducta y al autorrealización. Describir la jerarquía de las necesidades de Maslow.
  5. Estudiar las necesidades básicas de Murray. Comparar este concepto con el de necesidad de Maslow.
  6. Describir la evaluación de las necesidades en el Test de Apercepción Temática.

3. Teorías o modelos biológicos de personalidad.

  1. Definir los conceptos constitución, carácter y temperamento, y su referencia a la personalidad.
  2. Precisar el contenido del concepto somatotipos. Bases y fundamentos biológicos de la conducta.
  3. Estudiar el papel de la herencia en la determinación de la personalidad.
  4. Estudiar el papel del medio social en la determinación de la personalidad.
  5. Discutir el nivel de ponderación de la herencia y el medio social en la determinación de la personalidad. La superación de la polémica: las teorías interaccionistas.

   Cuestionario de autoevaluación

Conviene resolverlo al término del estudio de las Unidades didácticas correspondientes. Indique en cada caso cuál es la opción válida. Se pueden consultar las respuestas al final de la Guía.

 

 Unidades didácticas 1 a 3

  1. Supongamos que una persona actúa "de manera diferente en circunstancias distintas". Este comportamiento se corresponde con la noción de:
    1. Diferencias individuales.
    2. Funcionamiento intrapersonal.
    3. Organización dinámica.
  2. ¿Cuál de estas nociones no resulta significativa para definir la personalidad?
    1. La capacidad de predecir la conducta de una persona.
    2. La personalidad, propiamente, activa los procesos que desencadenan la conducta de una persona.
    3. La personalidad estudia, fundamentalmente, la conducta que no cambia en un sujeto.
  3. La personalidad es la fuerza causal que origina toda y cualquier tipo de conducta de la persona. La afirmación anterior es:
    1. Verdadera.
    2. Falsa.
    3. Únicamente asumida por los filósofos y los Psicólogos Humanistas.
  4. El postulado que sostiene que lo definitivo de la personalidad es el cambio de la conducta más que su coherencia o continuidad pertenece a la perspectiva:
    1. Biológica.
    2. Psicoanalítica.
    3. Aprendizaje.
  5. ¿Qué perspectiva sostiene que la personalidad tiende naturalmente a la autoperfección; a la madurez?
    1. Autorregulación cognoscitiva.
    2. Fenomenológica.
    3. Neoanalítica.
  6. El concepto de personología (Henry Murray), pretende:
    1. Objetivar en lo posible las introspecciones del sujeto.
    2. Cotejar y validar la observación con la introspección.
    3. Comprender la totalidad del comportamiento del individuo (la experiencia interna y la experiencia externa).
  7. "Grado en que un hallazgo o una conclusión puede aplicarse a varias personas". La definición anterior corresponde al concepto:
    1. Correlación.
    2. Generalización.
    3. Significación.
  8. Las técnicas de evaluación de la personalidad conocidas como "calificaciones del observador" se practican en:
    1. Entrevistas personales.
    2. Autorreportes.
    3. Test proyectivos.
  9. ¿Cuál de estas disposiciones no es un factor de pérdida de la validez en los cuestionarios o inventarios?
    1. Aproximación teórica a la respuesta.
    2. Deseabilidad social.
    3. Aquiescencia.
  10. Si se afirma que las diferencias de personalidad básicamente corresponden a diferencias cuantitativas y no cualitativas, hablamos de una clasificación por:
    1. Rasgos.
    2. Tipos.
    3. Variables tipológicas.
  11. ¿Cuál de estos autores no considera que en el trasfondo de la personalidad subyacen los rasgos introversión-extroversión?
    1. Cattell.
    2. Eysenck.
    3. Jung.
  12. La postura que mantiene la primacía de las circunstancias como determinante de la conducta de un sujeto se denomina:
    1. Personalismo.
    2. Situacionismo.
    3. Interaccionismo.
  13. El TAT (Test de Apercepción Temática) pretende estudiar en el sujeto:
    1. Las necesidades manifiestas.
    2. Las necesidades latentes.
    3. Las disposiciones motivacionales.
  14. ¿Cuál de estos instrumentos de evaluación de la personalidad no se basa en la teoría de las necesidades de Murray:
    1. Test de Apercepción Temática.
    2. PRF (Personality Research Form)
    3. 16PF.
  15. El grado en que una actividad satisface una necesidad para una persona es conocido como:
    1. Motivación.
    2. Valor de incentivo.
    3. Expectativa de la necesidad.
  16. El concepto de somatotipo se refiere a:
    1. Tipos de estructura física.
    2. Dimensiones de la constitución corporal.
    3. Modalidades de temperamento.
  17. ¿Qué autor relaciona las diferencias de los rasgos introversión-extroversión con el comportamiento del cerebro; en concreto con el funcionamiento del sistema reticular activador ascendente (SRAA)?
    1. Sheldon.
    2. Eysenck.
    3. Feffrey A. Gray.
  18. Eysenck mantiene que los extrovertidos, en casos extremos de influencias emocionales negativas, son más propensos a las sociopatías que los introvertidos. Esta afirmación es:
    1. Correcta.
    2. Falsa.
    3. Pertenece a las investigaciones de Jeffrey Gray.
  19. ¿Qué autor considera que las cualidades básicas de la personalidad son la ansiedad y la impulsividad?
    1. Eysenck
    2. Gray.
    3. Zuckerman.
  20. "La descripción de la configuración corporal en tres dimensiones". La definición anterior corresponde a:
    1. Mesomorfia.
    2. Sociobiología.
    3. Somatotipo.

 Las orientaciones para el estudio están al completo en zona de alumnos

  1arrow3.gif (1147 bytes)

Documentación

 

 

       1arrow3.gif (1147 bytes)