Homenaje póstumo a Amadeo de Fuenmayor, uno de los profesores pioneros de la Universidad de Navarra

- Se reconoció la trayectoria profesional y personal del sacerdote, catedrático y académico fallecido el pasado año.

La Universidad de Navarra rindió un homenaje póstumo al profesor Amadeo de Fuenmayor, quien desempeñó una tarea decisiva en la etapa fundacional de la institución académica. El rector Ángel José Gómez Montoro destacó tanto la preocupación por su trabajo profesional como su interés por las personas y el “espíritu de servicio” con el que vivió hasta su muerte el 22 de noviembre de 2005, a los 89 años de edad.

El acto fue organizado por las Facultades de Derecho y Derecho Canónico, a las que el profesor Amadeo de Fuenmayor estuvo estrechamente unido por su dedicación docente como catedrático de Derecho Civil en la Universidad de Navarra. Ordenado sacerdote en 1949, Fuenmayor fue titular de la primera cátedra de Derecho Eclesiástico en España y también académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Su obra académica y jurídica se encuentra en el Archivo General de la Universidad de Navarra.

De izquierda a derecha: Faustino Cordón, Pablo Sánchez-Ostiz, José Javier López-Jacoiste, Ángel José Gómez Montoro, Jorge Miras, Eduardo Molano y Valentín Gómez-Iglesias. Foto: Eugenio Zúñiga

El homenaje consistió en un acto académico en el que intervinieron José Javier López Jacoiste, profesor honorario de la Universidad de Navarra; Faustino Cordón, catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Alcalá de Henares; Eduardo Molano, profesor de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad de Navarra; Valentín Gómez-Iglesias, profesor de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, de Roma; y el rector, Ángel José Gómez Montoro.

Al acto asistieron más de centenar y medio de discípulos, colegas y amigos del homenajeado. Otros muchos no pudieron acudir pero enviaron cartas de adhesión como la del presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, Landelino Lavilla, y del Cardenal Arzobispo de Madrid, Mons. Antonio María Rouco Varela.

Trabajar a conciencia y servicio a los demás

Ángel José Gómez Montoro destacó que la vinculación de Amadeo Fuenmayor con la historia de esta Universidad “es anterior a que ésta naciera” y recordó que “al pensar su Fundador en comenzarla y decidir que tuviera su sede en Pamplona, le encomendó precisamente a él y al profesor Albareda que se ocuparan de informar del proyecto al Obispo de Pamplona y a la Diputación Foral, esperando fuera bien acogido”. “Las perspectivas que abrieron, junto a la oración de San Josemaría, hicieron muy favorable la acogida en este viejo Reyno”, continuó el rector.

En su intervención, hizo una semblanza del homenajeado de quien dijo que “trabajaba a conciencia, en silencio, pero también se ocupaba de las personas. Sembraba alegría, paz, buen criterio, amor a la unidad y espíritu de servicio para sacar adelante esta Universidad”.

Por su parte, José Javier López Jacoiste resaltó del profesor Fuenmayor su gran capacidad para la amistad y su don de consejo. “Era sugerente, y un gran investigador”, subrayó. Después, Faustino Cordón recordó las aportaciones de Fuenmayor a la ciencia jurídica, “en especial al Derecho de Familia, y su importante papel en las Leyes de Libertad Religiosa”. De referente intelectual y moral fue descrito por el profesor Eduardo Molano, quien recordó haberle impresionado de Fuenmayor “su personalidad, inteligencia, humor, agudeza, y la reciedumbre de su carácter”.

Por último, Mons. Valentín Gómez-Iglesias aseguró en su exposición la importancia de comprender la personalidad y trayectoria humana y científica del profesor Fuenmayor unida a su encuentro con San Josemaría Escrivá en 1939, y a un constante querer cumplir la voluntad de Dios. También presidieron el homenaje Pablo Sánchez-Ostiz y Jorge Miras, decanos de las Facultades de esta Universidad de Derecho y Derecho Canónico, respectivamente.

 
2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario 31080 Pamplona (España) T 948 42 56 31 |