LA NATURALEZA DE LA CIENCIA


Charles S. Peirce (1905)

Traducción castellana de Sara Barrena (1996)


El siguiente texto de C. S. Peirce, que se publicó por primera vez en castellano en Anuario Filosófico XIX/3, 1996, pp.1435-1440, forma parte de su Notebook I de 1905, correspondiente a las Adirondack Summer School Lectures. Fue catalogado como MS 1334 en el catálogo de Richard R. Robin. En 1986 Kenneth L. Ketner eligió este sugestivo fragmento -hasta entonces prácticamente desconocido- dándole el título "The Nature of Science" para dar a conocer en el volumen de John J. Stuhr Classical American Philosophy. Essential Readings and Interpretative Essays (Oxford University Press, 1987), la concepción que Peirce tenía de la actividad científica.




Mi clasificación de las ciencias os dará un primer atisbo de mi noción de la posición que la lógica ocupa entre las ciencias. Esta clasificación adopta la idea general de la llamada clasificación de Comte. Cuando hablo de ella como "la llamada clasificación de Comte" debo afirmar que de mi propio conocimiento, no conozco ninguna razón para no llamarla simplemente clasificación de Comte. Pero el Dr. Robert Flint y otros escritores afirman muy solemnemente que "si esa clasificación posee algún mérito éste debe ser atribuido al Dr. Burdin que la formuló y a Saint-Simon que la aceptó y la publicó primero; no a Comte, aunque él mostró cuánto podía hacerse con ella". A pesar del carácter vil de la profesión clerical en tiempos pasados, no puedo creer que el Dr. Flint usara tal lenguaje sin una prueba concluyente de su verdad, que convenza a toda mente. Siento no poder suprimir del todo una duda persistente que se insinúa en mi mente debida a la indecible mendacidad del clero en tiempos demasiado recientes. Ciertamente no puedo creer ni por un instante que Comte fuera un plagiario consciente.

Este esquema, como sabéis, organiza en una escalera lo que Comte denominó "ciencias abstractas", con la idea de que cada una deriva sus principios de los descubrimientos de la ciencia más abstracta que ocupa el peldaño superior, mientras que al mismo tiempo todas están presionando hacia arriba en el esfuerzo de llegar a ser más "abstractas". Desde que Comte expuso primero ese esquema, se han propuesto otros muchos, pero entre los resultados o más bien entre lo que me parece ser en absoluto digno de estudio, incluyendo todos los que son ampliamente conocidos, no he encontrado ninguno que no estuviera manifiestamente basado en aquel que aparece bajo el nombre de Comte. Y si el mío propio no tiene otra distinción tendrá aquella de poseer honestamente una filiación a un sistema de filosofía al que soy profundamente opuesto; una filiación que demasiados de sus descendientes parecen estar avergonzados de poseer.

Esta, sin embargo, no es la única peculiaridad de mi clasificación. De cara a hacerla útil desearía que fuera una clasificación natural, esto es, desearía expresar los hechos principales de las relaciones entre las ciencias en tanto que se muestran a sí mismos al estudio científico y observacional. Ahora bien, según mi comprensión son sólo los objetos experienciales naturales los que se prestan a una clasificación natural así. No creo, por ejemplo, que podamos hacer una clasificación natural de las curvas planas o de cualquier otra mera posibilidad. Los clasificamos, o más bien los dividimos, de acuerdo a sus órdenes y clases o a sus así llamadas deficiencias. Pero ésta es una enumeración de los casos meramente posibles. No expresa ninguna información positiva. No puede por eso servir al mismo propósito que una clasificación natural. Mi noción es que lo que nosotros llamamos "clasificación natural" está, de acuerdo con la naturaleza de las cosas, limitada a los objetos naturales. Ahora bien la inmensa mayoría de las clasificaciones de las ciencias son clasificaciones de ciencias posibles, que no son ciertamente objetos naturales. ¿Qué es la ciencia en cuanto un objeto natural? Es la efectiva ocupación viva de un grupo efectivo de hombres vivos. Es sólo en ese sentido en el que yo me atrevo a intentar una clasificación de las ciencias. Una proporción muy considerable de todas las así llamadas clasificaciones de las ciencias son clasificaciones de scientia, o episthmai en el sentido antiguo de conocimiento perfecto. Otras son clasificaciones no de las ciencias sino de los objetos de conocimiento sistematizado.

Pero lo que entiendo por "ciencia", tanto para el propósito de esta clasificación como en general, es la vida dedicada a la búsqueda de la verdad de acuerdo con los mejores métodos conocidos por parte de un grupo de hombres que se entienden las ideas y los trabajos unos a otros como ningún extraño puede hacerlo. No es lo que ya han descubierto lo que hace de su ocupación una ciencia; sino el que estén persiguiendo una rama de la verdad de acuerdo, no diré, con los mejores métodos, sino con los mejores métodos que en su tiempo se conocen. No llamo ciencia a los estudios solitarios de un hombre aislado. Sólo cuando un grupo de hombres, más o menos en intercomunicación, se ayudan y estimulan unos a otros al comprender un conjunto particular de estudios como ningún extraño podría comprenderlos, [sólo entonces] llamo a su vida ciencia. No es necesario que todos trabajen sobre el mismo problema, o que todos estén completamente familiarizados con todo lo que otro de ellos tiene necesidad de saber; pero sus estudios deben estar tan estrechamente ligados que cualquiera de ellos pudiera hacerse cargo del problema de cualquier otro después de algunos meses de preparación especial y que cada uno entendiera bastante minuciosamente en qué consiste cada uno de los trabajos de los otros; de modo que al juntarse dos de ellos, estarían completamente informados uno de las ideas del otro y del lenguaje que éste hablara y se sentirían como hermanos. En particular, una cosa que frecuentemente les une es su habilidad común, que no poseen los extraños, para el uso de ciertos instrumentos, y su habilidad común para desarrollar ciertas clases de trabajos. Los hombres de ese grupo tienen relaciones con los hombres de otro grupo cuyos estudios son más abstractos, a los que acuden a por información acerca de principios que los hombres del segundo grupo entienden mejor, pero que los hombres del primer grupo necesitan aplicar. Al mismo tiempo los hombres de este primer grupo tendrán probablemente mucha más capacidad para las aplicaciones especiales de esos principios que los miembros del segundo grupo que entienden mejor los principios en sí mismos. De este modo el astrónomo recurre al estudiante de óptica, que entiende los principios de óptica mejor que él mismo. Pero él entiende las aplicaciones de esos principios a los instrumentos astronómicos y trabaja con ellos mucho mejor que el estudiante de óptica pura. Un grupo puede estar en tal sabia dependencia respecto de varios grupos distintos. Ahora bien, no pretendo que todas las relaciones de dependencia de una ciencia respecto de otra puedan ser totalmente representadas por algún esquema de ordenación de los nombres de esas ciencias, incluso aunque limitáramos el tipo de dependencia que buscamos al de representar la dependencia de principios. Pero me propongo representar sólo de alguna manera vaga la dependencia de principios de cada ciencia y de cada grupo de ciencias respecto de las otras según la manera de Comte, o Charles Burdin, o quien fuera el que hizo aquel maravilloso descubrimiento.

Todas las vidas humanas se separan y dividen a sí mismas en tres grandes grupos cuyos miembros se entienden unos a otros de un modo genérico, pero [no] pueden de por vida entender empáticamente los propósitos y objetivos de los otros. El primer grupo consiste en los devotos de la diversión que se dedican a partir su pan y comer un pan tan fino como puedan y que buscan las mayores diversiones suyas y de sus compañeros. Esta es la clase mayor y más necesaria. El segundo grupo desprecia tal vida y no la puede entender plenamente. Su noción de la vida es lograr resultados. Construyen grandes empresas, entran en política, no como lo hace el político de poca monta, para ganarse la vida, sino para manejar las fuerzas del estado, emprenden reformas de una y otra clase. Este grupo constituye la civilización. Los hombres del tercer grupo que son comparativamente pocos no pueden concebir en absoluto una vida para la diversión y desprecian una vida de acción. Su propósito es adorar a Dios en el desarrollo de las ideas y de la verdad. Estos son los hombres de ciencia. Se dividen a su vez en tres grandes grupos que se distinguen por sus diferentes concepciones de la finalidad de la ciencia. Están aquellos que se consideran a sí mismos como los tutores y superiores de los que hacen. La ciencia dice a sus mentes cómo tiene que funcionar el mundo; y las ciencias que cultivan son las Ciencias Prácticas. Pero para desarrollar una ciencia práctica, un hombre debe tener el equivalente a un resumen de la ciencia [,] una relación sistematizada de todo el conocimiento humano. Por lo tanto debe haber una segunda clase de hombres cuyo objetivo sea producir tales resúmenes. Uno trabajando sobre una parte y otro sobre otra. Para estos hombres la ciencia es lo que Coleridge definió como conocimiento organizado. En este mismo asunto es en el que estoy ocupado yo ahora; clasificar las ciencias es una parte necesaria de este trabajo de sistematizar y resumir el conocimiento humano. He denominado a tales ciencias las Ciencias de Revisión, o también Tácticas o Taxospude, la tarea de ordenar la ciencia. La tercera gran división de la ciencia la llamo Heurética o heurospude, la tarea de descubrir. Es verdad que todos los hombres de ciencia no se ocupan de otra cosa que de la tarea de descubrir. Esto es verdad respecto de los taxospudistas y los prattospudistas tanto como de los heurospudistas. Pero la diferencia es que la tarea de descubrir de los prattospudistas tiene el objetivo último de hacer, y la tarea de descubrir de los taxospudistas el objetivo de aplicar el conocimiento de algún modo, sea en la acción o más específicamente en la cognición. Pero los heurospudistas miran el descubrimiento como un familiarizarse con Dios y como la intención última por la que la raza humana fue creada. Incluso como la intención misma de Dios al crear al mundo en su totalidad. Consideran una cuestión sin consecuencias el que la raza humana subsista y disfrute o que sea exterminada, como [en] algún tiempo lo será muy felizmente, tan pronto como haya favorecido a su propósito de desarrollar un nuevo tipo de mente que pueda amar y adorar mejor a Dios.

No debéis pensar que quiero decir en algún sentido poco imaginativo que la noción de Dios al crear el mundo era tener a alguien que lo admirara. Posiblemente no podemos ponernos a nosotros mismos en los zapatos de Dios, ni siquiera para decir en algún sentido definido y poco imaginativo que Dios es. Sólo quiero decir que el propósito de la creación tal y como debe aparecernos en nuestros más altos intentos de comprensión, es hacer una mente que responda. Es el movimiento de Dios hacia su propia reproducción. Y cuando digo que Dios es, quiero decir que la comprensión de Dios es el más alto vuelo que podemos hacer hacia una comprensión del completo universo físico-psíquico. Tiene la ventaja sobre los agnósticos y otras opiniones de ofrecer a nuestra aprehensión un objeto para ser amado. Ahora bien, el heurospudista tiene una necesidad imperativa de encontrar en la naturaleza un objeto al que amar. Su ciencia no puede subsistir sin él. Ya que la ciencia para él debe ser adorar para no caer ante los pies de algún ídolo de fabricación humana. Recordad que la raza humana no es sino una cosa efímera. En un instante será desechada y suprimida toda entera. Incluso ahora domina simplemente en un pequeño planeta de una estrella insignificante, mientras que todo lo que abarca nuestra vista en una noche estrellada es respecto del universo mucho menos que una sóla célula del cerebro respecto al hombre entero.


Traducción de Sara F. Barrena




Fin de: "La naturaleza de la ciencia". Traducción castellana de Sara F. Barrena, 1996. Original en: MS 1334

Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es

Fecha del documento: 14 de septiembre 2001
Ultima actualización: 29 de mayo 2012


[Página Principal] [Sugerencias]