PERFIL BIOGRÁFICO DE WILLIAM JAMES


Izaskun Martínez (2006)





William James nació en Nueva York el 11 de enero de 1842 y murió en su casa de Chocorua (New Hampshire) el 26 de agosto de 1910. En el momento de su muerte muchos de los intelectuales contemporáneos —entre los que se incluían muchos de sus amigos— como John Dewey o Bertrand Russell publicaron hermosas palabras lamentando la pérdida de James y elogiando su gran labor y su influencia como psicólogo y filósofo.

James fue un intelectual reconocido en su tiempo. No sólo se le conoce por ser el más destacado divulgador de la filosofía pragmatista sino también por ser el primer americano en reconocer la psicología como una disciplina independiente. Entre otros méritos en la investigación psicológica, James creó en Harvard en 1875 el primer laboratorio de psicología de los Estados Unidos. Probablemente su mayor aportación a la psicología fue la redacción de su obra de 1890 Principles of Psychology (Principios de psicología), que fue utilizado como libro de texto durante muchos años en diversos países y que aún hoy tiene vigencia por contener en germen muchas de las corrientes actuales de la psicología.

Los viajes a Europa fueron decisivos para su desarrollo intelectual y vocacional. A los 19 años ya había estado en tres ocasiones en Europa con su familia durante largas temporadas. El primer viaje fue en 1843 y permanecieron en el continente europeo durante dos años. El segundo viaje lo hicieron en 1855 y regresaron en 1858, y el tercer viaje en 1859 para regresar a los Estados Unidos un año después. Estas estancias en Europa permitieron a James a esa edad tan temprana hablar, leer y escribir en alemán, francés e italiano, además del inglés. Estos viajes le proporcionaron una educación cosmopolita que sintonizaba perfectamente con su naturaleza abierta a las diferentes culturas y con su condición de "hombre de mundo".

Durante toda su vida, William James siguió viajando a Europa en sucesivas ocasiones y por diferentes motivos, tanto académicos como de salud. Además James hizo de estos viajes uno de sus mejores modos de investigación pues en ellos inició contactos —e hizo grandes amistades— con los más notables pensadores, psicólogos, filósofos y científicos europeos de su tiempo como el filósofo francés H. Bergson (1859-1941), el intelectual francés E. Boutroux (1845-1921) o el pragmatista italiano G. Papini (1881-1956). Conoció las nuevas ideas que se formaban en Europa y asimiló lo que más le interesaba de ellas. Esto da buena prueba de que la errática educación de James, siempre a caballo entre Estados Unidos y Europa, no fue una limitación en el posterior desarrollo de su pensamiento, sino que más bien, hizo que James no estuviera condicionado por una escuela aislada de pensamiento.

James tenía un carácter vigoroso y espontáneo que le llevaba a actuar siempre movido por cualquier cosa que le hiciera sentir o despertara su interés, aunque teniendo siempre en cuenta y respetando los sentimientos y las opiniones de los demás. No en vano, uno de los puntos que caracterizan el pragmatismo jamesiano es la necesidad de someter las propias opiniones al juicio de los otros. Su gran facilidad para entablar relaciones personales, le llevó a tener un gran número de amigos y a hacer más fáciles sus relaciones sociales, académicas e intelectuales.

En la Universidad de Harvard todos querían a James como persona y le admiraban como profesor, porque James era exactamente igual en clase que en cualquier otros sitio: paternal, cariñoso, amable, inclinado al intercambio social. Era así cuando su humor era bueno, pero cuando James sufría alguno de sus episodios neurasténicos se volvía un ser melancólico y apático. Sufría profundas crisis nerviosas y en alguna de esas crisis más aguda incluso tuvo pensamientos suicidas. James era, en ocasiones, tan natural que desconcertaba a los que estaban a su alrededor por su sencillez y por lo informal de su estilo que contrastaban con las rígidas formas del ambiente académico de Harvard, tanto en sus clases como cuando pronunciaba alguna de sus famosas conferencias. Sus conferencias llegaron a alcanzar tal fama que en muchas de ellas logró reunir a más de mil personas y tuvo que habilitarse una sala más grande para poder acoger a todos aquellos que habían acudido a escucharle. Este estilo popular puede encontrarse reflejado de forma clara en algunas de sus obras más conocidas como The Will to Believe (La voluntad de creer) (1897) o The Varieties of Religious Experience (Las Variedades de la experiencia religiosa) (1902), ambas obras fueron fruto de conferencias pronunciadas por James.

El arte fue de las alternativas vocacionales de la juventud de James. William James tenía talento artístico, y ya desde muy joven dibujaba y pintaba. De hecho, uno de los motivos principales del tercer viaje que la familia James hizo a Europa entre 1859 y 1860, fue separar a William de la influencia de la escuela de arte con la intención de que olvidara su interés por la pintura. Henry James padre llevó a su familia a Alemania, con la intención de que sus hijos aprendieran alemán, pero pronto su hijo mayor le dijo que quería dedicarse a la pintura. El padre tuvo que ceder ante la insistencia de William, y regresó con toda su familia a los Estados Unidos. Contra la voluntad de su padre y a modo de experimento vocacional, William James se matriculó en la escuela de William Morris Hunt y estudió con John La Farge, ayudante de Hunt, que fue una de las personas que más profundamente fomentó en William el gusto por la pintura. En el ambiente del estudio de pintura, el propio William se dio cuenta de que su pasión artística no era tan fuerte como él había llegado a pensar, y creyó que no tenía el talento suficiente para hacer de la pintura su profesión. Así que en el otoño de 1861, William finalmente abandonó el arte por la ciencia y entró en la Lawrence Scientific School de Harvard para estudiar química.

Finalmente, William James se dedicó al estudio de la ciencia de forma sistemática y académica, aunque aún tardaría doce años en concretar su orientación dentro de la ciencia. En estos años y en la decisión de su definitiva ocupación tuvo mucho que ver su mala salud que le impedía, por ejemplo, permanecer durante mucho tiempo de pie trabajando en el laboratorio por sus dolores de espalda, y no podía tampoco mirar bien a través del microscopio, pues desde joven sufría molestias en los ojos que también le impedían leer durante largo tiempo.

En 1864, William James ingresa en la Facultad de Medicina de Harvard donde completará sus estudios de medicina después de varias interrupciones. La primera de ellas fue en marzo de 1865, después de un solo semestre. James decidió unirse a la expedición que Louis Agassiz (1807-1873) organizó para ir al Amazonas, en Brasil. Esta expedición fue bautizada con el nombre de Expedición Thayer —en honor de Nathaniel Thayer, rico hombre de negocios que financió el viaje de Agassiz y su equipo a Brasil por un año—. James aguantó quince meses en el Amazonas y regresó antes que el resto de la expedición en marzo de 1866 a terminar sus estudios de medicina que aún sufrirían una nueva interrupción.

La formación académica científica de James en la universidad se alternaba con su estudio e interés por la filosofía alentado por las propias lecturas filosóficas de James y el contacto con algunas de sus amistades que se encontraban en campos más cercanos a la filosofía de lo que el propio James estaba: Charles S. Peirce (1839-1914), Oliver Wendell Holmes (1841-1935), Chauncey Wright (1830-1875). Junto a ellos fundó el Metaphysical Club, uno de los muchos grupos que se reunían en Harvard de forma informal para intercambiar ideas entre sus miembros. Las relaciones de William James con estos personajes, además del trato con las numerosas personalidades que frecuentaban el hogar familiar de James, fue decisivo en la carrera como filósofo y psicólogo de James.

Los problemas nerviosos de James se habían agudizado desde su regreso de Brasil en marzo de 1866. Aunque continuaba con su carrera de medicina, James no estaba bien físicamente y pensó que sus problemas de salud podrían curarse con un viaje a Europa a algún balneario. Además de estos motivos de salud, a James le interesaba este viaje porque en la Facultad de Medicina se había centrado en la fisiología y, en ese momento Alemania era pionera en el estudio de esta disciplina. Así que el 16 de abril de 1867 se embarcó hacia Europa en lo que fue la segunda interrupción de sus estudios médicos. James pasó la mayoría de su estancia en Alemania, además de los primeros días de su viaje en los que estuvo en París. James regresó a los Estados Unidos en noviembre de 1868. Por fin, en 1869, con veintisiete años de edad, James obtuvo su licenciatura en medicina. Pero ya desde su segundo año de estancia en la Lawrence Scientific School, había abandonado toda intención de ejercer la medicina, de hacer de la medicina su profesión, y pasó mucho tiempo mientras permaneció en la Facultad de Medicina de Harvard leyendo y estudiando psicología.

La década de los 70 fue un punto de inflexión en la vida de William James. Tres acontecimientos significativos marcarán el futuro desarrollo de la vida y la carrera de James. El primero de ellos fue la profunda crisis emocional que sufrió en 1870. Los otros dos hechos que influirán de manera decisiva en la vida de James son el comienzo de su actividad docente en Harvard en el año 1872, y su matrimonio con Alice Howe Gibbens (1849-1922) en 1878. En abril de 1872, James dio inicio a lo que sería su profesión, la de profesor, hasta 1907, año en el que presentaría su renuncia definitiva. William James aceptó una oferta informal de Harvard y fue nombrado instructor en fisiología y anatomía. Aquí comenzó una carrera docente que duró treinta y cinco años y que pasó por distintas etapas, hasta llegar a la filosofía. Mientras estaba enseñando fisiología y anatomía comparadas en 1873, James que aún tenía problemas de salud, pensó que podía recuperarse con otro viaje a Europa. Así que en noviembre de 1873, se embarcó en un buque de nombre S.S. Spain que le llevó a Europa. Pasó por Londres y París, hasta que llegó a Italia donde tenía pensado pasar su estancia en Europa. Este viaje duró un año y James regresó de nuevo a Estados Unidos desde Bremen en marzo de 1874. Entre 1874 y 1875 James reanudó sus clases y comenzó a enseñar psicología en Harvard, además de sus clases de anatomía y fisiología.

En 1878, William James contrajo matrimonio con Alice Howe Gibbens, una maestra de Boston que se convirtió en su fiel compañera. Alice supo apaciguar el talante a veces atormentado de James. William James tuvo cinco hijos con su esposa, y su familia y su hogar se convirtieron en su refugio. Sus cinco hijos fueron, el mayor Henry (1879-1947), el segundo William (1882-1961), el tercero Herman (1884-1885) murió con un año, el cuarto fue la única mujer, Margaret Mary (1887-1950) y, el último, Alexander Robertson (1890-1946).

La nueva década, la de 1880, comenzó para James con un nuevo cambio en su actividad docente. William James había impartido fisiología, anatomía, psicología y, en 1880 fue nombrado profesor ayudante de filosofía. Su carrera docente y su pensamiento iban concretándose y, definitivamente tomaron la línea filosófica, aunque nunca dejó de interesarse por la investigación psicológica. La carrera docente de James por las disciplinas que enseñó se puede dividir cronológicamente de la siguiente manera: se dedicó a la fisiología de 1872 a 1880, a la psicología de 1889 a 1897 y, por fin, a la filosofía desde 1880 a 1907.

James volvió de nuevo a Europa y pasó el verano de 1880 entre Londres, Alemania y Suiza. James de nuevo regresó en septiembre de 1882, tras la muerte de su madre, Mary Walsh (1810-1882). Para hacer este viaje a Europa James tenía motivos académicos, como el conocer las nuevas ideas que estaban surgiendo o entablar contacto con científicos y filósofos europeos. Además quería avanzar en la redacción de la que fue su gran obra de psicología, Principios de psicología que había comenzado a redactar dos años antes. Entre sus obligaciones académicas, docentes y familiares, James había conseguido avanzar muy poco en la redacción de este libro y creyó que en Europa podría tener la tranquilidad suficiente para conseguir, al menos, adelantar en la escritura de esta obra que llegaría a ser el mayor éxito editorial de James. Además, James publicó en 1892 un libro titulado Psychology. Briefer Course (Compendio de psicología) por encargo de su editor, Henry Holt. El editor encargó a James este libro que fue una versión abreviada de Principios de psicología con el propósito de que se convirtiera en un manual de clase con un estilo más ameno y no tan científico como aquél. Además de su fin didáctico esta obra trató de enmendar los errores por los que había sido criticado, como la falta de sistematicidad o la excesiva proliferación de ejemplos y de exposición y comentario de diversos experimentos. James siguiendo la petición de su editor Henry Holt y condensó los dos volúmenes de Principios. Este obra fue conocida por los estudiantes como The Jimmy.

Esta obra, Principios de psicología, fue probablemente la mayor aportación de James a la investigación en psicología. James también estuvo muy vinculado a la comunidad de investigación de psicología. Fue miembro de la Sociedad de Investigaciones Psíquicas, fundada en 1882, desde 1884 hasta su muerte. Además tuvo el cargo de vicepresidente durante dieciocho años y fue presidente de esta misma sociedad entre 1894 y 1896. Aún hoy se reconoce la gran importancia que tuvo la publicación de Principios de psicología porque consiguió, de alguna manera, que la psicología fuera reconocida como una disciplina autónoma con respecto a la filosofía a la que había estado ligada siempre. La psicología como disciplina independiente no tiene tantos años porque su historia como ciencia comienza en el siglo XIX, cuando algunos estudiosos de la psicología quisieron aplicar a ella el método de la experimentación de la fisiología que estaba teniendo gran éxito.

De nuevo la muerte apareció en la vida de la familia James —la década de los 80 estuvo marcada por las muertes de su madre, su padre y en 1885, de su hijo Herman con un año de edad—. Mientras William James estaba en Londres visitando a su hermano Henry, que vivía allí desde 1874, los dos hermanos recibieron un telegrama en el que se les anunciaba que su padre se encontraba muy enfermo y que su muerte era inminente. Henry James, en un intento de llegar a Estados Unidos antes de que su padre muriera, se embarcó hacia su país pero no consiguió llegar a tiempo. William James, en cambio, se quedó en Londres. Su primera intención al conocer la noticia fue regresar él también a su país para ver a su padre vivo por última vez pero, definitivamente se quedó.

James regresó a Estados Unidos en 1883 y dedicó la mayor parte de la década de los ochenta a completar la redacción de su libro de psicología. Esta fue su principal ocupación que alternó, además de con la docencia, con la publicación de algún ensayo como el titulado "Algunas omisiones de la psicología introspectiva", publicado en la revista Mind en 1884 y fruto de unas conferencias pronunciadas en la Escuela de Concord en julio de 1883. También en esta década escribió la mayor parte de los artículos que luego formaron parte de su obra La voluntad de creer y otros ensayos de filosofía popular. Esta obra, The Will to Believe and Other Essays in Popular Philosophy, es otra de las obras más conocidas de James. En ella, se puede encontrar de forma global uno de los puntos centrales de la filosofía que James adoptó: el empirismo radical.

En el año 1885, hay que destacar dos hechos relevantes en la vida académica de William James. El primero de ellos es que fue nombrado profesor titular de filosofía —solo cinco años después de haber sido nombrado profesor ayudante de la misma disciplina—. En este año también James escribió un texto en el que iba perfilando su teoría sobre la verdad y la experiencia titulado "Las verdades necesarias y los efectos de la experiencia" que más tarde, se convertirá en el capítulo que cierra la obra Principios de psicología. En 1886 William James compró una casa en Chocorua (New Hampshire) en la que moriría veinticuatro años después. Estos hechos revelan que James ya estaba encaminado tanto académica como vitalmente. Su familia iba creciendo y su fama como filósofo y profesor también. En 1889 se mudó definitivamente a Cambridge, a una casa cerca de la Universidad de Harvard. En este mismo año en el que trasladó a su familia a Cambridge, James volvió a embarcarse hacia Europa con el propósito principal de visitar a su hermana Alice (1848-1892) que vivía junto a Henry, en Londres desde 1884. Alice James estaba muy enferma y murió en Londres bajo los atentos cuidados de su hermano Henry y de su íntima amiga, Katharine P. Loring, después de sufrir dolorosos procesos de empeoramiento de su salud. Además de visitar a su hermana Alice en Londres, James asiste como representante norteamericano al Congreso Internacional de Psicología Fisiológica celebrado entre el 5 y el 10 de agosto. En el año 1890 James ya era un feliz padre de familia con cuatro hijos, reconocido profesor de filosofía, y maestro en psicología. James instalado definitivamente en Cambridge vivió en la casa que fue su hogar durante los restantes veinte años de su vida y, en la que numerosas personas ilustres e importantes pensadores le visitaron.

Esta década de los noventa fue de frenética actividad para William James. En 1892 viajó con toda su familia, su esposa Alice y sus cuatro hijos, a Europa donde permanecieron un año, hasta septiembre de 1893. En Europa, James no abandonó sus labores académicas e intelectuales y acudió a Padua (Italia) al Tricentenario de Galileo como representante de Harvard. En esta década también, además de la publicación de las obras La voluntad de creer y Psicología pedagógica para maestros, James pronunció dos series de conferencias famosas. La primera entre 1896 y 1897 titulada Estados mentales excepcionales en el Lowell Institute que no fue publicada. Y la segunda serie de conferencias que fue titulada Concepciones filosóficas y resultados prácticos la pronunció en la Universidad de Berkeley, en California. En estas conferencias James hizo público el pragmatismo como movimiento filosófico. En este año 1898, James también pronunció la serie de conferencias llamadas "Conferencias Ingersoll sobre la inmortalidad humana" a las que fue invitado y en las que presentó un trabajo llamado La inmortalidad humana: dos supuestas objeciones, que fue publicado el mismo año.

En 1900, James fue invitado a pronunciar las "Conferencias Gifford" en la Universidad de Edimburgo pero no se encontraba bien de salud y se pospusieron hasta 1901. El 16 de mayo de ese año comenzó la primera serie de conferencias. Después de esta primera serie, James regresó a su país y pasó el resto del año en su casa, hasta la primavera de 1902 en la que regresó a Edimburgo y pronunció la segunda parte de sus conferencias sobre Las variedades de la experiencia religiosa. Antes de que James partiera hacia Escocia, el texto de las conferencias había sido preparado para entregar a la imprenta y se publicó en junio de ese mismo año 1902 bajo el título de The Varieties of Religious Experience. A Study in Human Nature (Las Variedades de la experiencia religiosa. Estudio sobre la naturaleza humana).

Entre julio de 1904 y febrero de 1905, James escribió ocho nuevos artículos de filosofía que dieron lugar a la obra Ensayos sobre empirismo radical que se publicó de forma póstuma en 1912 con este título elegido por James antes de su muerte. En la primavera de 1905, James se embarcó nuevamente hacia Europa para hacer un viaje por el Mediterráneo con su hermano Henry. En esta ocasión, William James pasó tres meses en Europa y regresó a los Estados Unidos en 1906, año en el que aceptó una invitación que le llegó desde la Universidad de Stanford, en California para pasar una temporada como profesor visitante. James viajó con su esposa Alice a California y allí vivieron el terrible terremoto que asoló la ciudad de San Francisco. Ambos salieron ilesos del terremoto y en septiembre volvieron a Harvard.

El año 1907 fue clave en la producción filosófica de James, pues es el año en el que publicó Pragmatism, obra que le hizo pasar a la historia por ser el máximo divulgador de la filosofía pragmatista, aunque todas las ocasiones en las que James habló de la filosofía pragmatista atribuyó a Charles S. Peirce el término "pragmatismo". Además 1907 fue el año del retiro de William James como profesor de Harvard. James había intentado en otras ocasiones presentar su renuncia pero nunca había sido aceptada por el rector. Finalmente, se hizo efectivo su retiro en 1907 y James se liberó de sus obligaciones académicas y docentes que le habían supuesto en ocasiones una gran carga, pero que, a su vez, le habían proporcionado el auditorio que él deseaba para hacer públicas sus ideas. Para James era esencial esta faceta pública del pensamiento, este sometimiento de lo pensado por uno mismo al juicio de los demás, y sus populares conferencias y sus clases habían sido el escenario perfecto para que James pusiese a pruebas sus propias ideas. De hecho, James aún tendría que cumplir un compromiso más. Había sido invitado como ponente para las "Conferencias Hibbert", que James pronunció en el Manchester College en Oxford en mayo de 1908. Estas conferencias fueron publicadas con el título de A Pluralistic Universe en 1909.

La salud de James iba deteriorándose progresivamente. En 1909 ya se encontraba mal pero aún sacó fuerzas para hacer su último viaje a Europa en 1910 —para visitar a su hermano Henry en Londres—, y para publicar su última obra importante en vida, El significado de la verdad. William James permaneció en Europa desde marzo de 1910 hasta agosto del mismo año. Además de estar con su hermano Henry, tomó unos baños en Nauheim (Alemania) y se reunió con Henri Bergson por última vez en París a donde llegó el 5 de mayo. Regresó a Estados Unidos en agosto. James no se dirigió a su domicilio habitual de Cambridge sino a su casa de verano en Chocorua (New Hampshire) pocos días antes de su muerte. En Chocorua le esperaban su esposa y sus hijos:

Al mediodía del 26 de agosto, Alice entró a la habitación de William con un poco de leche, que era la única sustancia que había sido capaz de ingerir desde que llegó a casa. Al principio, ella pensó que estaba dormido, pero enseguida se dio cuenta de que algo había cambiado: James estaba inconsciente. Colocó la cabeza de su esposo entre sus brazos y escuchó su débil respiración. Un poco antes de las 2:30 todavía en los brazos de Alice, William James murió1.



Notas

1. L. Simon, William James Remembered. Lincoln, University of Nebraska Press, 1996, p. 385.


Fecha del documento: 20 de marzo 2006
Ultima actualización: 6 de marzo 2012

[Página Principal] [Sugerencias]