Portada » Investigación

Lozano Bartolozzi: “Sin periodistas no hay periodismo, se necesita gente que tenga criterio”

El exprofesor de Relaciones Internacionales ha presentado hoy en el plató de televisión de la facultad 'El rapto del periodismo', una reflexión sobre la profesión

alicia alamillos, 25 marzo 2013

El exprofesor de Relaciones Internacionales de fcom, y siempre prolífico escritor sobre el periodismo, Pedro Lozano Bartolozzi, ha presentado hoy en el plató de televisión de la facultad su último libro, titulado El rapto del periodismo.

Pedro Lozano Bartolozzi, con su último libro. Foto: Manuel Castells

Tras una breve presentación del vicedecano Manuel Martín Algarra, Pedro Lozano ha explicado a los asistentes las principales ideas de su reciente publicación. Pero, ¿quién ha raptado el periodismo? Para Lozano, uno de sus secuestradores ha sido el propio periodista, o mejor dicho, aquellos que no han cumplido con la suficiente profesionalidad que exige el cargo. El otro raptor ha sido el medio de comunicación, quien ha estado más preocupado por la economía que por el contenido.

El rapto del periodismo está dirigido al público en general, ya que, según el autor, “todo el mundo cumple una función en el mundo comunicativo, aunque no todos seamos periodistas”. El libro es, según Lozano Bartolozzi, como una “honda reflexión sobre la situación actual del periodismo, que parece que abandona su vocación pública para ser algo más propio del consumo privado”. Pedro Lozano Bartolozzi defiende la necesidad de que esta tendencia retroceda, puesto que la sociedad necesita que los medios y el periodismo vuelvan a la esfera pública. Pero, a pesar del título, que puede sonar “catastrofista o deprimente”, el autor advierte de que el problema ha de entenderse como un reto a superar.

El rapto del periodismo une, en una estructura de “mosaico”, diferentes reflexiones sobre el periodismo en internet, sobre la razón comunicativa, sobre el tratamiento de la guerra en la información, sobre el carácter jurídico de la legislación en cuanto a la comunicación, entre otros.

El libro también “fabrica” nuevos términos, como tardoperiodismo, una palabra mejor que postmodernismo. Según el autor, el tardoperiodismo es el momento en el que se encuentran los medios, un estadío que da la oportunidad de avanzar en dos direcciones: hacia el postperiodismo o el neoperiodismo.

Pero no es la noción del tardoperiodismo el único concepto interesante que ofrecen las páginas de El rapto del periodismo. Por ejemplo, en el capítulo sexto, centrado en el carácter jurídico, reflexiona cómo ha evolucionado la legislación española frente a la nueva realidad comunicativa. En la actualidad, dice Lozano Bartolozzi, “todos los agentes civiles se han convertido en potenciales agentes comunicativos”, por lo que la legislación actual sobre el derecho a comunicar ha quedado “completamente desbordada”.

Sin dejar del todo el tema jurídico, pero centrándose más en las relaciones internacionales, Lozano aborda también en el libro la Organización de las Naciones Unidas, un ente que, a su modo de ver, es un poco “platónico”.

El último capítulo es también la última clase que Pedro Lozano Bartolozzi dio en la facultad, hace casi tres años. En ella hablaba sobre recobrar la ilusión en el “viejo oficio”, y resaltaba la necesidad vital de que las facultades formen correctamente a los nuevos periodistas, a personas con “la cabeza bien amueblada”. El autor cree que, aunque hay mucho intrusismo y se ha llegado a creer que puede existir una suerte de periodismo sin necesidad de periodistas graduados, eso no es así: “Sin periodistas no hay periodismo, y se necesita gente que, bien educada y con formación, tenga criterio.”

El exprofesor de Relaciones Internacionales de fcom, y ahora prolífico escritor sobre el Periodismo, Pedro Lozano Bartolozzi, ha presentado hoy en el plató de televisión de la facultad su último libro (“por ahora”, como dice Manuel Martín Algarra, vicedecano de la facultad de comunicación): “El rapto del periodismo”.

Tras una breve presentación del vicedecano Manuel Martín Algarra, Pedro Lozano ha explicado a los asistentes las principales ideas de su reciente publicación. ¿Quién ha raptado el periodismo? Para Lozano, uno de sus secuestradores ha sido el propio periodista, o mejor dicho, aquellos que no han cumplido con la suficiente profesionalidad que exige el cargo. El otro raptor ha sido el medio de comunicación, quien ha estado más preocupado por la economía que por el contenido.

El rapto del periodismo está dirigido al público en general, ya que, según el autor, “todo el mundo cumple una función en el mundo comunicativo, aunque no todos seamos periodistas”. El libro es descrito, según Lozano Bartolozzi, como una “honda reflexión sobre la situación actual del periodismo, que parece que abandona su vocación pública para ser algo más propio del consumo privado”. Pedro Lozano Bartolozzi defiende la necesidad de que esta tendencia retroceda, puesto que la sociedad necesita que los medios y el periodismo vuelvan a la esfera pública. Pero, a pesar del título, que puede sonar “catastrofista o deprimente”, el autor advierte de que el problema ha de entenderse como un reto a superar.

El rapto del periodismo une, en una estructura de “mosaico”, diferentes reflexiones sobre el periodismo en internet, sobre la razón comunicativa, sobre el tratamiento de la guerra en la información, sobre el carácter jurídico de la legislación en cuanto a la comunicación, entre otros.

El libro también “fabrica” nuevos términos, como tardoperiodismo, una palabra mejor que postmodernismo. Según el autor, el tardoperiodismo es el momento en el que se encuentran los medios, un estadío que da la oportunidad de avanzar en dos direcciones: hacia el postperiodismo o el neoperiodismo.

Pero no es la noción del tardoperiodismo el único concepto interesante que ofrecen las páginas de El rapto del periodismo. Por ejemplo, en el capítulo sexto, centrado en el carácter jurídico, reflexiona cómo ha evolucionado la legislación española frente a la nueva realidad comunicativa. En la actualidad, dice Lozano Bartolozzi, “todos los agentes civiles se han convertido en potenciales agentes comunicativos”, por lo que la legislación actual sobre el derecho a comunicar ha quedado “completamente desbordada”.

Sin dejar del todo el tema jurídico, pero centrándose más en las relaciones internacionales, Lozano aborda también en el libro la Organización de las Naciones Unidas, un ente que, a su modo de ver, es un poco “platónico”.

El último capítulo es también la última clase que Pedro Lozano Bartolozzi dio en la facultad, hace casi tres años. En ella hablaba sobre recobrar la ilusión en el “viejo oficio”, y resaltaba la necesidad vital de que las facultades formen correctamente a los nuevos periodistas, a personas con “la cabeza bien amueblada”. El autor cree que, aunque hay mucho intrusismo y se ha llegado a creer que puede existir una suerte de periodismo sin necesidad de periodistas graduados, eso no es así: “Sin periodistas no hay periodismo, y se necesita gente que, bien educada y con formación, tenga criterio.”

Etiquetas: , , ,

1 comentario »

  • Carmen García Romero ha dicho:

    Me alegro de que llegue la reflexión -y más si es de la pluma de mi admirado profesor- sobre un problema que se veía venir, desde hace mucho tiempo. Los propios periodistas y los medios somos muy culpables de esta situación. El primer paso, el darnos cuenta, ya está. Ahora, a reaccionar y levantar nuestra profesión.